in

Piden respeto a la naturaleza

Aspectos de la marcha de ayer que realizaron activistas de los grupos Guardianes de los Cenotes de Homún e Indignación para protestar afuera de la cumbre de paz por la megagranja

Gente de Homún protesta de nuevo por la megagranja

Vecinos de Homún pertenecientes a la agrupación Guardianes de los Cenotes, acompañados del Equipo Indignación, A.C., marcharon del Monumento a la Patria al Centro Internacional de Congresos (CIC) para saludar a los visitantes a la Cumbre Mundial de Premios Nobel por la Paz y en demanda de que se respete la naturaleza de su comunidad, en especial los cenotes amenazados por la construcción de una megagranja porcícola que contaminaría el manto freático.

A través de su marcha los manifestantes hicieron un llamado a los visitantes para que volteen a ver a los pueblos indígenas, pues son, dijeron, quienes primero sufren las consecuencias de la ambición y de lucro.

“Nos sumamos a esta manifestación pacífica que se da en el marco de esta cumbre y ojalá que los esfuerzos por la paz fructifiquen aquí y en todo el mundo, paz que está amenazada en muchos lugares pero que hoy precisamente son los pueblos indígenas los que están sufriendo de manera más fuerte la violencia de megaproyectos de empresas que inician proyectos extractivos”, dijo Martha Capetillo Pasos, en el marco de la marcha.

Respeto a la naturaleza de su comunidad, a sus cenotes amenazados por la construcción de una megagranja porcícola que contaminaría el agua y a su derecho a decidir que se realiza o no en su población, demandaron los vecinos de Homún.

El contingente de pobladores, activistas y medios de comunicación caminaron desde el Monumento a la Patria hasta la calle 33-A (avenida Colón), donde oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) colocaron vallas para impedir su avance hasta el CIC y los manifestantes extendieron sus mantas delante de ellos.

“Nos cuesta mucho a los de Homún venir a Mérida y no por el dinero, nos cuesta por lo racista que es Mérida y por esa indignación se marcha”, dijo uno de los activistas.

Si hablan en maya no los entienden y tienen que ponerse en fotos bonitas para salir en los periódicos, hoy les pedimos que cuenten los problemas ecológicos que estamos teniendo, pero sobre todo de racismo, en Yucatán los mayas sufren discriminación racial, dijo uno de los Guardianes de los Cenotes.

Los activistas del Grupo Indignación Martha Capetillo Pasos, Cristina Muñoz Menéndez, Ángel Koyoc Ku y José Antonio Euán Romero, así como el presidente de Guardianes de los Cenotes, Doroteo Hau Kuuk, hicieron una reseña de lo acontecido hasta el momento en Homún y su lucha por evitar la operación de una megagranja que contendría 49 mil cerdos y cuyo proceso contaminaría el manto freático y por ende los cenotes de la población.

Uno a uno relataron las inconsistencias de los permisos otorgados para la construcción de esta megagranja, la falta de estudios de impacto ambiental y la no consulta a la población sobre la obra, cuyo destino está ahora en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien atrajo el caso.— Luis Iván Alpuche Escalante

Reunión Activistas

Vecinos de la comunidad de Homún marcharon ayer para protestar por la megagranja.

Bienvenida

“Sean bienvenidos a una tierra amenazada por el lucro, la impunidad, el despojo, la tortura, la discriminación. Vienen ustedes a tierras complicadas, vienen de arduos trabajos por la paz. Cuánto deseamos que sus trabajos den abundante fruto, bienvenidas y bienvenidos”, dijo José Antonio Euán Romero, activista del grupo Indignación.

Cartón de Tony: El repartidor de sueños

Venados, con urgencia de ganar