in ,

El gobernador Rolando Zapata Bello convive con vecinos de la Felipe Carrillo

Con su familia y vecinos de la Felipe Carrillo Puerto donde lo vieron crecer Rolando Zapata bello gobernador del Estado inició hoy el último día de su administración, compartiendo alegres recuerdos de su infancia, y ratificando su principal compromiso que hizo al iniciar su gestión, de “nunca cambiar, ser siempre el mismo”.

Como siempre puntual a sus citas, el gobernador arribó al parque de la Felipe Carrillo Puerto acompañado de su esposa Sarita Blancarte y sus hijos Monserrat y Rolando, poco antes llegó su mamá Ofelia Bello Vda. De Zapata con su hija Diana, para degustar bajo una carpa improvisada, un desayuno a base de frutas, sándwiches de cochinita, refrescos, y muy rico en recuerdos, anécdotas y sonrisas.

Don Tino (Faustino Gónzález Bote), fue uno de los primeros vecinos a los que saludo el gobernador, y de quien Doña Ofelia comentó que “es el único que le toma el pelo al gobernador”, pues hasta la fecha es su peluquero, y no podía faltar Nico (Nicolaza Rodríguez Canul) su segunda mamá, como se refiere a ella Zapata Bello, por ser quien lo cuido cuando era pequeño.

Los domingos de música de “Don Pancho”, las caídas al pozo del vecino “Dumbo” ya fallecido, el día que lo atropellaron en la avenida, loa juegos de futbol en la calle, el volchito de su novia y hoy esposa, las limonarias que se sembraron en su casa cuando él nació y hoy son el tesoro de su mamá, fueron algunos de los muchos recuerdos que compartieron los vecinos con el gobernador, de quien dijeron sentirse muy orgullosos.

“Hoy dejo de ser gobernador, es mi último día, pero amigo y vecino de la Felipe Carrillo lo seré siempre”, expresó Zapata Bello.- (Por DAVID DOMÍNGUEZ MASSA).

 

Desaparecer la Comisión de Salarios Mínimos propone Gómez Urrutia

Empieza la mudanza a la Ciudad Militar en Cancún