in ,

Labores por una vida sin violencia

Un momento de la instalación de la Coordinación Municipal contra la Violencia hacia las Mujeres

Instalan órgano municipal para atender los casos

Ayer se instaló formalmente la Coordinación Municipal contra la Violencia hacia las Mujeres en un acto que encabezaron el gobernador Mauricio Vila Dosal y el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha.

Como parte de los objetivos de esta coordinación se busca, mediante la prevención, reforzar las acciones de difusión, sensibilización y capacitación que permita a las personas identificar y, eventualmente, evitar o desarticular dinámicas de violencias hacia las mujeres por razones de género, en los distintos ámbitos, así como colaborar para recuperar espacios públicos seguros y libres de violencia.

Asimismo, generar las estrategias que garanticen la atención inmediata ante casos que requieran la intervención de las autoridades para salvaguardar la vida y/o integridad de las mujeres, sus hijas e hijos; mantener la coordinación para definir e implementar los procedimientos de colaboración en corresponsabilidad operativa y, en su caso, financiera entre instituciones estatales y municipales en materia de prevención, atención y sanción de la violencia contra de las mujeres.— David Domínguez Massa

Organismo Cargos

Se nombró al alcalde Renán Barrera presidente de la Coordinación Municipal contra la Violencia hacia las Mujeres

Integrantes

Además se integra por la titular de la Semujeres, María Herrera Páramo; la directora del Instituto Municipal de la Mujer, Fabiola García Magaña; la síndica Diana Mercedes Canto Moreno, y los regidores Ana Gabriela Aguilar Ruiz, Silvia Paredes Polanco y Arturo León Itzá.

Escrito por David Domínguez Massa

David Domínguez Massa, reportero de la Agencia Informativa Megamedia- Tiene 39 años de trayectoria periodística, y es colaborador de Grupo Megamedia desde 2000. Premio Nacional de Periodismo en 2006, se especializa en temas de política, gobierno y electorales.

Propuestas ''adversas a las familias''

Democracia en peligro