in ,

No aprueban el adeudo

Faltaron 3 votos a favor para lograr mayoría calificada

El Congreso del Estado rechazó ayer, de nuevo, la solicitud del gobernador Mauricio Vila Dosal para contratar un crédito por $1,728 millones, en medio de discursos donde se habló de la urgente necesidad de estos recursos para reactivar la economía y también de engaños del Ejecutivo, desvío de los apoyos y acuerdos “en lo oscurito”.

Por tratarse de una deuda que se heredaría a las siguientes administraciones, la Constitución exige se apruebe por voto calificado, es decir, con el voto a favor de las dos terceras partes (17) de los 25 diputados. La propuesta del gobierno estatal solo logró el aval de 14 legisladores, contra 11 de rechazo.

Hasta lo último los diputados buscaron infructuosamente los votos que se necesitaban, a eso se le atribuye que la sesión convocada a las 11 horas se inició hasta las 13:09 horas, siendo los últimos en bajar a sesionar los legisladores de la bancada del PAN.

Alrededor de las 13:30 el último de los asuntos en cartera fue el dictamen de la iniciativa, cuya lectura duró unos 20 minutos. Luego comenzó la discusión y debate que incluyó 16 intervenciones de diputados, para concluir las discusiones a las 17:20.

Después empezaron las votaciones de este como el único asunto que se sometió a votación en la sesión. El resultado fue de 14 votos a favor —6 del PAN, 2 de Movimiento Ciudadano, 4 del PRI, 1 del PVEM y 1 de Nueva Alianza— y 11 en contra —6 del PRI, 4 de Morena y 1 del PRD—. El mismo resultado se obtuvo cuando se votó el mismo dictamen en lo particular.

Ante el resultado, la priista Janice Escobedo Salazar, presidenta de la Mesa Directiva, dispuso que se regrese este dictamen a la Comisión de Presupuesto, Patrimonio Estatal y Municipal.

Víctor Merari Sánchez Roca, diputado del PAN y presidente de esta misma comisión que emitió el dictamen, informó que el reglamento establece que cuando el pleno lo rechace, como sucedió, se le devuelva a la comisión “para modificarlo, enriquecerlo y clarificar el tema para los demás diputados”, a fin de emitir un nuevo dictamen y volver a turnarlo a sesión plenaria.

El legislador panista añadió que no existe un plazo definido para trabajarla de nuevo en la comisión, y lo más probable es que ya no pase en este periodo ordinario de sesiones que concluye en nueve días, pues no les alcanzaría el tiempo.

En el debate participaron en defensa del dictamen el mismo Sánchez Roca, Rosa Adriana Díaz Lizama, coordinadora de la bancada del PAN; Miguel Rodríguez Baqueiro y Paulina Viana Gómez, así como los priistas Lila Frías Castillo y Luis Borjas Romero, Milagros Romero Bastarrachea, de Movimiento Ciudadano, y Luis María Aguilar Castillo, de Nueva Alianza.

En contra hablaron Leticia Euán Mis, Fátima Perera Salazar y Miguel Candila Noh, los tres de Morena, así como los priistas Felipe Cervera Hernández (coordinador de bancada) y Marcos Rodríguez Ruz, así como el perredista Alejandro Cuevas Mena. Algunos legisladores repitieron participación tanto a favor como en contra, para rebatir algunos señalamientos, por eso al final fueron 16 intervenciones.

Sánchez Roca como presidente de la comisión que emitió el dictamen, resaltó la importancia y urgente necesidad de aprobar este crédito, sobre todo cuando ya se tiene la certeza de que no habrá recursos extraordinarios o apoyo alguno por parte de la Federación, y se requieren esos recursos para reactivar la economía del Estado, lo cual se lograría a través de obras públicas con las que se generarían al menos unos 30 mil empleos.

“La importancia de buscar la reactivación a través de la obra pública radica en que a través de esta se detonaría la actividad en al menos otros 66 sectores o ramas de la producción local, de acuerdo con información del Inegi, y más cuando se cuenta además con un documento donde se establecen los lineamientos elaborados por empresarios, obreros y universidades para el despegue del desarrollo”.

Cuevas Mena expuso que ciertamente es necesario contar con recursos para reactivar la economía del Estado, pero no tiene que ser como primera opción el endeudamiento. “Siempre que hay emergencias lo primero que hacen los gobiernos es buscar créditos, contraer una deuda que al final siempre tiene que pagar el pueblo, aunque no hubiesen llegado los beneficios para los que se contrató. Ya basta de eso, hay que buscar otras opciones”.

“Y al escuchar aquí a quienes defienden el préstamo me queda claro: el endeudamiento es un acuerdo en lo oscurito entre políticos y empresarios, para no seguir la política de austeridad recomendada e implementada por el presidente Andrés Manuel, es ponerse de acuerdo para su beneficio personal”, afirmó, al puntualizar que además se deje de engañar a la ciudadanía, pues “del crédito no le tocaría uno solo peso a los yucatecos, lo quieren para obras públicas”.

Lila Frías defendió la iniciativa: “El gobierno volvió a pedir un crédito, pero esta vez lo hizo con lineamientos que nosotros le dimos, con un giro diferente al de la primera vez. La primera vez podíamos sospechar que se iba a construir una ampliación del periférico o las obras que necesiten el Puerto, o la ampliación a la carretera a Hucnucmá a Sisal”.

“Hoy sabemos que con la intervención de la sociedad y la apreciación de esta realidad, de que necesitamos empleo más que obras, lo que tenemos enfrente es un programa de obras a realizarse en los municipios con una vocación bien definida, mano de obra. Hoy no tenemos un programa de obras, propusimos un programa de empleos, porque es lo que la gente nos demanda y exige”.

En contra, Cervera Hernández dijo que “a todas luces, el préstamo que solicita el gobierno del Estado es una alternativa para afrontar la crisis, pero no es la única; existen otras formas para resolver el ahora sin poner en riesgo el mañana”.

“Por esa razón, les ratifico que la vía del préstamo no es la única opción en estos momentos. Es simple: lo que nos den ahora deberá pagarse con intereses y ese dinero tendrá que venir a través de la recaudación tributaria estatal o dejando de hacer cosas a futuro, o peor aún, reduciendo la planta laboral del gobierno estatal, despidiendo más gente para tener dinero y pagar la deuda que se está generando”, agregó.

El priista advirtió antes de la votación que: “si las dos terceras partes de esta Asamblea aprueban el empréstito será un nuevo endeudamiento autorizado a la administración gubernamental actual, acumulando un monto total de 5,848 millones de pesos, cantidad que supera en mucho a lo contratado por administraciones anteriores y se sumaría con esa deuda para llegar casi a los 10 mil millones de pesos, y todo esto en menos de un año”.

Rosa Adriana Díaz consideró que lo expuesto por algunos de los que están en contra es una falta de respeto y ofensa al gobernador, pues “no es concebible que se refieran de esa manera entre políticos, más cuando quienes lo expresan son cuestionados por sus agremiados”, y enseguida puso en el micrófono un vídeo donde se escuchan las protestas de mototaxistas que lanzan injurias contra el diputado priista Rodríguez Ruz, advirtiéndole que cuando los visite lo recibirán “con un par de huevos y longaniza”, y se escucha como le mentan la madre.

La panista reiteró que este crédito será para obras a realizar en los 106 municipios del Estado, “generando empleos y reactivando la economía que hoy se encuentra estancada por la contingencia sanitaria”. Luego hizo un llamado a la reflexión a los otros 24 diputados, para que al votar lo hagan a favor y se pongan del lado de la historia a favor de los yucatecos.— DAVID DOMÍNGUEZ MASSA

Intervenciones

En la sesión se escucharon tanto argumentos a favor como en contra de la iniciativa.

Llamado a la reflexión

Rosa Adriana Díaz Lizama, del PAN, reiteró que este crédito será para obras a realizar en los 106 municipios del Estado, “generando empleos y reactivando la economía que hoy se encuentra estancada por la contingencia sanitaria”. Luego hizo un llamado a la reflexión a los otros 24 diputados, para que voten a favor y se pongan del lado de la historia a favor de los yucatecos.

Reitera su negativa

Felipe Cervera dijo: “La vía del préstamo no es la única opción en estos momentos. Es simple: lo que nos den ahora deberá pagarse con intereses y ese dinero tendrá que venir a través de la recaudación tributaria estatal o dejando de hacer cosas a futuro, o peor aún, reduciendo la planta laboral del gobierno estatal, despidiendo más gente para tener dinero y pagar la deuda que se está generando”.

“No se equivoque”, exige el PRI a Vila

Eliminar Fidecine es indignante, la queja de Del Toro