in ,

Se consultará ajuste urbano

Edgardo Bolio Arceo

Avanzan cambios sobre el programa de desarrollo local

Del 21 de agosto al 21 de noviembre próximo, el Instituto Municipal de Planeación de Mérida realizará los ajustes que necesita el Programa de Desarrollo Urbano (PDUM) a fin de garantizar un crecimiento ordenado y proteger espacios necesarios para la correcta funcionalidad de la ciudad.

El director de la dependencia, Edgardo Bolio Arceo, informó que el borrador de las modificaciones al PDUM quedó listo desde el viernes pasado y ahora se abrió un período de consulta pública de tres meses.

Según expuso, con ello la sociedad, profesionistas, desarrolladores inmobiliarios, asociaciones civiles y personas interesadas en un mejor desarrollo urbano de Mérida podrán aportar sus opiniones, sugerencias y propuestas para actualizar este documento rector del crecimiento ordenado de Mérida.

En la plataforma del Ayuntamiento hay un enlace para compartir documentos, comentarios, agendar una cita grupal para una explicación más puntual y participar en las audiencias públicas vía Zoom el 8 de septiembre, el 8 de octubre y el 10 de noviembre.

El PDUM vigente data de 2017, explicó, pero se han dado cambios muy importantes como la modificación de las fronteras limítrofes de los municipios de Kanasín y Umán, que generaron intercambios de zonas territoriales y habitacionales con Mérida.

Además, el mapa geográfico de Mérida ya no es igual al que tenía la capital cuando se aprobó el PDUM, el plan de movilidad, nuevos espacios verdes, infraestructura urbana y zonas culturales patrimoniales necesitan vincularlos al programa urbano para su protección o correcta funcionalidad.

Principalmente, el documento quiere dejar muy en claro que Mérida solo podrá crecer en dos zonas: la del Anillo Periférico hacia adentro de la mancha urbana, y la que tiene como referencia el fraccionamiento La Ceiba, que se extiende por los cuatro puntos cardinales en forma de círculo irregular.

Las zonas 3 y 4, que rebasan esos límites, no tienen prioridad en el desarrollo urbano de Mérida ni a corto ni a mediano plazo.

“El gran proyecto del programa es ordenar el crecimiento pretendiendo la consolidación de lo que existe y crecer de manera ordenada en esas dos zonas autorizadas”, señaló Bolio Arceo, doctor en Filosofía en la especialidad de diseño urbano.

“Hay algunas cosas que necesitan ajustes y se detectó en las ventanillas donde los ciudadanos piden permisos. Queremos poner al día el programa”, expuso. “No cambia la gran visión de ciudad plasmada en 2017, pero sí se puede mejorar”.

También dijo que el Ayuntamiento está consciente que las ciudades son organismos vivos, siempre están en crecimiento, cambian constantemente, hay libertad de compra y venta de terrenos, pero tener una propiedad en el territorio meridano fuera de las zonas 1 y 2 no garantiza que la urbanización llegue mañana o pronto.

“Normalmente centramos la atención en problemas físicos, de infraestructura, vivienda, crecimiento, pero hay una cosa que consideramos que es básica para el control: la gestión. Ese es el marco que permitirá hacer o no hacer las cosas”, señaló.

“Una de las piezas fundamentales es el mecanismo de gestión para lograr la ciudad que queremos. Ahora hay demasiadas fuerzas que tiran cada quien por su lado y resulta complicado obtener lo que se planea, y no necesariamente se consigue”, explicó.

“En el PDUM hay una claridad de visión, pero hay una necesidad de fortalecer los mecanismos que la hagan posible. El tema de crecimiento es fundamental y hay que mantener la misma política que se señaló del programa actual de 2017”.

“Mérida sigue creciendo, siguen comercializando el territorio por sus ventajas, pero la venta o la adquisición de terrenos no significa un incremento de la urbanización”, reiteró.

“Aquí hay un doble tema: uno, se está comprando, hay una idea especulativa que están comercializando toda la tierra disponible, pero lo que se vende como idea no es algo que se pueda realizar o materializar a corto plazo. El ritmo de la ciudad urbanizada queda como está planteada originalmente”.

“Muchos dicen que Mérida se está vendiendo, eso es verdad, pero va a una velocidad que no es igual con la velocidad de la urbanización y habitabilidad. Se está vendiendo una idea, no una realidad”.— J.C.C

Asimismo, enfatizó que el Ayuntamiento respeta el derecho de propiedad privada, pero la definición de las zonas de urbanización es una atribución de la autoridad municipal. Es que así, quien compra la tierra no tiene la garantía de que se vaya a urbanizar el lugar donde esté en estos momentos.

Hay espacios donde se favorecerá la urbanización en la zona 1 y 2, pero hay otros donde se desalentará como las zonas 3 y 4, la urbanización deberá tener condiciones especiales. Quien compra tierras sin conocer estas condiciones genera una visión que no es real.

Bolio Arceo invitó a la ciudadanía a conocer el borrador y participar en la consulta de modificación del PDUM porque finalmente será ese documento el que rija la planeación y desarrollo de Mérida en los años.

De un vistazo

Esquema

El nuevo Programa de Desarrollo Urbano tendría como innovación la creación de Polígonos de Actuación, donde como medida de protección se requieran áreas que pueden mejorar, crecer o conservar, tendrán prioridad presupuestal para equipamiento y desarrollo de infraestructura, y un mejor mecanismo de supervisión para dar seguimiento.

Usa una frase del Papa en un vídeo