in

Gran Museo del Mundo Maya, ejemplo de dispendio y opacidad

A casi siete años de su inauguración, el Gran Museo del Mundo Maya (GMMM), una de las obras emblemáticas de Ivonne Ortega Pacheco, es un fracaso económico y de público y un ejemplo de dispendio y opacidad.

Según cifras oficiales obtenidas por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, en 2019 el gobierno del Estado pagó 264 millones de pesos a la empresa Promotora de Cultura Yaxché S.A. de C.V.

Esto equivale a un promedio diario de $723,287.6 por concepto de la prestación derivada de un contrato de Proyecto de Prestación de Servicios (PPS) firmado por el gobierno de Ivonne Ortega con esa compañía.

Te puede interesar: Anuncian la reducción de la deuda estatal por el Museo del Mundo Maya

En este mismo año, los ingresos del Gran Museo fueron de apenas de $10.086,084, un promedio diario de $27,633, es decir, el equivalente al 3.78 por ciento de su costo de operación.

Estos ingresos corresponden a la venta de los boletos de entrada al museo y a las cuotas de estacionamiento y de alquiler de los locales y salas.

El gasto de $264 millones de dinero público es casi tres veces más que el presupuesto anual del Hospital Comunitario de Peto o 1.5 veces mayor que el presupuesto del Fideicomiso de Promoción Turística del Estado, y su erogación no se justifica de ningún modo.

Atracción y permanencia de turistas, el argumento

Uno de los argumentos principales de Ivonne Ortega y del autor de la idea de construir ese museo, Jorge Esma Bazán, para invertir esa elevada cantidad por más de 20 años era que el museo se convertiría en un poderoso atractivo turístico, capaz de aumentar la afluencia y pernocta de visitantes al Estado.

Imagen de archivo del Gran Museo del Mundo Maya
Imagen de archivo del Gran Museo del Mundo Maya

En 2019, sin embargo, cifras oficiales indican que la afluencia al GMMM fue de 15,000 personas, 41 al día, muchas de ellas estudiantes de primaria y secundaria.

Ese mismo año, por el contrario, el Museo Regional de Antropología de Yucatán "Palacio Cantón", del INAH, registró una entrada de 90,336 visitantes, un promedio diario de 247, cinco veces más que el museo impulsado por Ortega y Esma Bazán.

El esquema del PPS

La construcción y administración de este museo se hizo mediante el esquema de PPS, ahora llamado de Asociación Público Privada.

A través de este mecanismo, el gobierno estatal, representado por Cultur, a cargo entonces del propio Esma Bazán, adjudicó ese contrato el 14 de junio de 2011, en una oscura licitación pública nacional, a la empresa Promotora de Cultura Yaxché, perteneciente al Grupo Hermes, de Carlos Hank Rhon.

La construcción del museo, un edificio de 22,600 metros cuadrados con tres pisos, empezó al día siguiente de la firma del contrato en un terreno aledaño al Centro de Convenciones Siglo XXI, y se inauguró en septiembre de 2012.

¿Qué incluía el contrato firmado?

El contrato con esa empresa incluía la construcción de obras e instalaciones, el equipamiento del museo y la realización de la museografía para cuatro salas permanentes y una temporal.

También todos los servicios relacionados con su conservación, seguridad y funcionamiento.

Además, el mantenimiento de las instalaciones, equipo y mobiliario, estacionamiento, fumigación y control de fauna nociva, intendencia, jardinería, seguridad y vigilancia, y telecomunicaciones e informática.

Según informó el gobierno de Ivonne Ortega, la empresa ganadora invertiría alrededor de $800 millones en la construcción y equipamiento del museo y luego lo operaría durante 21 años.

Lo que ofrecía el gobierno

A cambio, Promotora de Cultura Yaxché recibiría del gobierno yucateco una contraprestación anual de $143 millones, en todos esos años, hasta llegar a un total de $3,003 millones.

Luego de este periodo, en el año 2032, el gobierno del Estado asumiría la propiedad del inmueble y su operación.

Tres meses antes, sin embargo, Ivonne Ortega dijo a los diputados del Congreso, en el texto de la "Iniciativa de decreto de autorización para el Museo Maya de Mérida bajo el esquema de PPS", que la construcción y equipamiento de esa obra ascendería a $411 millones y la contraprestación anual a $33 millones durante 21 años.

Con esta información, los legisladores del PRI, que eran mayoría, aprobaron la iniciativa y ninguno de ellos reclamó después a Ivonne Ortega o a Esma Bazán por qué no se respetó el presupuesto inicial.

Diputados que aprobaron la obra

Los diputados que aprobaron ese decreto fueron: Víctor Caballero Durán, Carlos Carrillo Paredes, Alberto Escamilla Cerón, Carlos Pavón Flores, Mauricio Sahuí Rivero y Juan José Canul Pérez (actual diputado federal).

Igualmente Daniel Zacarías Martínez, Martín Peniche Monforte, Elsy María Sáenz Pérez, Martha Góngora Sánchez, René Tun Castillo, Adolfo Calderón Sabido, Roberto Rodríguez Asaf, Leticia Mendoza Alcocer y Javier Osante Solís.

También Omar Corzo Olán y Carlos Ramírez y Sánchez del PVEM, que se sumaron a la bancada del PRI.

Justifican el monto mayor que el ofrecido

En declaraciones publicadas por el Diario el 16 de junio de 2011, Esma Bazán, dijo que "no contraviene ninguna ley el hecho de que se haya hablado de $411 millones cuando se solicitó la aprobación el PPS en el Congreso, cuando el monto real del Museo será mayor".

"Estamos hablando de dinero privado, no público", dijo, y justificó la falta de transparencia afirmando que "las obras por PPS como ésta no se rigen por la ley de obra pública porque es dinero del inversionista proveedor”.

Fue una respuesta a medias. Ahora se sabe, por información difundida por el propio gobierno del Estado en sus balances financieros, que la inversión de Promotora de Cultura Yaxché en la construcción y equipamiento del Museo fue de $770.425,594 -sin contar el terreno, que fue una aportación del gobierno- y no de $800 millones, como se dijo antes.

El contrato firmado en junio de 2011 obligaba a pagar al gobierno yucateco el monto de esa inversión, más una contraprestación anual por la operación del Museo, no de $33 millones, como Ivonne Ortega hizo creer a los diputados, y ni siquiera de $143 millones, como se informó después, sino de más de $240 millones anuales en promedio durante 21 años.

Al final de este periodo, considerando un pago promedio mensual de $20.1 millones durante toda la vigencia del contrato, Promotora de Cultura Yaxché habría cobrado al gobierno estatal la cantidad de $5,067 millones, 299 mil 991.6 de recursos públicos, no privados, como sugirió Esma Bazán.

Garantía que ofreció Ivonne Ortega

Como garantía de pago, el gobierno de Ivonne Ortega ofreció a la empresa de Hank González el 4% aproximadamente de las Participaciones Federales que le corresponden al estado cada año.

Sin embargo, en recientes declaraciones, funcionarios del gobierno de Mauricio Vila Dosal dijeron que esta suma total en realidad ascenderá en 2032 a $6,415 millones, mucho más de lo anunciado por Ivonne Ortega y Esma Bazán.

Otra imagen del polémico Museo del Mundo Maya
Otra imagen del polémico Museo del Mundo Maya

La causa: es un proyecto "que se financió a una tasa de interés alta, en el que los costos de operación y mantenimiento son elevados y se actualizan con la inflación, además de que no se cuenta con ningún mecanismo de reducción y/o actualización de tarifas con base en el desempeño del activo y los costos por terminación anticipada son onerosos para el Estado".

Creció "como bola de nieve"

En entrevista con el Diario la semana pasada, la secretaria de Administración y Finanzas Olga Rosas Moya explicó que debido a esto el gobierno empezó pagando un monto anual de 123 millones de pesos (ese pago le correspondió a la administración anterior).

Sin embargo, esa cantidad fue creciendo como una bola de nieve. En 2019 fueron unos $264 millones y la estimación de este año era de 280 millones de pesos.

"Si la situación continúa así tal vez en 2031 estaríamos pagando $430 millones al año", añadió.

Sin claridad en las cantidades

No obstante, aún no queda claro si éstas cantidades son las correctas, ya que el mismo gobierno maneja cifras distintas respecto al pago de la contraprestación anual a Promotora de Cultura Yaxché y tampoco especifica si los pagos incluyen el IVA.

Por ejemplo, en el Presupuesto de Egresos para 2020 del actual gobierno estatal aparece una partida por $241.299, 999 (no de 280 millones como ha dicho el gobierno de Vila Dosal) para el pago de la contraprestación anual pactada en el contrato de PPS del Museo.

Asimismo, aunque el gobierno actual dice que por este concepto pagó 264 millones de pesos en 2019, esta cantidad contrasta con la que aparece en la Cuenta Pública de ese año, en donde gobierno asienta:

"La Secretaría de la Cultura y las Artes y la Secretaría de Administración y Finanzas han realizado las gestiones correspondientes relativas a los pagos de enero a diciembre de 2019 por un total de $300.3 millones por prestaciones de servicios ejecutados en el Gran Museo Maya de Mérida".

Tampoco queda claro cuándo se empezaron a pagar esas "contraprestaciones" a Yaxché.

El primer pago realizado en 2014

La Cuenta Pública de 2014 consigna la transferencia del gobierno al Instituto de Historia y Museos de Yucatán, encargado del GMMM, de $219.424,629, en la partida de “Inversiones públicas” de ese año, que “corresponde al primer pago realizado por la contraprestación de servicios PPS”, de ese museo.

Lo que sí está claro es que los pagos anuales a Promotora de Cultura Yaxché seguirán muchos años más.

Para evitar esta situación, el gobierno de Vila Dosal anunció la semana pasada la renegociación del contrato del Proyecto de Prestación de Servicios con las empresas acreedoras Promotora Cultural Yaxché y Banorte, que en 2018 se fusionó con el banco Interacciones, la entidad que originalmente financió la obra.

Esa negociación, como ya hemos informado, implica dejar de pagar alrededor de 1,500 millones de pesos en los próximos 12 años, de modo que la cifra total que el gobierno pagaría por el Gran Museo sería de 4,845 millones de pesos y no de 6,415 millones.

Iniciativa al Congreso del Estado

En este sentido, Vila Dosal envió al Congreso una iniciativa de decreto que autoriza modificar el contrato del proyecto de prestación de servicios, mismo que lleva anexas las cartas de intención de las empresas acreedoras.

Aunque ningún museo genera los suficientes recursos para sufragar todos sus gastos de mantenimiento, hay otros recintos cuyo presupuesto de construcción fue mucho menor al del GMMM, pero que tienen muchos más visitantes.

Es el caso del Museo Maya de Cancún del INAH, inaugurado en noviembre de 2012, dos meses después del museo de Mérida, cuya construcción costó al gobierno federal $163 millones. En 2019, ese lugar recibió 88,867 visitantes, cinco veces más que el Gran Museo de Mérida.

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador del martes 7 de julio (Foto del Universal)

López Obrador da negativo en la prueba de Covid-19

Vicepresidente de Ecuador renuncia en plena pandemia