in

Graziella de Luis Ponce era una incansable viajera

En el Vaticano

Yucateca universal

En los últimos días se ha hablado mucho en numerosos medios de Graziella de Luis Ponce —o Gachi, como le llamaban cariñosamente sus familiares y amigos cercanos—, la yucateca que perdió la vida en el trágico accidente del Boeing 737 Max de Ethiopian Airlines. Pero no todo es cierto, señala desde Suiza su hermana Isabel, quien en entrevista con la revista Proceso aclara algunos de los datos incorrectos que se han publicado.

Isabel recuerda que Graziella nació en Mérida en 1956. Intérprete simultánea de la ONU y el Vaticano —dominaba a la perfección cinco idiomas—, el domingo pasado abordó el avión en Addis Abeba rumbo a Nairobi, donde asistiría a la cumbre sobre Medio Ambiente que comenzó el lunes.

Su hermana, quien también es intérprete simultánea de la ONU, comenta en la entrevista que a ella y a sus familiares directos les sorprendió la avalancha de informes incorrectos sobre Graziella. Incluso, dice, se publicó una fotografía en un diario de circulación nacional (El Universal) y que fue replicada por otros medios en la que ella no aparece.

“Intrépida, risueña, incansable viajera, amiga de sus amigos, así era Gachi”, recuerda su hermana.

“Iba a lugares a los que nadie quería ir”

Graziella, continúa, era una veterana intérprete afincada en Roma desde hace más de 35 años y gracias a su trabajo con organismos como la FAO recorrió el mundo entero. “Aceptaba viajar a lugares a los que nadie quería ir y además era conocedora de la gastronomía de poblados recónditos y exóticos de los cuales disfrutaba junto con su pareja, Phil Smith, británico, quien también es intérprete simultáneo con base en Ginebra”.

Isabel dice en la entrevista que es pertinente hacer la diferencia entre intérprete simultáneo y traductor, “porque el intérprete traduce en tiempo real, requiere gran concentración y una amplia cultura general, mientras que el traductor se dedica a escribir lo que traduce a su ritmo, por lo que es un trabajo menos estresante”.

En el Vaticano, Graziella fue testigo privilegiado de la ola de cambio que llegó con el papa Francisco, refiere su hermana, quien destaca el apoyo incondicional y “tan humano’’ que han recibido “en todo momento” del Servicio Exterior Mexicano, especialmente del embajador de México en Etiopía, Víctor Treviño, y su equipo.

Isabel describe a Graziella como una experta lingüista, obsesionada con las palabras y su significado. Se graduó de La Sorbona con gran conocimiento de diversos idiomas, dominaba a la perfección cinco: además del español, su lengua materna, el inglés, francés, italiano y portugués.

“Era una perfeccionista del lenguaje y su constante preocupación era no traicionar a su orador”, reitera su hermana, quien comenta además que Gachi, cuando su ajetreado horario se lo permitía, prestaba sus servicios de interpretación en régimen de ‘benevolado’ a diversos organismos como Amnistía Internacional.

Homenaje

Hoy viernes se llevará a cabo una ceremonia en el Palacio de las Naciones —sede europea de la ONU— en Ginebra para honrar la memoria de las 21 personas del organismo internacional que fallecieron en el trágico accidente y más adelante en el Vaticano se realizará un memorial en nombre de la intérprete yucateca.

Para su hermana, seguirá siendo siempre “una verdadera prócer de la globalización, mucho antes de que esa palabra se pusiera de moda en el vocabulario convencional”.

“Ser universal, con amigos repartidos por todo el planeta, siempre dispuesta a conocer nuevos sitios, descubrir nuevas culturas y nuevos platillos, apasionada por la vida, va a dejar un gran vacío”, lamenta su hermana con un profundo tono de tristeza en su voz.

“Con una eterna sonrisa, así le gustaría ser recordada a Gachi. Descanse en paz”, concluye Isabel.

Llevarán a El Cuyo festival de la veda

Resienten alzas en combustible