in

Guardián de Mérida

La capital yucateca resiste en dos ocasiones el despojo de su Policía Municipal, la última hace medio siglo, y hoy la corporación evoluciona y crece en busca de su consolidación

La maniobra fue rápida y eficaz. Cobijados por la penumbra de las primeras horas de la madrugada, el 9 de junio de 1969 50 agentes del Departamento de Seguridad Pública del Estado asestaron el golpe que ordenó desde la silla del Ejecutivo estatal Luis Torres Mesías.

Las instrucciones fueron claras y precisas, apoderarse de la Policía Municipal de Mérida (PMM) y quitarle la fuerza pública al Ayuntamiento de Víctor Manuel Correa Rachó, primer alcalde panista de la capital yucateca.

Con argumentos y decretos interpretados y hechos a modo, el gobernador de Yucatán arrebata la corporación policíaca a la Comuna, apenas 18 meses después de que el presidente municipal emanado de Acción Nacional gana en las urnas el derecho a encabezar los destinos de la urbe fundada por los Montejo.

Así, hace 50 años, Mérida pierde a la PM, quizás como una venganza política, en la que estuvieron confabulados como manos ejecutoras, según las crónicas de la época, Andrés Toledo Álvarez, titular del Departamento de Seguridad Pública del Estado, quien toma posesión del edificio, en la calle 64 entre 65 y 67; destituye a su titular, capitán Humberto Cabrera Cámara, y entrega la jefatura a su colaborador, capitán Rafael Solís Domínguez.

No fue la primera ocasión que Mérida se quedara sin su propia policía; el primer antecedente, según archivos de Diario de Yucatán, ocurre el 3 de febrero de 1902, 67 años antes del atropello del 9 de junio de 1969. La diferencia es que la primera acción, también del gobierno estatal, se hace por medio de un proceso administrativo, sin la fuerza pública del Estado.

El nuevo despojo se concreta 67 años después del primer golpe. Luego, transcurrieron 34 años para que la capital recuperara lo que a partir de las últimas dos décadas del siglo XIX se le había otorgado por ley a la administración municipal: el manejo de su propio cuerpo policíaco.

Mérida espera 16 años para recobrar su policía, el 9 de junio de 2003, cuando el gobernador Patricio Patrón Laviada, primer panista que dirige Yucatán, como un acto de justicia le devuelve la institución al Ayuntamiento que preside Ana Rosa Payán Cervera.

La responsabilidad de ser el primer director de la PMM en tiempos contemporáneos recae en Benjamín Millet Molina, quien sin experiencia previa alguna llevó a buen puerto la corporación. En la actualidad, el titular de la corporación es Mario Arturo Romero Escalante. Hoy, domingo 9 de junio, se recuerda una doble efeméride. El despojo que hizo el gobierno de Torres Mesías del cuerpo policial de Mérida, hace medio siglo, y la recuperación de la corporación para el municipio meridano.

Antecedentes

De acuerdo con información obtenida en la hemeroteca del Diario, el esbozo de la actual Policía Municipal de Mérida data del 30 de agosto de 1881, cuando el general Teodosio Cano, vocal primero del Consejo de Gobierno del poder Ejecutivo, publica la Ley Orgánica de la Policía General. Con esa iniciativa se establece legalmente la división de dos cuerpos de seguridad en Yucatán: la Policía Municipal y la Policía de Seguridad Pública Estatal.

Sin embargo, por primera ocasión en la historia de la PMM, el 3 de febrero de 1902, en los albores del siglo XX, durante el gobierno estatal de Olegario Molina Solís, los diputados del Congreso aprueban un decreto que establece que el cuerpo de Seguridad Pública Estatal estaría bajo el mando del Ejecutivo, y transfieren a esa nueva figura a la institución.

Seis años después, el 14 de octubre de 1918, el poder Legislativo, durante la gubernatura de Carlos Castro Morales, emite otra resolución para devolver al Ayuntamiento su propia corporación policíaca, pero bajo la férula del gobernador.

Aunque en la década de los años 40, el presidente municipal, Víctor G. Vázquez Pérez, crea el 15 de septiembre de 1942 el Cuerpo de Policía y Tránsito bajo órdenes de Enrique Pacheco Larrondo, se considera, según datos del Diario, que lo que hoy es la PMM nace en 1948, durante la administración de Vicente Erosa Cámara, con el nombre de Cuerpo de la Policía Municipal y Tránsito, que jefatura Mauro Montañez González. La institución se conforma como una auténtica PMM cuatro años más tarde, en 1952, en la gestión del alcalde Pedro Castro Aguilar, quien nombra como su director al teniente coronel Luis F. Sotelo Regil, un abogado y criminalista que se forma en la Policía de Los Ángeles, California, e incluso establece una institución de capacitación para los nuevos agentes encargados de resguardar a los meridanos. El nombre del teniente coronel Sotelo Regil es que el que hoy lleva el Instituto de Formación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública, a la vera del Periférico Poniente de Mérida.— Carlos F. Cámara Gutiérrez

 

Cumpliremos compromisos establecidos con EU: AMLO