in

Hepatitis A, virus presente todo el año en Yucatán

El uso de gel antibacterial antes de consumir alimentos y después de ir al baño

Prevención clave

Las medidas de prevención de la hepatitis A se refuerzan cuando empieza el calor y surgen las diarreas, informó la doctora Marbella Perera Rivero, jefa del Departamento de Vigilancia Epidemiológica de los Servicios de Salud de Yucatán (SSY).

También se debe evitar ingerir alimentos en la calle, lavar bien frutas y verduras, consumir agua purificada, potable o hervida y si hay algún enfermo, que se quede en casa.

La funcionaria detalló que las hepatitis A, B y C son las que más afectan, pero la más transmisible y común es la primera. La B, y sobre todo la C, son de transmisión sexual o vía sanguínea mediante transfusión, y esta última puede complicarse a cáncer. La D es poco común, se transmite por alimentos, pero casi no circula.

Marbella Perera dijo que la hepatitis A no tiene forma de prevención, está presente todo el año, no hay temporada y no es estacional; existe para la A una vacuna, pero no está en la cartilla de vacunación, pues no está considerada en el esquema básico.

“La A se contagia a través de la saliva y las excretas, por eso la importancia del lavado de manos”, dijo la doctora.

Luego señaló que como toda enfermedad viral su cura implica un proceso, hay un periodo en el que se tiene que estar en reposo, hay inflamación del hígado, causa molestia, dolor, fiebre en algunas ocasiones y en reposo se recupera más rápido y se evitan contagios.

Los enfermos no necesariamente quedan amarillos como muchos creen, dijo; por eso no hay que automedicarse, hay que ir al médico, no es una manifestación de siempre que queden amarillos.

La especialista dijo que en las escuelas y con los niños se trabaja mucho la prevención, porque es más común en pequeños: “Les enseñamos a lavarse las manos y si no tienen agua y jabón, aplicarse alcohol en gel y separar objetos de uso común para evitar que otros niños se enfermen”, comentó.

Según indicó, es una idea errónea pensar que por un caso ya es brote.

“Nosotros sabemos en qué momento intervenir, tenemos protocolos, como es una enfermedad que está todo el año, no se puede causar alarma si es solo un caso, no funciona así”, apuntó.

“Si vemos que en una misma localidad son casos que se relacionan, como que vayan a la misma escuela, si corresponden por periodo de contagio, de todo eso nosotros hacemos el análisis, y evaluamos con base en la vigilancia epidemiológica”.

La doctora Perera explicó que la hepatitis A es una enfermedad que estará presente y por ahora no se ve erradicación, no hay un sistema de vacunación para ello. Si hay vacuna, pero no en el sector salud, la gente la puede comprar y es una forma de prevención, pero no es una enfermedad que esté en vías de erradicación.— L. I. A. E.

La hepatitis B sí tiene vacuna, pero solo en recién nacidos.

Resaltó que no hay medicamento para curar la hepatitis, son para aliviar la fiebre y las molestias, dijo.

Una de las causas con las que se trabaja para prevención en el interior del estado es el fecalismo al aire libre.

Dijo que si se observa que la gente lo practica fecalismo al aire libre, algo muy común en el interior del estado, se les explica cómo hacer el encalado para evitar que se propague mediante otras personas y animales.

La doctora recordó que de hepatitis A el año pasado se registraron 200 casos, que es el promedio anual, pero en años más calurosos tiende a incrementar el número.

Sobre los de este 2019 dijo que el primero es un caso sospechoso por confirmar, tuvo características clínicas que hicieron pensar en hepatitis, se hicieron acciones, se trabajó en la localidad y no se hallaron más casos.

El de Dzan es también sólo un caso probable. Ambos son casos probables.

Reglas básicas de higiene

Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, si no hay agua ni jabón, utilizar gel antibacterial, principalmente antes de comer y después de ir al baño.

Lavar cuidadosamente frutas y verduras.

Tomar agua hervida o clorada.

Evitar comer alimentos crudos.

Evitar consumir alimentos en la calle.

Separar los platos, vasos y cubiertos del enfermo o utilizar cubiertos desechables.

En el hogar y la escuela mantener limpios los objetos de uso común. (manijas, interruptores, teclados, manija de la taza del baño, juguetes, etc.).

Promoción de la higiene en el hogar y de la escuela.

Eliminación adecuada de excretas.

Contar con agua y jabón en los sanitarios para una adecuada higiene.

Promover el aislamiento domiciliario mientras dure el periodo de contagio, las personas con sintomatología deben mantenerse en casa. Evitar la asistencia del enfermo a eventos multitudinarios o a sitios con gran asistencia de personas (iglesias, albercas, balnearios, escuelas, guarderías, sitios de trabajo, etcétera).

No automedicarse y acudir a consultar a las unidades médicas en cuanto se presenten manifestaciones de la enfermedad.

Seguir las recomendaciones del médico y evitar el contacto con personas susceptibles o sin antecedentes de la enfermedad.

Deficiencias en edificio para discapacitados visuales

Simulación al tope