in ,

Huracán, voz de origen maya que define al temido ciclón tropical

¿Sabías que la palabra huracán, ese devastador evento meteorológico, proviene de la lengua maya?

Mapa satelital de un huracán

Los mayas no sólo son considerados representantes de una de las civilizaciones más importantes de América, también autores de valiosas aportaciones a la arquitectura, astronomía, medicina y las matemáticas.

Sin embargo, su legado prehispánico al mundo contemporáneo va más allá, sus aportaciones a las interpretaciones meteorológicas o climáticas se evidencian en decenas de investigaciones que intentan descifrar los conocimientos de la antigua cultura.

Y aunque las fuentes bibliográficas no hablan en abundancia de las deducciones que los mayas precolombinos le daban a ese tipo de rarezas climatológicas, hay voces y expresiones autóctonas que revelan la sabiduría sobre la materia.

Mujer ataviada como maya
El legado prehispánico maya a los fenómenos meteorológicos contemporáneos es más extenso de lo que se creía.- Foto Archivo Diario de Yucatán

La raíz y procedencia de la palabra huracán

De acuerdo con el doctor Miguel Güémez Pineda el origen del vocablo huracán, la manifestación extrema de una tormenta tropical, que cada año es objeto de estudios, análisis e incluso de pronósticos con nombres propios de reconocidas instituciones y meteorólogos internacionales, es muy probablemente de origen maya quiché.

Antropólogo y mayista yucateco
El doctor Miguel Güémez Pineda, antropólogo social de la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi" de la Uady, explica la raíz maya del topónimo huracán.- Foto cortesía

El antropólogo social de la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Regionales "Dr. Hideyo Noguchi" de la Uady, indica que, aunque la primera mención del topónimo huracán aparece en crónicas del siglo XV, basada en fuentes de segunda mano, su génesis es más antigua.

"La voz se registra en el Popol Wuh (escrito alrededor de 1550 en maya quiché con caracteres latinos), traducción hecha por Adrián Recinos que señala huracán, como Jun-Raqan, que según el quiché Juan Colop es el nombre de una de las deidades creadoras", añade el doctor Güémez Pineda.

Puedes leer: Peligro latente: huracanes acosan la Península

¿Cuál es el significado de la palabra huracán?

"El autor Recinos refiere en el primer capítulo del libro de narraciones míticas: 'Entonces dispusieron la creación y crecimiento de los árboles y los bejucos y el nacimiento de la vida y la creación del hombre. Se dispuso así en las tinieblas y en la noche por el Corazón el Cielo, que se llama Huracán'", recuerda el investigador.

Según la traducción castellanizada del maya quiché, afirma el experto, Jun Raqan equivale a "Rayo huracán" es decir fuerza poderosa, lo que concuerda con las interpretaciones que se leen en el estudio "Impacto de huracanes en el último siglo" de El Colegio de la Frontera Sur, Unidad Chetumal.

En el trabajo que encabeza el doctor Gerald Islebe se reitera que para los mayas los huracanes eran el misterio del "corazón del cielo", simbolizado por el rayo y el trueno y representado por la constelación de Orión.

Ilustración huracán Popol Wuh

El huracán y los Balames

De hecho, el análisis destaca que "para los antiguos mayas, los espíritus creadores, que recibían colectivamente el nombre de huracán, eran a su vez los cuatro 'Balames' que sostenían al mundo sobre sus hombros".

Balam, que significa jaguar en lengua maya, para el doctor Robert Redfield en la mitología precolombina constituían los guardianes de los cuatro puntos cardinales, seres deletéreos, que representan al Sol o a los elementos fuego y tierra, respectivamente; a la Luna y por extensión al agua, y al aire.

Por esa razón, el extinto antropólogo y etnolingüista estadounidense ilustra que los balames permanecían alertas, en previsión de desgracias o fenómenos que podrían acabar con los mayas, como las enfermedades, las lluvias violentas y los huracanes.

El Castillo de Tulum
El Castillo de la antigua ciudad maya de Tulum, según algunos estudiosos constituye un ejemplo de la utilidad de las edificaciones para medir la intensidad de los vientos del mar Caribe y posibles huracanes.- Foto Archivo Diario de Yucatán

Las ciudades mayas y los huracanes

Quizás con esos antecedentes, algunos estudiosos del tema y guías de turistas de la zona arqueológica de Tulum, Quintana Roo, afirman que las dos estructuras que se ubican sobre el acantilado, a un costado del peñasco principal, servían para medir la intensidad de los vientos que entran a tierra desde el Mar Caribe.

Se cuenta que, en la medida en que la fuerza del viento aumenta, el silbido, que ocasiona el contacto con las estructuras, les advertía a los habitantes prehispánicos de la ciudad maya sobre la proximidad de un huracán.

Otro ejemplo es el llamado El Caracol de Chichén Itzá, en Yucatán, que servía además para estudiar los fenómenos astronómicos, también para observar los estados del tiempo, explica el doctor Güémez Pineda.

De acuerdo con el doctor Miguel Güémez Pineda, El Caracol, en la urbe prehispánica de Chichén Itzá, servía además para estudiar los fenómenos astronómicos, también para observar los estados del tiempo.- Foto Archivo Diario de Yucatán

Te recomendamos: Los mayas valoraban más la meteorología, opina un experto

Efectos de los ciclones en los mayas

Y desde tiempos remotos los pobladores mesoamericanos padecieron los efectos de fenómenos naturales, lo que se demuestra con el culto al dios de la lluvia, Chaac, en todas las culturas precolombinas, a partir de los olmecas en el período preclásico (250 años antes de Cristo) a la maya, en el clásico (en el 900 después de C.).

De hecho, las culturas antiguas que más sufrieron por los eventos meteorológicos son las que se ubican principalmente en las costas del Golfo de México y mar Caribe, como los pueblos totonacas y los mayas.

Por su ubicación, la península de Yucatán es afectada de modo directo o indirecto por la mayoría de los huracanes que se forman en el Caribe occidental. Los meteoros pueden tener el largo de su geográfica como diámetro, por lo que prácticamente cualquier ciclón que se forme incide en mayor o menor medida la costa oriental de la región.

Mascarón del dios Chaac
El culto al dios maya de la lluvia, Chaac, es muestra del respeto de los antiguos habitantes de la Península por los fenómenos naturales, como los huracanes.- Foto Archivo Diario de Yucatán

Huracán y su definición en maya yucateco

En el caso del maya yucateco, subraya el doctor Güémez Pineda, el Diccionario Maya Cordemex define huracán como chak ik’al (de chak, en voces compuestas: muy, mucho, cosa grande o gigante; iik’, viento y el sufijo de relación –al).

Así, la glosa sería, dice el estudioso de la lengua maya, "gran tempestad" de mar y viento; "ciclón" con la expresión noh ik' ("gran viento"), y "tempestad" como noh moson ("gran remolino de viento").

"Como puede verse, ninguna de estas expresiones mayas se asemeja a la expresión huracán del maya quiché, a no ser por la primera vocal "u", que en yucateco sería el artículo indeterminado "el" y la última sílaba "can" (ca'an) que significa "cielo", detalla.

¿Hay bases que sustenten huracán como voz maya?

"Si consideramos que los indios taínos, del grupo arahuaco que habitaron las islas del Caribe y Centroamérica, tuvieron contacto con grupos del área maya desde antes de la invasión española, esa podría ser la evidencia que respalde el origen maya de la palabra huracán", confirma el académico de la Uady.

Estudios más profundos, sugiere, ayudarán a saber si fueron algunas lenguas mayas las que la tomaron prestada del taíno, o los taínos de algún idioma maya.

"El historiador Daniel Brinton (1890) ratifica que "huracán" es un término maya que pasó a las Antillas, donde lo escucharon los navegantes europeos, para luego integrarse al vocabulario de las lenguas indoeuropeas", reitera Miguel.

Te puede interesar: Cuna de huracanes

Inundaciones en Yucatán por un huracán

El uso de huracán en el léxico europeo

Algunas referencias señalan que Cristóbal Colón, en el siglo XV, ya menciona el vocablo huracán en uno de sus diarios, aunque sólo se encuentra documentado en fuentes de segunda mano, recuerda el doctor Güémez Pineda.

Pero también esta voz aparece en el Popol Wuh (escrito alrededor de 1550 en maya quiché con caracteres latinos) como Jun-Raqan, que en opinión del quiché Juan Colop es el nombre de una de las deidades creadoras mayas.

"En capítulos posteriores aclara que esa divinidad participa en la destrucción del mundo a través del agua. Y esto fue para castigar al pueblo, porque no pensaron en su madre, ni en su padre, el Corazón del Cielo, llamado Huracán. Y por este motivo se oscureció la faz de la tierra y comenzó una lluvia negra, una lluvia de día, una lluvia de noche".

Más evidencias de la adopción del término huracán

"Según el escritor Adolfo Castañón (miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua), los cronistas Pedro Mártir de Anglería, Gonzalo Fernández de Oviedo y Fray Bartolomé de las Casas usan la voz huracán, en sus crónicas del siglo XVI, solo para referirse a las tormentas en las islas del Caribe, así como la zona sur de Centroamérica, territorio de los taínos", abunda el investigador.

Además, Fray Diego de Landa hace alusión a huracán en la obra "Relación de las cosas de Yucatán" donde se refiere que en el siglo XV, antes de la llegada de los conquistadores donde "por invierno, vino un aire como a las seis de la tarde y fue creciendo, y haciéndose huracán de cuatro vientos…".

Y el relato describe lo devastador y prologado del paso del meteoro para los habitantes prehispánicos, al subrayar "que este aire derribó todos los árboles crecidos... y que duró este huracán hasta el otro día a las doce...".

Puedes seguir leyendo: La temporada de huracanes 2021 más agitada de lo normal

Otros términos mayas sobre fenómenos meteorológicos

El doctor en Antropología por la UNAM habla también de la terminología peculiar que los habitantes de la costa yucateca emplean para llamar a los fenómenos meteorológicos, como la expresión "norte", frecuentes entre noviembre y febrero, al que denominan xaman iik (ventarrón del norte), si es prolongado o intenso.

Pescadores guardan embarcación
Los habitantes de la costa yucateca emplean términos particulares para llamar a los fenómenos meteorológicos, como "norte", al que denominan xaman iik (ventarrón del norte), si es prolongado o intenso.- Foto Archivo Diario de Yucatán

"El vocablo maya chik'in ik' (viento del poniente), es indicativo de mal tiempo para la pesca. Son vientos traicioneros que pueden sorprender al pescador. También se cree que es un viento que daña los cultivos; es de mal agüero y provocador de enfermedades diversas", define.

Por otro lado, continua el doctor, el nojol ik' (viento del sudeste) –punto direccional equidistante entre el Sur y el Este–, que predomina en mayo y junio, se considera bueno por los pescadores porque los peces se acercan a la playa.

"Finalmente, el k'aank'ubul (amarillamiento del cielo) es un fenómeno que sucede cuando en el horizonte aparecen nubes de color amarillo-anaranjado. Muchos piensan que el contacto con ese aire puede enfermar a los niños pequeños de diarreas o ictericia, o que trae la lluvia caliente (k'ank'ubul- ja') que marchita las plantas de la milpa", abunda.

Huracán, clima y mayas contemporános

Al igual que sus ancestros, los mayas contemporáneos, ilustra el experto, suelen medir, pronosticar los estados del tiempo observando el cielo, las nubes, el viento, la conducta de algunos animales, como las aves, insectos, etc.

Un pavo cerca de casa de paja
Los mayas contemporáneos, como legado del conocimiento de sus ancestros, observan el comportamiento de los animales, como las aves, para predecir el estado del tiempo y potenciales ciclones tropicales.- Foto Archivo Diario de Yucatán

"Por ejemplo, ante la proximidad de un ciclón, los habitantes de comunidades rurales, en particular, prestan especial atención a los chirridos de los grillos, que tienen un metabolismo muy sensible a los cambios de temperatura; el transitar de las hormigas y a las aves, como los kaues, que buscan refugio ante la llegada de masas frías que dificultan su vuelo", enfatiza.

"Hay que recordar que es a mediados del siglo XX que el Centro Nacional de Huracanes comenzó a vigilar el comportamiento de los huracanes, quizás sin saber a ciencia cierta la procedencia lingüística de la voz, una aportación más de los mayas al mundo", concluye el doctor Güémez Pineda.

También puedes leer: Frentes fríos en lengua maya en la Península: su significado en español

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Gobernador de Yucatán se reúne con una funcionaria de Gran Bretaña

Festival de música en Texas se tiñe de rojo; hay ocho muertos