in

El Idefeey incurrió en anomalías en el manejo de recursos federales en 2020

Una cuadrilla de elementos del Idefeey

El Instituto para el Desarrollo y Certificación de la Infraestructura Física Educativa y Eléctrica de Yucatán (Idefeey) incurrió en varias anomalías en 2020 en el manejo de recursos federales, tales como adjudicar contratos sin licitación, realizar pagos indebidos, favorecer a determinadas empresas e incumplir con obligaciones de transparencia.

En una revisión aleatoria a diez contratos entregados por esa dependencia el año pasado, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró irregularidades en ocho.

Por ejemplo, de acuerdo con información de la propia ASF y de otros documentos oficiales consultados por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, el Idefeey firmó varios contratos con dos empresas de Ciudad de México, al parecer propiedad de los mismos socios, para realizar obras de modernización en planteles escolares y dotarlos de equipos de cómputo, aunque la especialidad de esas compañías son la logística y la venta de sistemas de control administrativo.

Según la ASF, “una vez analizadas las evidencias documentales” halladas en la revisión de la operación del Idefeey con recursos federales, y “aplicado el instrumento de valoración determinado para esa revisión”, se obtuvo un promedio general de eficacia de esa dependencia de 24 puntos, de un total de 100, “lo que ubica al Instituto en un nivel bajo”.

Falta de título universitario

Como sucede con el recién nombrado titular de la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, Liborio Vidal Aguilar, quien recibió el cargo no obstante su nivel de estudios de bachillerato, en el Idefeey su director, Luis Montalvo Duarte, pese a la complejidad técnica de su trabajo —construir y remozar escuelas y realizar obras de infraestructura eléctrica—, también carece de título universitario.

De acuerdo con su curriculum oficial, la experiencia de Montalvo Duarte, antes de ocupar este puesto, se limita a tres años como subdirector de Servicios Públicos Municipales en el Ayuntamiento de Mérida, de 2012 a 2015 —como encargado de los parques, jardines, cementerios y nomenclatura de la ciudad— y otros tres años, de 2015 a 2018, como director de esa dependencia.

Los indicios de irregularidades en este Instituto no son nuevos. En agosto de 2020, Central 9 publicó las declaraciones del presidente de la Asociación Yucateca de Constructores Eléctricos, Jorge Toledo Fuentes, quien acusó al Idefeey de adjudicar una obra de electrificación, no obstante las numerosas irregularidades que se registraron en su proceso de licitación.

El empresario presentó su queja ante la Secretaría de la Contraloría General del Gobierno del Estado, pero ésta validó la decisión del Idefeey.

El 30 de junio, la ASF publicó los resultados de la auditoría de cumplimiento 2020-A-31000-19-1455-2021 1455-DS-GF, realizada a la aplicación, por parte del Instituto, de 32 millones de pesos de recursos federales, destinados a la modernización y equipamiento de planteles escolares, dentro del programa “Escuelas al Cien”.

La auditoría descubrió que en el ejercicio de los recursos, el gobierno del Estado incurrió en “inobservancias de la normativa, principalmente en materia de adjudicación de contratos”.

También autorizó convenios modificatorios después de la vigencia de los contratos, no recabó el acta de finiquito de varias obras y dejó de aplicar penas convencionales a los contratistas por atrasos o por no llevar actas de entrega-recepción y bitácoras de obra, en incumplimiento de la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con la Misma.

Asignación de 4.4 millones de pesos

Entre estas anomalías sobresalen las encontradas en el contrato correspondiente a la adquisición de equipamiento para el laboratorio de idiomas, sala de usos múltiples y hub emprendedor de la Universidad Tecnológica del Poniente, en Maxcanú.

De acuerdo con la ASF, este contrato se adjudicó a la empresa Next Cloud S.A. de C.V., mediante el proceso de invitación a cuando menos tres personas, lo cual, dice la Auditoría Superior, “no se ajustó a los montos mínimos y máximos correspondientes ni se acreditó el supuesto de la excepción a la licitación pública, en incumplimiento de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público y del Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2020”.

El Idefeey adjudicó este contrato a Next Cloud, por un monto de cuatro millones 430 mil, 800 pesos, no obstante que la especialidad de esa compañía es el desarrollo de sistemas informáticos de planeación y control administrativo.

En el contrato firmado con el Idefeey, la empresa aclara, empero, que dentro de sus objetivos sociales se encuentra la fabricación y comercialización de toda clase de productos de tecnología de computadoras.

Más contratos

El Instituto firmó con Next Cloud otros dos contratos este año, pero a diferencia del anterior, donde el monto era mayor, en estos casos el procedimiento de adjudicación fue por licitación pública nacional.

Se trata del contrato para la adquisición de mobiliario, equipo de cómputo y especializado para la Dirección de Carreras, Rectoría y Vinculación de la misma Universidad Tecnológica del Poniente, por un monto de tres millones 839 mil, 277 pesos.

Documentos del proceso de licitación consultados por Central 9, demuestran que a la convocatoria de esa licitación respondieron 12 empresas de diferentes partes del país, aunque solo Next Cloud presentó oferta.

Lo mismo ocurrió con la licitación para la adquisición de equipo especializado y herramienta para el área industrial de la Universidad Tecnológica del Centro, en Izamal, por un monto de tres millones 839 mil, 618 pesos.

En este caso, 17 compañías atendieron la convocatoria de la licitación, pero aquí también solo Next Cloud presentó una oferta.

Central 9 averiguó que el domicilio fiscal de esta empresa se ubica en Avenida Constituyentes, Núm. 908, en la colonia Lomas Altas de la alcaldía Miguel Hidalgo en Ciudad de México.

Por lo menos uno de los tres contratos firmados entre Next Cloud y el Idefeey lo firmó, en representación de esa compañía, su apoderado legal Horacio Castrejón Soltero.

Esta persona ocupa el mismo puesto en la empresa Promologistics S.A. de C.V., cuyo domicilio fiscal es idéntico al declarado por Next Cloud, y que igualmente recibió del gobierno yucateco varios contratos, algunos con irregularidades. (Continuará).

Pescadores asaltados por piratas en Progreso temieron por sus vidas

Kekén cumple 10 años como Empresa Socialmente Responsable

Kekén suma 10 años como Empresa Socialmente Responsable