in

Ignoró graves fallos

Luminarias de baja calidad y mala instalación

ABC Leasing, la empresa de arrendamiento financiero contratada por la exalcaldesa Angélica Araujo Lara en 2011 para poner miles de luminarias de inducción magnética en el alumbrado público, en lugar de las que ya estaban, de vapor de sodio, no solo colocó lámparas caras y de mala calidad, como publicamos ayer, sino además lo hizo sin el conector correcto y en lugar de los tres cables que debían llevar, solo les puso dos.

Los fuertes vientos que llegan a Mérida agravaron esta deficiencia, ya que hacían vibrar a las lámparas y producían falsos contactos que las apagaban. Si éstas se encontraban conectadas a una red, entonces provocaban un apagón en todas del sector. Por eso en 2012 se veían por toda la ciudad sectores completos de avenidas y camellones apagados.

No obstante, Angélica Araujo no frenó ese contrato, por $488 millones, pagaderos a cinco años, entre otras razones porque, según muchos indicios, esta operación representaba jugosas ganancias a los funcionarios involucrados y a varios empresarios.

ABC Leasing, que se asoció con Grupo WWest México Energía Verde, una empresa de Monterrey, como proveedor de las lámparas, poco después de colocarlas cedió sus derechos de cobro al banco Santander, el mismo que hoy pretende, sin fundamento legal, como también ya informamos, embargar bienes del Ayuntamiento de Mérida para cobrar $588 millones, luego de que Renán Barrera Concha, quien sucedió a Angélica Araujo en 2012, rescindiera el contrato de arrendamiento.

Respecto a la poca calidad de las lámparas de inducción magnética, supuestamente ahorradoras, Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, que desde 2011 documentó las múltiples irregularidades de ese contrato, publicó en su momento un estudio del Laboratorio de Alumbrado Público del gobierno de Ciudad de México, que demostraba que el nivel de iluminación y potencia de las lámparas de inducción magnética era menor que el de las de vapor de sodio de alta presión pero, pese a esto, Angélica Araujo ordenó su reemplazo.

El plan de la ex alcaldesa incluía el arrendamiento con opción a compra de 53,063 lámparas de inducción de 60 watts (64% del total) y 8,956 de 40 watts (11%). Hasta antes de esa operación, la mayoría de las lámparas del alumbrado público en la ciudad era de 100 watts y un porcentaje mínimo, de 150 watts.— HERNÁN CASARES CÁMARA

''Terapias de conversión'': ¿Qué son y por qué serán penalizadas en Yucatán?

La semana hace 50 años: buscan descentralizar el Mercado Municipal de Mérida