in

Peligro de regresión

Imposiciones en obra pública, como el 4 de julio

Es importante mantener vivos los recuerdos de lo que ocurrió el 4 de julio de 2011 en la glorieta de la colonia México porque estamos volviendo a vivir situaciones similares, cuando muchos pensaban que ya habían quedado en el pasado.

De hecho, continúa el Dr. Marco Tulio Peraza Guzmán, a partir de esa fecha parte de la oferta política de los gobiernos ha sido consultar a la sociedad antes de emprender obras de infraestructura urbana, como en el caso del proyecto del Parque de La Plancha, en el que incluso se llegó a elaborar un Plan Maestro con la participación de la ciudadanía.

Otras construcciones de gran magnitud, como el Centro Internacional de Congresos y el Palacio de la Música, no tuvieron un carácter de consulta abierta, pero al menos se pidió la opinión de los empresarios —una parte del sector social— y con ellos se convino hasta cierto punto, añade.

Imposición

“Pero en el caso del polémico proyecto del Tren Maya y la idea de que para su terminal en Mérida se use la exestación de ferrocarriles, no hubo ningún tipo de consulta a los ciudadanos. Y la falta de consideración es peor si se toma en cuenta que ya existe un proyecto listo que no sólo está avalado por el gobierno estatal —la anterior administración, que además lo impulsó—, sino consensado por una gran cantidad de organismos, asociaciones y por el mismo Ayuntamiento”.

El Dr. Peraza Guzmán, profesor investigador de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), advierte que estamos viendo una regresión democrática que viene a dar al traste con una ambiciosa propuesta ecológica, cultural y recreativa que le traería muchos beneficios a la ciudad. “Incluso en la estación ya recuperada funciona actualmente la Escuela Superior de Artes Visuales y en sus terrenos estará el Museo de la Luz de la UNAM, que van en el mismo sentido que lo propuesto en el Plan Maestro”.

Hace unos meses, en una visita a la entidad, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, anunció en presencia de Mauricio Vila Dosal la construcción del museo y dio a conocer detalles de los atractivos que ofrecerá, “o sea, el proyecto ya está en marcha”.

Sin embargo, acusa, el gobierno del Estado no ha querido continuar con la construcción del Parque, le está dando largas al asunto, aduciendo que no está catastralmente todo resuelto, pese a que la administración anterior había dicho que ya no había nada pendiente. “Lo que percibimos afuera es que las autoridades locales están esperando a conocer las intenciones del gobierno federal respecto a esos terrenos. Y es como una manera de evitar comprometerse con el Parque y con el Plan Maestro que ya está hecho”.

Esto, prosigue, genera mucha suspicacia, porque ahora se sabe que existe la intención de instalar en ese sitio la terminal del Tren Maya. “Y lo malo no es que la antigua estación vuelva a ser lo que ya era, sino que el proyecto federal se gesta en otro contexto, mucho más comercial, menos público”.

Plaza comercial

El riesgo con el Tren Maya es que en La Plancha se construyan locales comerciales, porque cancelaría la posibilidad de generar el pulmón arbolado que está contemplado en el Plan Maestro y que ya está en el imaginario de muchos ciudadanos.

El gobierno estatal guarda una actitud pasiva, supeditado a lo que decida el gobierno federal, sin detenerse a pensar qué es lo que le conviene más a Mérida, observa. “Lo que esperaríamos es que haya un proceso de consultas, pero no de esas a mano alzada que van en contra de cualquier criterio democrático actualizado, tampoco se trata de eso”.

“Ya hay un plan que se gestó de una manera abierta, a través de la participación de todo el mundo, con participación técnica, académica y demás para sustentar las propuestas, porque muchas veces estas cosas como las del Tren Maya parecen ocurrencias, porque no presentan un plan, un estudio, cifras, absolutamente nada”.

“Sólo presentan una idea y ya con eso toman decisiones. Y eso no puede ser a estas alturas, no se pueden tomar de esa manera decisiones sobre la ciudad”, concluye el Dr. Peraza Guzmán.— Mario S. Durán Yabur

La Plancha Riesgo

Una vez más, el anhelado proyecto del Gran Parque La Plancha está en peligro.

Pulmón Verde

La nueva amenaza para el que se busca sea un megapulmón verde en pleno centro de Mérida proviene del Tren Maya.

Visión comercial

El problema con el polémico proyecto del tren es que en lugar del parque, una iniciativa ciudadana, se construirían locales comerciales.

Reclutamiento de la Guardia Nacional llegará cada jueves

Prevén deterioro