in

Joven deja huella

Gema Fabiola Tenorio Martín

El apoyo por el Club de Leones la ha transformado

“Es muy satisfactorio saber que dejas huella en el mundo y no con grandes recursos”, asegura Gema Fabiola Tenorio Martín, integrante más joven del Club de Leones Mérida, A. C., el más antiguo de la capital yucateca.

Las pequeñas acciones hacen la diferencia, en el mundo y en otras personas, subraya la joven profesional.

La invitación que recibió la joven Gema Tenorio para colaborar con el Club de Leones Mérida como intérprete de médicos estadounidenses que visitaron la ciudad, en una jornada de atención visual, se convirtió en una motivación muy grande para sumarse a esta antigua organización de servicio.

La joven recuerda que la experiencia de ver a personas alegres que podrían cambiar su vida al recibir anteojos fue muy grande.

El 21 de octubre de 2014 cumplió 18 años y en diciembre del mismo año se convirtió en la socia más joven del Club de Leones más antiguo en Mérida, en el que espera estar “hasta que la vida lo decida”.

El Club de Leones Mérida tiene 82 años de fundación y más de 40 socios con diferentes rangos de edad; el más grande es Humberto Díaz Villaurrutia, de 92 años.

Gema y su madre, Juana Martín Escalante, actual tesorera de la directiva, ingresaron el mismo año pero no al mismo tiempo porque la joven era menor y debía esperar la mayoría de edad.

Gema es egresada de la Licenciatura en Literatura Latinoamericana de la Facultad de Antropología de la Uady y habla inglés e italiano, así como un poco de francés y portugués.

La joven relata que acompañaba a su mamá en actividades y decidió entrar al club y ahora es directora de intercambio juvenil, de ceremonial y protocolo e intérprete en las jornadas de salud y otras actividades.

La socia de la agrupación subraya que se enamoró del servicio del Club de Leones y cómo puede cambiar vidas.

Una entrega de lentes podría ser tan insignificante para algunas personas, pero para otras es un cambio de vida, comparte.

Indica que la experiencia de ayudar es muy grande, bonita y también la de convivir, con socios de diferentes edades en ese “choque” generacional en armonía, en el que ha aprendido mucho de personas de tanta experiencia en la organización. Se da una amalgama de experiencia y edad, destaca.

Otra de las experiencias obtenidas en esta organización es conocer personas de otras nacionalidades. “He hecho muchos amigos en el leonismo. Hay una convivencia armoniosa, con los compañeros”, destaca.

“Ser socio de un club de leones es una oportunidad que da la vida, para ayudar al prójimo desinteresadamente, sin ningún beneficio. Así nos los recuerda el código de ética”, comparte.

Reitera que ayudar a personas que no se conoce da mucha satisfacción, porque lo hacen de corazón.

Gema Tenorio invita a más jóvenes a apoyar a la comunidad sumándose al Club de Leones, a otras organizaciones o en acciones que hagan de manera particular, con un grupo de amigos.

La joven socia es mentora del Club de Leones Universitario Filial Mérida, A. C, del Club de Leones Mérida, que iniciará labores mañana sábado.— Claudia Sierra Medina

Socia Club de Leones

Más de la joven socia del Club de Leones, quien comparte su experiencia de su labor.

Oportunidad

“Ser socio de un club de leones es una oportunidad que da la vida, para ayudar al prójimo de manera desinteresada, sin ningún beneficio. Así nos los recuerda el código de ética”, comparte Gema Fabiola Tenorio Martín, la integrante más joven del Club de Leones Mérida, A. C.

Camino académico

Gema es egresada de la Licenciatura en Literatura Latinoamericana de la Facultad de Antropología de la Uady y habla inglés e italiano, así como un poco de francés y portugués. Además, es mentora del Club de Leones Universitario Filial Mérida, A. C, del Club de Leones Mérida.

Los Raptors se proclaman campeones de la NBA y hacen historia

Cartón de Tony: Mándalos a volar