in

Kanasín, en la opacidad

Flor de Liz Xóchitl Delgado

“Detrás de mí hay gente poderosa”, alardea el alcalde

El Cabildo de Kanasín no sesiona desde junio pasado. En abierta violación a la ley, la página de internet del municipio tiene vacíos varios rubros que deben contener información obligatoria —si se les quiere abrir asoma la leyenda “página en formación”— y se desconocen datos como la lista de proveedores del Ayuntamiento, los sueldos de funcionarios y otros conceptos.

Es información a la que no tienen acceso no solo los ciudadanos sino la síndica municipal, Flor de Liz Xóchitl Delgado Caballero, quien en teoría debe estar enterada de los movimientos y manejos del municipio para ejercer adecuadamente su función.

“No sabemos nada de obras, quiénes las realizan y cuánto se paga”, dice la funcionaria como ejemplo de la opacidad en que se encuentra la Comuna de Kanasín, manejada como un coto político por el alcalde, William Román Pérez Cabrera.

Ayer publicamos que Flor de Liz Delgado envió una inédita solicitud de apoyo a varias autoridades federales y estatales ante una serie de atropellos e irregularidades que atribuye a Pérez Cabrera, quien se ha negado sistemáticamente a atender sus solicitudes de información y le ha lanzando amenazas e insultos.

En estos días la situación llegó al grado de que se retuvo el salario quincenal de la síndica por órdenes del alcalde, quien también le canceló a la regidora los vales de gasolina que utilizaba para el desempeño de sus tareas.

En visita al Diario, la funcionaria municipal amplía con los siguientes conceptos la información que publicamos ayer:

—Desde junio no hay sesiones de Cabildo. En la última se aprobó la cuenta pública de seis meses. Es una artimaña que siempre ha practicado el presidente municipal: someter varios informes a aprobación, para no dar siquiera tiempo a revisarlos.

—Además, en las sesiones de Cabildo anteriores no se abordaban asuntos generales porque así lo decidía Pérez Cabrera. De esta forma no permitía que se tocaran temas que le pudieran resultar incómodos.

—Ante la cerrazón a informar, en enero pasado solicité al presidente municipal, por escrito, copias de todas las sesiones de Cabildo. Yo no podía estar firmando algo que pudiera estar relacionado con desvío de dinero o algún otro ilícito.

—En aquella ocasión el alcalde simuló amabilidad y me dijo que no tenía que hacerlo por escrito, que podía hacerlo en forma verbal.

—En octubre de este año le recordé la petición y alegó que ya me había pedido que no lo molestara ni fastidiara con solicitudes. Algunas de sus palabras fueron: “No me calientes la cabeza... Estás equivocada si crees que necesito tu firma... Detrás de mí hay gente poderosa y te van a destruir...”

—Afirmó que tiene influencias en el Congreso del Estado, por un diputado a quien le compra artículos relacionados con la seguridad. En ningún momento deja la soberbia y en esa ocasión me dirigió palabras obscenas. Me amenazó y advirtió que la policía me vigilaría.

—Como no pido algo a lo que no tenga derecho, elaboré un escrito con todas mis solicitudes de documentos el 22 de octubre: actas de Cabildo, padrón de proveedores, documentos del presupuesto de egresos, lista de obras, etcétera.

—Hubo represalias inmediatas. En la tarde de ese día mi asistente me llamó por teléfono para informarme que le habían dado de baja. Lo hicieron contra la ley, sin fundamentos. Entonces elaboré otro escrito dirigido al presidente municipal y a Recursos Humanos para pedir que me informaran del sustento de esa decisión. Mi propia asistente lo llevó, pero no se lo quisieron aceptar. Tuve que recurrir a otra asistente, a la que pago con mi propio dinero.

—Somos del mismo partido (el PRI), pero no tengo esperanzas en que me respalden en esto, que además es un asunto de administración, no partidista.

—De las autoridades a quienes pedí ayuda ya me contestó la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (Codhey), que me informó de la apertura de un proceso.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Kanasín

La síndica municipal dice que hay indicios de amenazas a los demás regidores de Kanasín.

Boicoteó una reunión

Una evidencia de esa situación ocurrió cuando la funcionaria convocó a los otros ediles a una reunión el 16 de octubre, con el ánimo de hacerles ver la necesidad de ejercer sus derechos y atribuciones frente a las anomalías que promueve el alcalde. Nadie asistió, porque el presidente municipal, enterado de esa acción, los convocó una noche antes a otra reunión con él.

Pavor y temor

“Le da pavor (a William Pérez Cabrera) que nos juntemos los regidores. Hasta teme que nos reunamos para hacer el café”, afirma Flor de Liz Xóchitl Delgado.

Nada de teléfonos

La funcionaria dice que el temor del alcalde es tal que no permite la introducción de teléfonos celulares en las reuniones a que convoca. En sus oficinas no permite que los ciudadanos esperen en el interior. Los envía a las sillas instaladas afuera.

Síguenos en Google Noticias

conjuntivitis

La conjuntivitis, más frecuente

Un legislador y especialistas llaman a sumar esfuerzos en la atención de la salud mental en Yucatán, donde es elevada la cifra de suicidios (Foto de archivo)

Actúan contra el suicidio