in

No cuadran las facturas

Pasada entrega de vehículos de producción agropecuaria en Yucatán. De acuerdo con una investigación de la Auditoría Superior de la Federación

La ASF detecta anomalías en el pago de apoyos

De acuerdo con una reciente investigación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), de los $91.2 millones destinados al Programa de Concurrencia con las Entidades Federativas en 2017, en su componente de Infraestructura, Equipamiento y Maquinaria, se revisaron 63 proyectos aprobados.

Éstos, en su conjunto, representaban 70 millones 65 mil siete pesos en apoyos y casi todos ellos registraron anomalías por 61 millones 404 mil 828 pesos.

Respecto a esas anomalías, la investigación apunta a los exfuncionarios estatales Pablo Castro Alcocer y Juan José Canul Pérez.

Los 61 millones 404 mil 828 pesos equivalen al 87% del presupuesto ejercido revisado y al 66.8% de todo el dinero destinado a Yucatán en ese rubro, lo que confirmaría las cada vez más insistentes versiones de que en la gestión de Rolando Zapata Bello habría ocurrido un desvío de recursos públicos agrarios nunca antes visto.

De los 63 proyectos que revisó la ASF, ocho de ellos recibieron una aportación federal de 41 millones 915 mil 600 pesos.

Incluso gozaron de esos subsidios no obstante que la Secretaría de Desarrollo Rural, como instancia ejecutora, aprobó sus solicitudes fuera del período establecido y sin seguir los términos de la convocatoria, “dándoles preferencias o ventajas sobre el resto de la población objetivo”, dice la ASF.

De esos ocho grupos, cinco se llevaron el 93.7% de los 41 millones; es decir, 39 millones 398 mil nueve pesos, aunque solo pudieron acreditar legalmente el gasto de 12 millones 805 mil seis pesos. De la aplicación del resto del dinero, intentaron justificarla con facturas fantasmas.

Los cinco grupos identificados por la ASF, dedicados supuestamente al cultivo de soya en el sur del estado, son: Productores de Soya del Cono Sur S.C. de R.L. de C.V, de Xul, Oxkutzcab; San Pedro Rompoy S.P.R de R.L., de Sudzal Chico; Nohoch Chultún S.C. de R.L. de C.V., de San Jorge; Bonanza GS S.P.R. de R.L., de Ayín y Buenaventura de Macyam S.P.R. de R.S. de C.V., de San Isidro Maycam, todos del municipio de Tekax.

Estos cinco grupos habrían recibido los 39 millones 398 mil nueve pesos “para la ejecución de proyectos productivos estratégicos de innovación y transferencia de tecnología, y para la adquisición de 250 bienes correspondientes a maquinaria y equipo sofisticado para la tecnificación del campo”.

De acuerdo con la normatividad del programa, los productores beneficiados con los subsidios debieron aportar una cantidad similar.

Según información obtenida por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia en otras fuentes, en la lista de los equipos supuestamente adquiridos aparecen cosechadoras combinadas marca Case, modelo 7140, de 320 hp, con cabezal para trilladora de maíz también marca Case y modelo 3410 de 8 surcos, con un costo total de $8.320,000.

Asimismo, ensiladoras de forraje marca Nogueira, modelo Pecus, de $2.580,000; empacadora de forraje marca Case, modelo sb541, de $3.025,999; fertilizadoras boleadora marca Swissmex, modelo Amazona, de $408,000 y abonadoras cargadoras marca Bison, modelo vh-1201-dtp de 1,200 kilogramos, de $1.120,000.

Igualmente rastras marca Bison modelo RT 2224 plus1 de 22 discos, de $1.104,000, remolques marca Bison modelo rvh-6201 de seis toneladas, de $1.024,000: sembradoras de precisión marca Famaq modelo snt-40 de 4 surcos, $1.590,000, tractores agrícolas marca Case, modelo Farmall jx100 de 86 hp, de $1.500,000 y tractores marca Case modelo Magnum 250 con cabina de $5.020,000. (Continuará).— HERNÁN CASARES CÁMARA

Auditoría Federación

Una investigación de la ASF reveló desvíos por más de 61 millones de pesos en 2017.

Revisión de equipos

En diciembre de 2018, personal de la ASF realizó una verificación física a la maquinaria existente en cinco comunidades de Tekax y Oxkutzcab, pero solo encontró ocho máquinas, por un monto de 12.805,006 pesos.

Irregularidades

Esta cifra corresponde a las características y números de serie descritos en las facturas que los beneficiarios presentaron, pero en otros ocho casos los productores mostraron máquinas que no corresponden con el número de serie que se indica en la factura, expedida por una empresa fantasma. En otros casos no se acreditó la existencia del equipo, por lo que, según el informe de la ASF, de 250 máquinas adquiridas supuestamente con el subsidio oficial entre esos cinco grupos no aparecieron 242, valuadas en 26.593,300 pesos.

Más calor, poca lluvia

La Iglesia de México condena la falta de valores en la sociedad de Estados Unidos