in

Foco infeccioso

La Canaco Mérida insistió en que se deben reubicar los paraderos para evitar contagios de coronavirus

La Canaco pide una reubicación de los paraderos

En esta oleada de contagios de Covid-19, la sociedad y el sector empresarial señalan como uno de los focos rojos del alza de casos a los paraderos y unidades del transporte urbano de la ciudad, donde a diario hay aglomeraciones en horas pico del día, la tarde y la noche.

En mayo pasado, la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Mérida propuso un plan de reubicación de paraderos, horarios escalonados de entrada al trabajo y el aumento de autobuses en algunas rutas saturadas, pero al día de hoy la dirección del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (Imdut), a cargo de Aref Karam Espósitos, mantiene ese alto riesgo de contagio en los paraderos del transporte público.

“Como bien sabemos hay un alza en los casos confirmados de coronavirus. Es frustrante, es triste que cuatro meses después que quisimos prevenir el aumento de contagios, no se nos hizo caso, nos atacaron las autoridades. Nos acusaron que queríamos tener un paradero a las puertas de los negocios cuando en los alrededores de la Plaza Grande no hay muchos comercios”, recuerda el presidente de la Canaco, Michel Salum Francis.

“Quien sabe mejor los problemas de movilidad en el Centro es la cámara, que tiene más de 100 años, no funcionarios que están máximo seis años y ven las cosas desde su escritorio”, dijo.

“Mover los paraderos a lugares donde hay banquetas más amplias permite que la gente en las filas mantenga la sana distancia, aumentar el número de unidades permite que los usuarios viajen con mayor seguridad. Nuestra sugerencia recibió críticas de la autoridad (de Karam Espósitos), pero hoy vemos quién tiene razón y quién no”.

Salum Francis sigue creyendo que si descongestionan los paraderos y mantienen la sana distancia se pueden reducir más los contagios. Para eso los paraderos tienen que reubicarse a los alrededores de la Plaza Grande donde hay pocos comercios, más edificios gubernamentales y banquetas más amplias.

También, dijo, tiene que haber más unidades de transporte porque hoy está la restricción del número de camiones, la medida de que viajen al 50% de su capacidad ocasiona que los usuarios esperen más tiempo en la calle, que estén expuestos al calor, que suden a la intemperie y no mantengan la sana distancia, convirtiendo todo eso en un foco de contagio de coronavirus.

El líder de la Canaco sabe que decenas de unidades del transporte público están sin funcionar en los patios de las empresas, no los utilizan porque es incosteable por el costo de operación de una unidad con el 50% de su capacidad.

Entonces, según sugirió, los concesionarios y las autoridades del transporte tienen que buscar un acuerdo para mejorar el flujo de la movilidad y desahogar la aglomeración de gente en los paraderos.

Mientras más tarden en solucionar este serio problema de movilidad, más gente saldrá perjudicada, más usuarios pagarán los platos rotos con una infección del virus. Si no aumentan el número de unidades, donde pongan los paraderos será el mismo problema de aglomeración en la calle.

En el centro de Mérida trabajaban más de 60,000 personas en los comercios y con la pandemia, consideró que ahora son 50,000.

Salum Francis propuso a la autoridad de transporte que los empleados ingresen en horarios escalonados: en calles pares los comercios abrirían a las 10 horas, en calles impares a las 11 horas, en negocios de servicios y bancos a las 9 horas y los trabajadores de la construcción y empresas a las 8 de la mañana.

Con este horario escalonado se podría ensayar si disminuye las aglomeraciones: si falla, se realizan ajustes, pero ni siquiera se tomó en cuenta la propuesta.

En su opinión, el problema de la saturación de los paraderos y la falta de unidades para mover a la gente en forma rápida es de tipo financiero. Los empresarios transportistas no tienen dinero para “apechugar” los gastos de mover un camión, pues vayan llenos o semivacíos el costo es el mismo, y el gobierno quizá no tenga recursos para dar un subsidio para meter más camiones que muevan a los pasajeros.—Joaquín Chan Caamal

Hay otras costumbres que también empeoran la seguridad sanitaria: mucha gente no usa bien su cubrebocas o no guarda su distancia y nadie les dice nada por temor a alguna represalia.

“Me ha tocado que estando en la fila de algún lugar, alguna persona no guarda su distancia, se acerca demasiado y le he tenido que decir ‘por favor, respete la sana distancia’. O me alejo de ella para tener la distancia de protección. Sabemos que el cubrebocas y el uso del gel antibacterial pueden ayudar a prevenir, pues hay que usarlos”.

La campaña de apoyo de los “Amigos de la Salud” es una buena estrategia del gobierno del Estado, expuso, pero en los paraderos de autobuses están en las esquinas dando gel y mostrando la paleta informativa.

No se acercan a la fila de la gente para repartir el gel, no dicen nada si no guarda su distancia la gente, al parecer, porque temen que les contesten de mala manera o los puedan agredir, replicó. Hay que tener claro que esos jóvenes son voluntarios y no se van a arriesgar. Los que tienen que tener más acción en los paraderos son los inspectores de transporte del Imdut.

Coronavirus Problema en el transporte

El líder de la Canaco Mérida insistió en que se reubiquen los paraderos en el Centro.

Cambio

Según formuló, ese ajuste ayudaría a reducir los contagios en Mérida (donde hay 5,875 contagiados), aumentar el número de autobuses y “combis” es indispensable, pero sacar el transporte urbano del Centro es un riesgo económico y político. Quienes han intentado sacar el transporte del Centro han pagado las consecuencias en sus carreras políticas.

El tema social

También cuestionó que mucha gente no porta cubrebocas o no guarda su distancia y nadie les dice nada por temor a represalias. “Todos tenemos que usar correctamente el cubrebocas. Sabemos que a veces no podemos respirar bien por este insumo, que es incómodo, pero hay que hacer un sacrificio y tenerlo siempre”.

Festejo diferente en Brasil

Cartón de Tony: Tierra de oportunidades