in

La CMIC pide un trato justo

La supervisión

Que se cumpla un ofrecimiento en el Tren Maya, dice

Al hacer un balance de su sector en lo que va del año, el presidente de la delegación Yucatán de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Raúl Aguilar Baqueiro, declaró que 2020 pasará a las estadísticas como un año atípico, con cifras desalentadoras.

Los resultados, indicó, están muy por debajo de lo esperado si se hace una comparación con lo logrado en 2019. Es un efecto que ya se venía presentando de tiempo atrás, pero se agravó al extremo por la pandemia de Covid-19.

“Creo que la clave de 2021 será sin duda encontrar un balance entre los montos destinados a los macroproyectos y los orientados a programas de inversión de alcance más local que permitan la subsistencia de los micro y pequeños empresarios del ramo”, enfatizó.

Sobre las expectativas de la CMIC en el último trimestre del año y lo que se espera de 2021, el dirigente también dijo lo siguiente:

—Está plenamente demostrado que un indicador estratégico del desarrollo económico y social que presenta una nación es cuánto dinero destina a la inversión pública y privada.

—A nosotros nos toca fomentar desde nuestra Cámara que 2021 sea un mejor año. Eso se logrará si seguimos generando confianza en los valores agregados que tiene Yucatán para que las inversiones privadas en todos los sectores (inmobiliaria, logística, comercial, turística) recuperen el buen ritmo que tenían antes de que se presentara la pandemia.

—Es fundamental que en el análisis del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación se reflexione y se modifiquen partidas en las que vemos que algunas dependencias federales que son muy importantes para el desarrollo de infraestructura presentan propuestas en cero destinadas a inversión, o en el caso del presupuesto estatal se proponen reducciones del 6.3% en lo global y de 4.3% en montos destinados a infraestructura social para el Ejecutivo estatal y ayuntamientos.

—Esto se debe complementar con un esfuerzo orientado y fomentado por el gobierno estatal de seguir buscando y atrayendo inversiones en diversos segmentos, siendo creativos y ampliando los esquemas de participación de la iniciativa privada.

—Si esto se lleva al cabo y con las empresas INDI e ICA (a las que se asignaron los tramos 3 y 4 del Tren Maya) logramos pasar de las palabras a los hechos en cuanto a la participación local, con precios indirectos justos, y se puede orientar cuando menos un 30% del valor del proyecto a constructoras yucatecas, el año 2021 puede arrojarnos mejores expectativas para la supervivencia de las micro y pequeñas empresas de la industria de la construcción.

—Los acuerdos entre empresas privadas son factibles si nos sentamos con la voluntad de llegar a acuerdos que busquen honrar el compromiso presidencial de otorgar oportunidades a las constructoras locales para bien de todos los involucrados.— ÁNGEL NOH ESTRADA

CMIC y el Tren Maya Detalles

La CMIC Yucatán recuerda un ofrecimiento presidencial sobre las obras del Tren Maya.

Participación local

El compromiso, subraya la Cámara, es otorgar participación a las empresas locales de los estados involucrados en las obras.

De palabras a hechos

También recuerda que ha tenido acercamientos con los consorcios INDI e ICA, a los que se asignaron los tramos tres y cuatro del proyecto, y espera que se pase de las palabras a los hechos en lo referente a la participación local.

Precios y valor

De concretarse un acuerdo, dice que espera precios justos y que se oriente cuando menos un 30% del valor del proyecto a constructoras yucatecas.

Voluntad de acuerdos

De esa forma, apunta, 2021 será mejor para las empresas locales, que han tenido en 2020 un período complicado por la pandemia de Covid-19. “Los acuerdos entre empresas privadas son factibles si nos sentamos con la voluntad de llegar a acuerdos”, enfatiza.

Recuperan equipos de hemodiálisis robados, durante cateo a una casa