in

La colonia México, símbolo meridano en demolición

Entrada a la colonia México
Monumento que simboliza el acceso principal a la colonia México,una de las zonas residenciales que son patrimonio cultural y arquitectónico de Mérida

Se apaga el esplendor de una zona patrimonial de la capital yucateca, donde pese a la modernidad aún sobreviven edificaciones con valor histórico y artístico.

El monumento que data de la década de los años 40 del siglo XX, constituye el acceso principal a la colonia México.- Foto Archivo Diario de Yucatán
Imagen de 1988 de la residencia "Josefina Montes Molina" en la calle 21 de la colomnia México.- Foto Archivo Diario de Yucatán
La cocina de la residencia Palomeque, en la colonia México, todavía conserva algunos elementos que denotan su antiguo origen.- Foto Ramón Celis Perera
En esta foto de 1989 se aprecia una fuente en la calle 20 con 21 de la colonia México.- Foto Archivo Diario de Yucatán
La doctora Elvia González Canto con la señora Elena Martínez de Palomeque, una de las antiguas vecinas de la colonia México.- Foto de Ramón Celis Perera
Otro de los rincones de la colonia México, en la que se aprecia en una foto de 1993 una glorieta con una fuente.- Foto Archivo Diario de Yucatán
Ante la falta de regulación de las autoridades municipales, algunas casonas de la colonia México, como la de la calle 27 entre 22 y 24 sufren transformaciones.- Foto Archivo Diario de Yucatán
En algunas calles de la colonia México aún se conservan las llamativas nomenclaturas de las calles, otro signo distintivo de la zona residencial que paulatinamente cede ante la llamada "modernidad".- Foto Instagram
Entre las ramas de los árboles del parque principal de la colonia México aún se advierten algunas de sus emblemáticas casonas.- Foto Instagram
La jurisdicción que abarca la antigua colonia México en la jungla urbana de la capital yucateca, que se extiende cada día.- Foto internet

Casas espléndidas de amplios jardines y espacios abiertos que diluyen los límites entre el dentro y el fuera. Simplicidad de formas, funcionalidad, juegos de planos horizontales y verticales, más luz natural, más aire, nuevas vistas.

La cálida colaboración de la arquitectura con la naturaleza hizo de la colonia México uno de los sitios más especiales y distintivos de la ciudad, el símbolo de una época.

El proyecto fallido de la colonia México

La colonia México surgió a finales de los años 40 del siglo pasado, bajo el gobierno de Ernesto Novelo Torres, período en que se expandió la ciudad de Mérida y la arquitectura se abrió a influencias innovadoras traídas por jóvenes yucatecos educados en el extranjero.

En realidad, los orígenes de esta colonia con abolengo fueron humildes, al menos en la intención, cuenta la doctora en Arquitectura Elvia González Canto. Nació como un proyecto para aportar a la ciudad una zona donde pudieran construirse casas para las clases media y obrera.

Arquitecta Elvia González en colonia México
La doctora en Arquitectura Elvia González Canto en la confluencia de las calles 29 con 18 de la colonia México, sitio emblemático de Mérida.- Foto de Ramón Celis Perera

Desde finales del siglo XIX la vivienda social era una inquietud en varias ciudades del mundo, recuerda. El gobierno estatal se sumó a la iniciativa mediante la creación de Fomento de Yucatán, un organismo “autónomo” enfocado en el desarrollo de la actividad económica del Estado, pero que tenía entre sus objetivos “procurar la elevación del nivel de vida de las clases trabajadoras”.

Puedes ver: La colonia México, con desorden urbano

¿Cómo surge la colonia México de Mérida?

Aunque Mérida era aún una ciudad pequeña, en esa década había registrado un crecimiento poblacional importante: pasó de los 98,852 habitantes que tenía a principios de los 40 a unos 150,000 al comenzar los años 50, otra razón de peso para emprender grandes proyectos de urbanización.

Fomento de Yucatán adquirió 56 manzanas de puro monte ubicadas al norte de la plaza de Itzimná para construir el nuevo desarrollo habitacional, al que el gobierno bautizó con el nombre que conserva hasta nuestros días.

Su traza fue la tradicional y las manzanas de proporciones, dimensiones y orientación similares a las de la colonia García Ginerés.

Servicios y facilidades para una casa en la colonia México

“Contará con todos los adelantos urbanos. Tendrá anchas calles y hermosos jardines, un parque, una escuela y toda clase de servicios públicos. Las casas que en ella se construyen son preferentemente modestas, pero cómodas e higiénicas”, anunció el gobierno.

Aspecto del parque colonia México
El antiguo parque de la colonia México aún se conserva como área verde de la simbólica zona habitacional meridana.- Foto Archivo Diario de Yucatán

En 1948, Diario de Yucatán publicó el plano del nuevo suburbio con la ubicación del equipamiento ofrecido –cine, comercios, escuela de artes y oficios, mercado, un casino obrero- y los incentivos para la adquisición de los terrenos, como la exención del impuesto predial y un plan de compra a plazos.

Sin embargo, no hubo la respuesta esperada. “La nueva colonia quedaba lejos del centro y no contaba con los servicios básicos ni con buenas vías de comunicación: la prolongación de Montejo era todavía una carreterita blanca que seguía hasta Progreso y el otro acceso al sitio, el camino a Itzimná, era apenas una brecha”.

Otra estrategia para habitar la naciente colonia México

Pasaron varios años sin que lotes y casas lograran despertar interés.

Y aunque el gobierno quiso mantenerse fiel al plan original de crear un asentamiento para obreros, entrados los años 50 el discurso dio un giro: “Fomento de Yucatán” cayó en bancarrota y comenzó a ofrecer a inversionistas lotes grandes para residencia señorial, colegios o clubes y a promover la zona como “el mejor lugar de Mérida para vivir”.

Este cambio de orientación hacia un nuevo mercado se consolidó con la construcción de un tramo importante de la Prolongación del Paseo de Montejo (llamado entonces Paseo Nachi Cocom), apunta la doctora González Canto.

También puedes leer: Niegan desorden urbano en la colonia México

Fuente parque colonia México
La fuente del parque es una de las características que distinguen a la colonia México.- Foto de Instagram

De modestas viviendas a residencias exclusivas

Del equipamiento prometido, la colonia sólo contó con el parque, construido en los años 60, y la Escuela de Artes y Oficios (1948), obra del arquitecto Leopoldo Tommasi López.

Sin embargo, en 1954 los Hermanos Maristas trasladaron a la vecina Itzimná el Colegio Montejo, lo que cubrió un faltante del equipamiento educativo para el sector de alto poder adquisitivo y ayudó a detonar la construcción de residencias para la clase adinerada.

Fue así como el fallido proyecto del gobierno estatal para abatir la falta de vivienda obrera resultó en el emplazamiento residencial más exclusivo de la ciudad.

Casona de la colonia México
En el número 89 de las calles 29 con 14 sobrevive aún una de las residencias que se construyeron en la colonia México.- Foto Ramón Celis Perera

Transformación social de la colonia México

La nueva colonia comenzó a poblarse con los hijos de personas que vivían todavía en los barrios antiguos del centro o en zonas no tan alejadas, como la García Ginerés.

En otros casos se mudaron familias completas, como los Chapur, que construyeron varias casas juntas para que los papás y los hijos, que ya tenían sus propias familias, estuvieran cerca.

En su mayoría, los nuevos residentes eran matrimonios jóvenes, que ya estaban involucrados en las empresas familiares o comenzaban a ejercer sus profesiones. Muchos regresaban de estudiar en el extranjero y traían impregnadas las ideas de lo que estaba en boga en esos lugares.

¿Quiénes fueron los primeros habitantes de la colonia México?

Gran parte de la gente que llegó a la nueva colonia era dueña de comercios,  empresas e industrias que comenzaron a surgir con la incipiente diversificación de la economía local tras la debacle de la industria del henequén, señala.

La colonia México fue, pues, testimonio de una sociedad en rápida transformación, con una emergente clase burguesa que incluía a los políticos.

Fueron varios los hechos que la convirtieron en la zona residencial preferida de las clases acomodadas, evoca la arquitecta. “Si ‘Fomento de Yucatán’ hubiera concretado la urbanización como marcaba el proyecto original, sería hoy una colonia de obreros, algo así como Cordemex o la Jesús Carranza”.

Su historia cambió sin que se diera un proceso de especulación. Las cosas sucedieron de tal manera que un grupo social vio una oportunidad y la aprovechó”, considera la experta.

Te interesaría: Un “derecho adquirido”

Escaparate del talento arquitectónico y diseño yucatecos

En la colonia México comenzó a formularse la Mérida moderna de los años sesenta, una ciudad abierta a nuevas ideas y a una nueva forma de vida.

Y aquella corriente de renovación tuvo como actores clave a los más grandes personajes de la arquitectura y el diseño del siglo XX en Yucatán: Félix Mier y Terán Lejuene, Fernando García Ponce (además un gran pintor), Alberto García Bolio, Mario Duarte Carrillo, Fernando López Escalante, Felipe Rincón, Álvaro Ponce, Ulises González Torre, Fernando Roche, Carlos Castillo Montes de Oca, Francisco Rubio Ibarra… que hicieron de la zona un sitio singular con obras en las que expresan una nueva actitud cosmopolita y buscan una forma de comunión con su contexto.

En ese momento el movimiento moderno –que significó una verdadera revolución en el campo de la arquitectura y el mundo del arte- estaba en auge en todo el mundo.

La colonia México, un ejemplo de la arquitectura moderna

En Ciudad de México se acababan de construir los multifamiliares de Mario Pani, la Ciudad Universitaria, el Pedregal… esto es, “los nuevos códigos arquitectónicos y la inclusión de innovadores materiales y técnicas constructivas se estaban aplicando ya en el país”, cuenta la doctora González.

Los códigos de la arquitectura moderna, visibles en las residencias de la México, son principalmente losas delgadas, columnas metálicas colocadas en V, techos de ala de mariposa y lo más importante: un estatus fluido. Aparece la ventana en la esquina, que proporciona una visión franca del exterior y expande el espacio, explica.

“Además, hay congruencia con las características climáticas de la región, la mayoría de los arquitectos conocía bien el medio ambiente y lo respetaba”.

Fachada de casona colonia México
Fachada de una de las residencias que se construyeron en la colonia México, como la que está en la esquina de las calles 21 con 16.- Foto Instagram Esdras Castillo

Las casas, centro, eje del contexto urbano

“Uno de los conceptos más innovadores e importantes que causó más asombro a los meridanos de ese entonces son las casas sin barda. Hay una nueva relación con el contexto urbano, no hay límites… y cuando los hay, son casi imperceptibles. La casa se lleva al centro del espacio e incluso comienza a girar, cosa que no se había visto antes”.

Mier y Terán, quien estudió en el prestigioso Rensselaer Polytechnic Institute de Nueva York, gira la casa totalmente en diagonal a partir de una esquina y le da un lucimiento total.

Un bello ejemplo de este recurso inusual era la residencia de la familia Martín frente a la glorieta de la paz, que lamentablemente sufrió una serie de modificaciones que deformaron su aspecto original y la convirtieron en el adefesio donde atiende a sus clientes una compañía telefónica.

Casona abandonada colonia México
Por omisión, ignorancia o desinterés, algunas residencias de la colonia México, como la de la calle 22 con 25 es presa del abandono.- Foto Archivo Diario de Yucatán

La colonia México, víctima de la destrucción masiva

Lamentablemente, en los últimos años la colonia México ha sido víctima de una demolición masiva, acusa la doctora González.

“Ni la gente ni las autoridades entienden el valor de estas casas, que además ofrecen espacios tan grandes que perfectamente, sin destruir su esencia, pueden adaptarse a un negocio, ofrecen muchas facilidades por su planta libre”.

“La gente no entiende ese valor”, insiste. “Estoy segura de que todo lo que tienen hoy en la ‘bodega’ de Telcel cabía perfectamente en la casa original y el negocio pudo haber tenido un valor agregado maravilloso. Ese es parte del problema: creer de manera equivocada que no puede haber adaptación sin destrucción”.

Puedes seguir leyendo: Mayor oferta comercial en el Norte

Sitios emblemáticos luchan por sobrevivir

A pesar de la implacable destrucción de muchas edificaciones originales, quedan todavía varias edificaciones significativas que deben ser salvadas, dice con evidente inquietud.

No sé si aún estamos a tiempo. Aún quedan dos o tres de Fernando López Escalante, algunas de Félix Mier y Terán, una del ingeniero Bojórquez que está restaurada de manera maravillosa, conserva su espíritu y tiene una adecuación a las nuevas necesidades”.

Conservar no es momificar, observa. La arquitectura tiene que estar en constante cambio, pero los edificios significativos no deben perder las cualidades que permiten identificarlos como parte de algo.

“Existe la idea equivocada de que los arquitectos no queremos que se cambie nada y que la ciudad se fosilice… No, pero deben permanecer elementos característicos visibles, que dotan de personalidad propia a las construcciones  y permiten identificarlas como parte de una época”.

Interior casa Palomeque
Interior de la casona de la familia Palomeque, en la confluencia de las calles 29 con 20 de la colonia México, una de las edificaciones sobrevivientes de ese patrimonio urbano de Mérida.- Foto de Ramón Celis Perera

El tiempo pasa… y la colonia México pierde brillo

Actualmente la colonia México comprende, con todo y sus anexiones, unas 75 manzanas. Sus vecinas son: al poniente, la colonia Buenavista; al norte, San Antonio Cinta III; al oriente, la Felipe Carrillo Puerto, y al sur, Itzimná. Con algunas comparte características y semejanzas.

Las ciudades son organismos vivos que, como el cuerpo mortal, evolucionan y envejecen, un proceso natural de la existencia, reflexiona la arquitecta. Y como es obvio, el paso del tiempo no repercute en todos de la misma manera.

En torno a los 70 años, la residencial colonia México ha perdido gran parte de su esplendor: la mayoría de sus edificaciones más representativas fueron destruidas o víctimas de remozamientos poco respetuosos y está convertida en una bulliciosa zona comercial con publicidad en todos los rincones, cafeterías, trattorias italianas, restaurantes brasileños y argentinos, vinotecas, cervecerías, oficinas de gobierno…

Éxodo de sus habitantes e ignorancia oficial

“Es un proceso natural. Las casas van quedando solas. Los dueños han envejecido, sus hijos han formado sus propias familias y se han mudado a otros rumbos. Es la ley de la vida, no podemos culpar a los propietarios, las casas les quedan grandes y buscan venderlas o rentarlas”.

El problema está en lo que no se ha hecho para proteger la zona, acusa. Falta un catálogo de las edificaciones y de los elementos que deben permanecer, porque no es posible conservar todo.

Hay una declaratoria de la colonia como Zona de Patrimonio Cultural emitida en 2004 y actualizada en 2008 y luego en 2012, cuando se sumaron áreas que no habían sido incluidas.

“La declaratoria y el reglamento que la acompaña están bien, el problema es que la colonia es enorme y no existe el catálogo que debería completar esos instrumentos. No se ha hecho el trabajo fino: cuando un propietario quiere cambiar algo, las autoridades no saben qué hacer, porque no hay nada que indique qué puede ser intervenido y qué no”.

Edificación en construcción
Algunas casonas de la colonia México cedieron su espacio a modernos cetros comerciales, como el ejemplo de la edificación de la calle 26.- Foto Archivo Diario de Yucatán

Se pierde la memoria histórica de la colonia México

Pese a todo, la zona no se ha despoblado, lo que ocurre es que sus casas resultan muy atractivas para los negocios, por el tamaño del terreno, la amplitud de las calles, la generosidad de las escarpas, las zonas arboladas, dice. “Es una colonia bonita y caminable”.

Y como todas las avenidas de la ciudad fueron declaradas corredores urbanos y pueden instalarse en ellas todo tipo de negocios, muchas arterias de la colonia se han convertido en zonas comerciales y muchas casas -deshabitadas, en renta o en venta- semejan cuerpos sin alma a la espera de convertirse en tiendas u oficinas.

“El Ayuntamiento ha permitido la demolición de muchas casas, sobre todo en las dos últimas administraciones y la verdad, no veo que las declaratorias de zona patrimonial –un esfuerzo extraordinario de gobiernos pasados- lleguen a buen puerto”.

“El dinero, la utilidad, pasa por encima de la memoria histórica de la ciudad. Y es algo que pagaremos tarde o temprano, porque Mérida está perdiendo los rasgos y los valores que la hicieron tan singular”, concluye.

Te recomendamos: Un “manejo perverso”

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Entre llanto y agradecimiento por incendio al sur de Mérida

Un grupo armado cometió un ataque en una fiesta infantil en Guanajuato

Ataque armado en fiesta infantil: 6 personas muertas