in

La economía, al rojo vivo

El cambio de semáforo frenará la recuperación

Para la estropeada economía del Estado, es una pésima noticia el inminente retorno al semáforo rojo en busca de frenar el desbocado avance de la epidemia de Covid-19.

Cuando se pasó al naranja y se fueron levantando las restricciones, la actividad económica comenzó a despertar y dar señales de vida, pero duró poco el gusto. La aplicación de medidas más estrictas significará prolongar la mala situación en que nos encontramos y que el avance hacia la recuperación continúe siendo incierto.

Tras señalar lo anterior, el economista Álvaro Cano Escalante añade que si las medidas vuelven a ser tan prohibitivas como la vez anterior —cierre de comercios, restaurantes, hoteles, despachos de profesionistas— veremos de nuevo los efectos en las ventas y los ingresos de las empresas y, en consecuencia, en el empleo y el bienestar de la población.

“Estamos en un dilema: por un lado existe la necesidad de mover la actividad económica y por el otro proteger la vida, la salud. Literalmente, caminamos sobre la cuerda floja”.

De bajada

El economista anticipa que en lo que resta del año se profundizará el actual proceso de recesión.

La economía yucateca, como la de los demás estados del país —salvo contadas excepciones— venía de bajada antes de la irrupción de la pandemia. Después de algunos años muy buenos, Yucatán vuelve a ser de los últimos vagones del tren nacional y por su tamaño será de los que sufran más los efectos de esta crisis.

Según cifras preliminares, en el primer trimestre del año Yucatán registró una contracción del —0.8% de su producción, un resultado malo, pero mejor que el promedio nacional (—2.2%). “Hasta cierto punto, fue una baja leve comparada con la media, pero según avance la recesión a índices más graves, históricos, veremos un impacto mayor en Yucatán debido al tamaño y la estructura de su economía”.

Eso significa que en el segundo trimestre, en el que México está reportando una contracción de —17.3%, es muy probable que el desplome del PIB yucateco haya superado el —20%.

Y este regreso al semáforo rojo seguramente agudizará para el tercer trimestre estas cifras desalentadoras.

El impacto del golpe dependerá de lo restrictivas que sean las medidas que entrarán en vigor mañana y de cuánto dure la nueva etapa en rojo, considera. “Vivimos momentos en que las decisiones pueden cambiar en una semana, en 15 días... ojalá no tardemos en regresar al color naranja”.

Medidas urgentes

Es urgente que el gobierno federal reaccione. Por ejemplo, las propuestas que Coparmex le ha presentado para apoyar a las empresas, micro y pequeñas principalmente, “son medidas necesarias, contingentes, no estamos hablando de la antigua idea de corrupción o de rescatar megaempresarios con el dinero público… no. Se trata de una situación especial y las medidas son necesarias. Está haciendo mal el Ejecutivo federal en no considerarlas”.

Eficacia del cierre

A juicio del economista, buena parte de la culpa de que las estrategias aplicadas no estén rindiendo los resultados esperados la tiene que muchas personas no pueden quedarse en su casa, tienen que salir a la calle a buscar el sustento.

“Pero tampoco es posible abrir completamente la economía y permitir la plena movilidad social porque nos hundiríamos en un problema de salud catastrófico. De ahí la delicada labor de las autoridades: si se inclinan un poco hacia un lado puede perderse el equilibrio”.

Tampoco se puede pensar que con las nuevas medidas saldremos de esto en dos semanas, prosigue. Las medidas ayudarán a reducir el impacto negativo de la epidemia, pero finalmente tendremos que aprender a vivir con el coronavirus.

“Hay que asimilar que el Covid-19 es una enfermedad más a la que nos tendremos que enfrentar, como lo hacemos ya, sin necesidad de cerrar la economía, con infinidad de males y padecimientos graves. Por ejemplo, se sabe que muchos yucatecos mueren cada año por complicaciones derivadas de la diabetes o la hipertensión, pero no por eso se restringe la venta de alimentos y productos no recomendados para esas personas”.

“El covid será una causa de muerte más, un nuevo riesgo… cuando lo asimilemos, podremos seguir adelante con nuestras vidas”.— D.Y.

Economía en apuros Reinvención

Para hacer frente a la crisis, las empresas necesitan “reinventarse”, aconsejan.

Internet

Ante los problemas que están teniendo muchas empresas por las medidas debido al Covid-19, el consultor Alvaro Cano comenta que la salvación está en la innovación: “algunas han logrado aumentar sus ventas gracias a que incursionaron en el comercio electrónico”.

Transformación

“Si las empresas quieren sobrevivir tienen que transformar sus redes sociales y su página web, que muchas veces tienen de adorno, en lugares de negocios”.

Cambio definitivo

“Estas medidas no son para resolver una situación coyuntural, de emergencia. Son definitivas, llegaron para quedarse, nuestra economía tiene que dar el salto hacia el comercio en línea”, finaliza Cano Escalante.

Desoyen advertencias: mucha gente afuera en pleno pico de pandemia

Renuentes a usar protección en Tizimín