in

La juventud afronta una crisis de valores, afirma activista

Imagen de archivo de Maritza Morales Casanova, ganadora del Premio Nacional de la Juventud 1998 e impulsora y fundadora de Hunab Proyecto de Vida

MÉRIDA.- Para Maritza Morales Casanova, ganadora del Premio Nacional de la Juventud 1998 e impulsora y fundadora de Hunab Proyecto de Vida, de donde surgieron otros dos galardonados nacionales, la juventud actual afronta una crisis de valores que se carga desde la infancia.

Como ejemplo menciona el tema de la pandemia de Covid-19, pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuestionó a los jóvenes si realmente es una necesidad social tener que ir a fiestas.

Te puede interesar: OMS cuestiona a jóvenes por Covid: ''¿Realmente necesitan ir de fiesta?''

“Esa misma crisis de valores hace que los jóvenes se justifiquen a sí mismos necesidades inexistentes", señala, entrevistada en el marco del Día Internacional de la Juventud, que se celebra mañana miércoles.

"Justifican que tienen que tener una vida social entendida como fiesta y una vida social entendida como la convivencia sana con las familias”.

Habilidad para la tecnología, pero...

La también activista añade que los jóvenes de hoy tienen mayor habilidad en el uso de la tecnología y las redes sociales, aunque lamenta que muchos la utilizan para entorpecer la mente.

“Creo que en la juventud hay potencial, pero los valores no están bien cimentados”, subraya.

Lee también: Los jóvenes, esperanza del país en estos tiempos difíciles

Maritza, quien en 2012 ganó el Premio Rolex por su iniciativa a favor del medio ambiente, considera lamentable la pérdida de valores, "tan falsa que se está promoviendo más comprar en línea en vez de prepararse para algo más productivo".

La pandemia, también una oportunidad

“Lo mismo pasa con los jóvenes, parece que están esperando que termine la pandemia para empezar a hacer algo y regresar a la vida cómoda".

"Son muy pocos los que toman la oportunidad para hacer algo a futuro para su propia vida y la comunidad en la que viven”.

Maritza considera que los jóvenes necesitan mostrar más inteligencia en las propuestas que hacen.

“Ya no podemos tener propuestas de desarrollo económico sin considerar el tema ambiental y el tema social”, opina.

Adolescentes, en el limbo

Por otro lado, lamenta que solo se hable de jóvenes y los adolescentes queden en el limbo.

“Si no estoy mal actualizada, en Yucatán la ley reconoce como joven a partir de los 14 años y en México es a partir de los 12 (…) Siempre son los adolescentes que están en el limbo".

"Hay instituciones que atienden a niños, a jóvenes, pero la adolescencia, que es una de las etapas más críticas, queda desamparada”, concluye.

Abandonan a recién nacido dentro de una bolsa de plástico

Catean predio en el fraccionamiento del Parque: detienen a siete personas