in ,

La mano larga de la corrupción: un caso en Tecoh

El exalcalde de Tecoh Joel Isaac Achach Díaz

Tecoh, municipio ubicado en el centro de Yucatán, se levanta como un reflejo de las irregularidades en la cuenta pública de varios ayuntamientos, en los que predomina la discrecionalidad en el manejo de los recursos.

De paso, la situación pone en evidencia que el combate contra la corrupción está en manos de leones sin dientes. Al menos hasta ahora no se conocen castigos por saqueos al erario.

Uno de esos leones que asustan en el papel es la Auditoría Superior del Estado de Yucatán (ASEY), que ha hecho múltiples observaciones a las cuentas de la administración municipal 2015-2018 de Tecoh, que encabezó el priista Joel Isaac Achach Díaz.

Joel Isaac Achach Díaz en una vaquería de Tecoh, cuando era el presidente municipal.

Solo notificaciones

Casi año y medio después de que Achach Díaz dejó la presidencia municipal, algunas observaciones fueron aclaradas. Otras no, pero nada pasa. Notificaciones van y vienen.

Ante señalamientos de vecinos de Tecoh enterados de las irregularidades, Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, revisó documentación de la cuenta pública de ese municipio.

Todo un menú

Los reporteros tuvieron acceso a las observaciones de la ASEY en los tres años de la gestión de Achach Díaz y encontraron un auténtico “tutifruti”, por la mezcla de asuntos.

Entre esas observaciones figuran contratos asignados en forma irregular, servicios pagados a una hermana del tesorero en funciones y pagos a personal por medio de gente sin vínculos con el Ayuntamiento.

También hay evidencias de empresas que facturaban bienes y servicios no prestados, y omisiones y otras faltas en la retención de impuestos.

Documento de la ASEY correspondiente a la cuenta pública de 2017 que muestra algunos pagos a una hermana del tesorero.

Se extravió y “apareció”

Además, se reporta la simulación en la devolución de un vehículo que estuvo al servicio del Ayuntamiento. En realidad esa unidad nunca fue devuelta, contra lo que se indicaba en un acta de Cabildo, y finalmente “apareció” en la población a fines de noviembre pasado.

De acuerdo con los datos consultados por Central 9, entre las irregularidades más notorias estuvieron los pagos a un negocio propiedad del entonces tesorero del municipio, José Jorge Garnica Alcaraz.

Se trata del taller de mecánica en general Masga Service, con domicilio fiscal en la calle 9 entre 30 y 32 de la colonia Los Reyes, en Mérida. Aparece como su propietaria Juana Garnica Alcaraz, hermana del entonces tesorero de Tecoh.

Según un acta del Cabildo de Tecoh, en mayo de 2017 se dio de baja a este vehículo y se le devolvió a la Secretaría de Seguridad Pública. No obstante, en noviembre de 2019 “apareció” en un predio del municipio.

Negocio familiar

En 2016 José Jorge Garnica autorizó varios pagos a su pariente por mantenimiento y reparación de vehículos. La ASEY detectó anomalías y realizó las observaciones pertinentes.

No obstante, pasando por alto los señalamientos de la Auditoría, el tesorero repitió las operaciones en 2017. Como nada pasó, lo volvió a hacer en 2018.

La propia autoridad auditora hizo notar en sus observaciones que, con base en “la revisión de las actas de nacimiento”, Juana y José Jorge Garnica son “parientes colaterales en segundo grado por consanguinidad (hermanos)”.

En esta observación, la ASEY hace notar el parentesco entre el tesorero de Tecoh y la propietaria de un taller mecánico. Aun así, se siguieron haciendo pagos.

Cientos de miles de pesos

Solo de enero a junio y de agosto a noviembre de 2017, indicó la ASEY en su informe de la cuenta pública de ese año, se detectaron pagos de $529,999.99 a esa empresa.

Los pagos se hicieron con dinero del fondo de participaciones y del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios por concepto de “reparación y mantenimiento de equipo” y “refacciones y accesorios menores de equipo”.

Eran muy precisos

Hay casos en que la autoridad municipal y el taller tuvieron que “cuadrar” números con el importe de los servicios prestados.

Por ejemplo, el 8 de septiembre de 2017 se expidió el cheque 1055 por $70,000, relativo al pago de las facturas 4339 y 4340.

Para que “cuadrara” la cifra se entregaron una factura de $65,207.08 y otra de $4,792.92. La suma arroja $70 mil exactos.

Suficiente para estrenar

En su informe de 2018 la ASEY mencionó pagos anómalos al mismo taller por un total de $399,836.56. Predominan los conceptos de mantenimiento vehicular y cobros por refacciones.

En total esa empresa facturó $1.732,336.55 por mantenimiento, reparación y refacciones para los vehículos del municipio.

Esa cantidad era suficiente para comprar cinco vehículos utilitarios nuevos, considerando precios promedio de las distribuidoras de automóviles.

De un giro diferente

También se hicieron otros pagos por mantenimiento de vehículos y reparaciones mecánicas a una  empresa creada en 2017 que tiene como objeto social “la prestación o contratación de servicios técnicos”.

En el ejercicio fiscal 2015 la administración de Achach Díaz solo tiene responsabilidad en el último cuatrimestre, de septiembre a diciembre.

En ese lapso la ASEY halló once inconsistencias con carácter resarcitorio (que se puede reparar el daño) que representaban un quebranto de tres millones trescientos mil pesos.

Finalmente la autoridad auditora dictaminó de manera absolutoria con documentos expedidos por empresas que, contradictoriamente, fueron rechazados en los ejercicios siguientes por diferentes causas.

El exalcalde de Tecoh Joel Isaac Achach Díaz (derecha) con el diputado local Warnel May Escobar, a quien el primero ha mencionado como su gran amigo y apoyo en el Congreso del Estado.

Omisión, errores, sin documentos…

En el ejercicio fiscal 2016, la ASEY encontró 46 anomalías que representaban un monto de dieciocho millones seis mil novecientos pesos.

Entre esas irregularidades figuran la aplicación de recursos federales en rubros o programas no considerados en la Ley de Coordinación Fiscal y la omisión o errores en las obligaciones fiscales del municipio, por cerca de un millón de pesos.

También la falta de documentos comprobatorios de las erogaciones en servicios personales, en un monto de $1.856,700. En otros casos hay documentos, pero no reúnen los requisitos fiscales.

Pagos “en exceso”

Otras observaciones radican en pagos improcedentes o “en exceso”, en cantidades que van de $11,600 a casi seiscientos mil pesos.

Tampoco se presentaron autorizaciones o se justificaron erogaciones en rangos de $50,100 a $1.828,000.

En el rubro de “Subsidios, ayudas y transferencias” se detectaron anomalías que representan más de millón y medio de pesos, por falta de documentación comprobatoria, por no reunir requisitos fiscales o por no tener autorización o justificación de las erogaciones.

Irregularidades más graves

En 2017 se encontró un número similar de anomalías, aunque con mayores montos.

En ese ejercicio la ASEY hizo 46 observaciones similares a las de 2016, con una cantidad por aclarar de $26.543,199.

Se logró aclarar o solventar un monto de $17.900,351.83, pero quedaron pendientes $8.797,721.31, que aún son exigibles.

La cantidad resarcida correspondió a la actual administración. En su mayoría correspondía a cuestiones administrativas o fiscales.

Como si fueran adivinos

Entre las irregularidades no solventadas llaman la atención las relacionadas con el taller mecánico de la hermana del tesorero, Juana Garnica Alcaraz.

El 11 de septiembre de 2017 se solicitó al alcalde de Tecoh que autorizara un pago de reparaciones de un vehículo. Sin embargo, tres días antes se había expedido el cheque.

Como si adivinara que los vehículos se fueran a averiar, el Ayuntamiento expidió cheques antes de prestarse el servicio. Y los montos, con impuesto incluido, eran muy precisos y al final del mes las cantidades a pagar cuadraban sin problema.

Este cheque fue girado antes de que se autorizara el pago, según se puede comprar en documentos del Ayuntamiento de Tecoh.

Por ejemplo, en enero los servicios prestados ascendieron a $35,000.01; en febrero, a $49,999.99 (con el centavo sobrante del mes anterior se podía cerrar la cifra del bimestre); en marzo, a $80,000.

En abril se pagaron $60,000; en mayo, $50,000; en junio, $75,000; en julio, cero pesos; en agosto, $40,000; en septiembre, $70,000, y en noviembre, $29,999.99.

Asuntos pendientes

Siempre en 2017, está pendiente de solventarse el manejo de $778,842.40 porque se hicieron pagos sin la documentación comprobatoria o con documentación que no reúne los requerimientos fiscales.

También está pendiente de comprobarse el uso de $3.402,338.58 para “pagos improcedentes o en exceso” y otro de $2.835,935.94 porque se cubrieron pagos sin autorización o sin justificación.

Además, se detectó un faltante de bienes por $132,259 que aún no se aclara.

En 2017 asomaron pagos por varios miles de pesos que se hicieron a proveedores por conducto de Paulo Roel Tamayo Aguilar, quien, como dictaminó la propia Auditoría, no tiene relación alguna con el Ayuntamiento.

¿Contador o diligenciero?

De acuerdo con fuentes consultados por Central 9, Paulo Tamayo es un contador conocido en los municipios del interior del Estado porque provee de facturas.

En nuestros archivos consta que en junio de 2018 fue asaltado por una banda de fuereños. Le robaron $183,000 con el truco de la llanta pinchada. En ese entonces se le identificó como “diligenciero”.

El dinero estaba en el interior del vehículo de Tamayo Aguilar y, según se informó, era producto del cambio de dos cheques. En próxima edición abundaremos en las irregularidades en Tecoh, que son apenas una muestra de la discrecionalidad en el manejo financiero en muchos municipios.

Te puede interesar: Compra de tierras, millonario negocio de políticos en Yucatán

Cada 13 horas asesinan a un policía en México

gertz manero feminicidios

Gertz Manero propone eliminar el delito de feminicidio y le responden