in

La mendicidad, añejo asunto con diversas facetas

Un problema de la sociedad

La mendicidad es un problema perceptible a simple vista para todo aquel que camine las calles del primer cuadro del Centro.

Si bien este punto de la ciudad es reconocido por su gran atractivo turístico y cultural, también es posible observar personas en situación de calle y pobreza en las esquinas, en las entradas de las iglesias y negocios, así como deambulando por los parques.

Estas personas basan sus ingresos y su estilo de vida en la acción de pedir limosna.

Quienes se encuentran en situación de mendicidad suelen pertenecer a grupos vulnerables de la sociedad: adultos mayores, madres, niños, indígenas o personas con discapacidad.

Los motivos que los llevaron a esa situación son diferentes, pues dependen de muchos factores, aunque comparten el riesgo que conlleva vivir en las calles.

Estas personas carecen de empleo, servicios de salud, vivienda, agua, luz y educación; son propensos a toda clase de accidentes y por esto, están alejados de toda oportunidad de salir de aquella situación sin ayuda.

La causa natural de las personas viviendo en ese estado se basa en no tener otra opción para sustentar sus necesidades básicas. En consecuencia, los afectados emprenden un viajen sin boleto de retorno a lugares de mucho tránsito con la esperanza de una vida mejor.

“Problema lamentable”

Ante esto, se pidió la opinión de ciudadanos para que compartieran su perspectiva respecto a la mendicidad, cómo afecta al Centro Histórico de Mérida y qué solución proponen a ese problema.

Varios opinaron que es un problema lamentable y triste, ya que actualmente hay una gran cantidad de personas en situación de calle en nuestra ciudad, personas que no tienen un lugar seguro para resguardarse y todos los beneficios que esto implica.

Asimismo, coincidieron en que algunas de las posibles razones de la mendicidad sean el provenir de una familia que hace esto desde tiempo atrás, hacerlo por costumbre y/o comodidad, incluso que realmente no consiguen trabajo.

De igual manera, comentaron que en ocasiones la indiferencia del resto de la sociedad puede ser un factor que influya en la falta de atención hacia este problema; por tanto, impide su disminución.

Por último, recalcaron la importancia de tener un acercamiento hacia estas personas para saber de qué manera brindarles una atención integral que los impulse a salir de esa situación.— Kelly Ojeda, Naomi Vega, Héctor Herrera y Juan Carlos Osorio, participantes de Conexión M.

Curso Universitarios

Ayer se clausuró Conexión M, un curso que ofrece Grupo Megamedia a los jóvenes.

Participantes

Se trata de estudiantes de las licenciaturas en Comunicación, Diseño y Mercadotecnia provenientes de distintas instituciones educativas como la Universidad Modelo, la Uady, la Universidad Marista, la Anáhuac Mayab, el Instituto de Estudios Superiores Las Américas y la UNID.

Mayor impulso a la agricultura orgánica

Peligra el proyecto de Zona Económica Especial para Yucatán