in

Dudan de un proyecto

De acuerdo con un experto

La Mérida IV no está en los planes cercanos de CFE

La planta de energía Mérida IV de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuya construcción empezaría este años, según ofreció el presidente Andrés Manuel López Obrador, parecería una promesa difícil de cumplir, pues la obra no está en ninguno de los planes de corto y mediano plazo de esa empresa, advierte Santiago Casillas Arzac, socio de KPA Energy Solutions, experto en el tema.

Como ya informamos, funcionarios de la CFE dijeron en julio que la licitación de la Mérida IV sería en el último trimestre de 2019 y su puesta en marcha antes del verano de 2020, pero ese proyecto no aparece en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para el próximo año, ni en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional, dice Casillas Arzac, entrevistado en Ciudad de México.

En su visita a Mérida el 22 de junio y ante la inconformidad por los continuos apagones y el encarecimiento de las tarifas de la luz, López Obrador ofreció construir una nueva planta de electricidad.

Tres semanas después, el director corporativo de Operaciones de la CFE, Carlos Andrés Morales, anunció aquí que la licitación de la obra se haría entre octubre y noviembre y los primeros trabajos empezarían en marzo o abril, para iniciar la generación antes del verano.

De acuerdo con el funcionario, la nueva planta, en su primera etapa, tendría una capacidad de generación de 529 Megawatts y su costo ascendería a 250 millones de dólares. Sin embargo, afirma Casillas Arzac, esa obra no solo no aparece en el PPEF, sino tampoco en la lista de proyectos de la CFE financiables mediante Pideregas en los próximos años.

Los Pideregas son proyectos de inversión de largo plazo que se licitan a empresas privadas para que hagan el trabajo. Estas empresas son las que realizan la inversión y comienzan a recibir el pago a partir del momento en que entregan su obra al gobierno.

El proyecto de la Mérida IV, añade el entrevistado, tampoco está en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional, que solo prevé la construcción de cinco plantas. Estarían en San Luis Potosí, Salamanca, Lerdo, San Luis Río Colorado y Baja California Sur.

Estas plantas, aunque están incluidas en el Plan de Expansión de Infraestructura de Generación 2019 de la CFE, en ninguna, afirma Casillas Arzac, se han presentado las bases de licitación, no obstante que en una de ellas la licitación se había programado en mayo, en otra en junio y en una más el 13 de septiembre.

A la luz de esta información, que muestra el atraso general de la CFE en la construcción de otras plantas programadas desde hace años, añade el entrevistado, “se confirma mi idea de que la CFE no estaría considerando la nueva planta en Mérida a corto plazo, pues sus funcionarios creen que el déficit de generación de energía en la Península podría resolverse incrementando la capacidad de transmisión de energía interconectada”.

Casillas Arzac recuerda que en este sentido, la empresa ya anunció la inversión para reforzar el sistema eléctrico de la zona, a través de la construcción de una red de transmisión entre Ticul y Escárcega paralela a la ya existente y para aumentar la capacidad de transmisión de energía hacia la Península de Yucatán, desde las plantas hidroeléctricas del Grijalba, lo que permitirá atender el crecimiento de la demanda en los próximos años.— HERNÁN CASARES CÁMARA

Asimismo, la urgencia de abrir una nueva planta sería menor ya que el próximo año el gasoducto de Energía Mayakán podrá aumentar su capacidad de transportación de gas natural, una vez que se termine de construir la estación recompresora en Cempoala, que enlazará ese ducto con el gasoducto Texas-Tuxpan, que ya comenzó a operar y que trae gas desde Estados Unidos.

Con esto disminuirá el uso de combustibles fósiles en las centrales eléctricas convencionales de la zona, en especial las que usan diésel y combustóleo y que encarecen las tarifas, explica Casillas Arzac, y se abatirá el índice de apagones, así como aumentará la capacidad de generación en las plantas ya instaladas.

Demanda Atención

La red de transmisión entre Ticul y Escárcega atendería la demanda en siguientes años.

Menor urgencia

Santiago Casillas Arzac señala que la urgencia de abrir una nueva planta sería menor, ya que el próximo año el gasoducto de Energía Mayakán podrá aumentar su capacidad de transportación de gas natural una vez que se termine de construir la estación recompresora en Cempoala, que enlazará ese ducto con el gasoducto Texas-Tuxpan.

Disminuiría el uso

Con esto disminuirá el uso de combustibles fósiles en las centrales eléctricas convencionales de la zona.

Amenaza aún latente