in

La pandemia no detiene su labor de solidaridad

Unos pequeños ayudan a amasar un guiso en el comedor comunitario “Maná Caído del Cielo”

Pese a la pandemia, el comedor comunitario “Maná Caído del Cielo” continúa con su labor de distribuir comida y despensas a las familias más necesitadas, aunque al igual que la mayoría de las asociaciones se las ha visto difícil.

“Está difícil la situación, pero no podemos quejarnos porque a pesar de todo esto ha habido gente que nos ha tendido la mano”, señala Genny Osorio Puerto, fundadora del comedor situado en Oxcum, Umán, junto con su esposo, José Manuel Cigarroa.

Antes de la pandemia el lugar recibía apoyo de diferentes empresas, entre ellas una cadena de farmacias que cada dos meses les brindaba despensa. “Entendemos que por la situación ya no nos pueden apoyar, pero no hemos quedado desamparados”.

Y es que, dice, todavía reciben ayuda del Club Rotario de Mérida y de las señoras Geny Falla Alcocer —famosa por haber participado en el programa “Masterchef 2018”—, y Margarita Riegos Magaña.

“Cuando tengo una necesidad les aviso y me traen despensa o me piden que vaya a buscarlo”, dice Genny Osorio.

El comedor también recibe ayuda de locatarios del mercado, donde trabaja José Manuel. “Ellos nos apoyan con frutas y verduras para preparar los alimentos”.

Lo que sí cambió debido a la pandemia fue la dinámica, pues ahora se le pide a los niños y a las personas de la tercera edad que de preferencia la comida se les lleve a su casa. “Pero no tenemos ningún problema si vienen” porque se siguen todas las medidas sanitarias.

El lugar, que abre todos de lunes a viernes de nueve de la mañana a tres de la tarde, actualmente beneficia a 15 familias de Oxcum, aunque también apoyan a una de Tixcacal y otra de Hunxectamán.

Doña Genny reconoce que es difícil trabajar con la situación que se vive por la pandemia, “pero nosotros crecimos humildes y decimos que aunque sea con frijol y arroz, la gente de acá esté contenta”.

La historia del comedor se remonta años atrás; sin embargo, ya son más de 25 que doña Genny Osorio comenzó a hacer labores altruistas en la comunidad. “Antes venía a vender ropa, los sábados y domingos, cuando empezamos a ver la necesidad de la gente dijimos que ya no solo era venir a vender, sino también venir a dar, y así empezamos”.

Para aprovechar el viaje a Oxcum fue que empezaron a vender ropa, pero con el tiempo se dio cuenta de la necesidad y decidió abrir el comedor, para lo cual renunció a su trabajo de enfermera.

En un principio ni su esposo ni sus hijos estaban muy de acuerdo con su decisión, “pero ahora están contentos y orgullosos de todo lo que hemos hecho y aquí estaremos hasta que Dios nos dé vida”.

Para ayuda al comedor puede comunicarse al teléfono 9999-93-03-65 o en la página de Facebook “Comedor Maná Caído del Cielo”.— Iván Canul Ek

Comedor Umán

Genny Osorio recuerda que llegó a Oxcum a partir de un trágico suceso en su familia.

Atraco

Su mamá era comerciante: vendía ropa y por catálogo, Avon, Fuller... “Mi papá la traía a hacer sus cobros; pero hace 25 años en la gasolinera de Mayapán mataron a un gasolinero, lo asaltaron unos homosexuales que estaban tomando y querían más dinero para su parranda, mi papá era el gasolinero y por defender el dinero le dispararon”.

Llegada

La fundadora del comedor narra que su mamá tenía unos clientes en Oxcum y ya no sabía cómo ir a cobrarles porque era su papá quien la llevaba en moto. “Entonces le dije que la acompañaba y así fue como puse un pie en Oxcum”.

Joven pierde el control de su vehículo en la vía Dzilam González- Buctzotz

Franck Fernandez

"Doble fake new o La Guerra de los Mundos"