in

Lamentan que México ceda a la presión de Trump

Alejandro Rojas Díaz-Durán

Las renuncias son algo normal en todo gobierno; sin embargo, tenemos que prepararnos para una etapa difícil en México, en la que confío en que el presidente Andrés Manuel López Obrador haga los ajustes necesarios para enfrentarse a la gran presión de Estados Unidos, dijo ayer en esta ciudad el senador Alejandro Rojas Díaz-Durán, al hablar de las dimisiones en el gabinete.

Con la presión del gobierno de Trump, México está modificando sus prioridades y ahora parece que la única prioridad es satisfacer al gobierno de Estados Unidos; yo creo que eso es un error estratégico porque México no tiene que ceder a tanta presión, agregó el legislador suplente, quien vino a Mérida como parte de sus actividades en busca de la presidencia nacional de Morena. A mí, señaló, no me gustaría que México prácticamente estuviera dependiendo de la agenda de EE.UU.

En un receso de un foro con morenistas que encabezó en un hotel meridano, Rojas Díaz-Durán fue entrevistado por el Diario en relación con las tres renuncias que en poco más de un mes hubo en el gabinete de López Obrador, Como se sabe, el 22 de mayo renunció a la dirección del IMSS Germán Martínez Cázares; cuatro días después, Josefa González Blanco dejó la titularidad de la Semarnat y apenas anteayer se anunció la dimisión de Tonatiuh Guillén al Instituto Nacional de Migración, en medio de una crisis con el gobierno de Trump por asuntos relacionados con aranceles y las corrientes migratorias.

Lo de la secretaria González Blanco fue por el error que cometió al parar un avión, afirmó el entrevistado; el caso de Germán Martínez lo dejó muy claro él en su carta de renuncia. Creo que también ha sido excesivo el recorte, también al margen de maniobra para ejercer el gasto público; hay que revisar el planteamiento de cómo está el gasto público en el ámbito federal, porque creo que se excedieron en los recortes; habría que volver a reasignar recursos.

En cuanto a la renuncia en el INM, dijo que hasta donde él sabe, fue porque Guillén estuvo en contra de que Estados Unidos impusiera la política migratoria de México. “Yo coincido con lo que ha dicho Porfirio Muñoz Ledo: México no puede convertirse en la patrulla fronteriza de EE.UU., no tiene por qué ceder a las presiones”.

Los principios diplomáticos de nuestra política exterior son muy claros —siguió—: somos soberanos, tenemos que reivindicar cómo nos gobernamos; tenemos como país el pleno derecho, reconocido por la comunidad internacional, de autodeterminar nuestro rumbo y no ceder a las presiones de ninguna nación, por muy poderosa que sea.

Entonces, indicó Rojas Díaz-Durán, las renuncias que se han dado creo que son consecuencia del cambio, salvo esta última en el INM, donde se coloca a una gente de mayor confianza, que tenga más experiencia política, porque ahora el cargo en el Instituto debe tener un perfil además político, porque la migración se va a convertir para nosotros en un tema muy complejo.

“Ahora apenas están llegando los migrantes, pero cuando lleguen más y se queden en México eso puede tener una afectación social importante, yo diría hasta preocupante porque, sí todos tienen el derecho a transitar, a migrar, pero nadie tiene derecho a imponerle a un país que los migrantes se queden en su territorio”.

Para el aspirante a la presidencia de Morena, eso va a ocasionar una presión adicional a México y puede generar tensiones inclusive presupuestales. Estuve en Chiapas hace poco y ahí están preocupados porque están viendo que se les puede fracturar el tejido social por la llegada de los migrantes; eso puede desestabilizar al estado de Chiapas…

Por otro lado, manifestó que Morena es todavía un movimiento-partido. Legalmente —añadió— somos un partido, pero aún no tenemos la “organicidad” de un partido político tradicional y no queremos utilizar los arquetipos de los modelos clásicos, sobre todo en el siglo XXI, cuando ya es muy distinta la forma de crear conciencia, de informarse, de debatir; los jóvenes ahora en un teléfono tiene el mundo en la mano.

Tenemos que construir un partido del siglo XXI, que sea innovador, que no tenga precisamente esas reminiscencias dañinas, por ejemplo del PRD, que vino de las izquierdas, de los partidos comunistas, de corrientes sectarias, excluyentes, como células, que terminaron en la formación de tribus y por eso está por extinguirse.— Víctor Manuel Dzul Zum.

AMLO dice que los aranceles son una enseñanza

Leasing, Volkswagen, Mérida

My Leasing de Volkswagen una nueva forma de estrenar auto