in

Larga espera por el aval a cannabis de uso medicinal

Francisco Peña Herrera y Lizbeth Pech Estrella

Alivio en pacientes

Mientras en México se debate sobre si se debe legalizar o no la cannabis o mariguana, un psicotrópico al que se atribuye la escalada de violencia que vive el país, para Francisco Peña Herrera y Lizbeth Pech Estrella, padres de María Alondra, joven de 22 años de edad, la legalización del uso medicinal de esa planta ha sido una lucha y una espera bastante larga.

Su hija padece el síndrome de Lennox-Gastaut, una variante de epilepsia infantil de difícil manejo, que aparece entre los dos y seis años de vida, caracterizada por convulsiones frecuentes y diversas; a menudo se acompaña de discapacidad intelectual y problemas conductuales, y uno de los medicamento que mejor lo controla es precisamente la mariguana.

Al paso de los años, la pareja ha visto cómo se ha desarrollado esta autorización en varios países, empezando con Uruguay y Estados unidos y luego en Canadá.

En México, un grupo de activistas impulsa por las redes sociales que se dé este paso tan importante para los pacientes, más bien en el tema de la cannabis medicinal.

La familia Peña Pech es de las primeras en el país en haber logrado la autorización para la importación de un medicamento a base de mariguana y comenta que legalizarla es una medida de mucha importancia en el sentido de que se abarataría los precios en cuanto al producto que se manejan actualmente.

Por ahora tienen que importar el tratamiento de Estados Unidos y les cuesta alrededor de $6,500 cada tres semanas, por la dosis que se le tiene que administrar a la joven, más los gastos de importación, de modo que todo junto puede costar hasta $15,000 en ese lapso.

La familia pertenece a una agrupación en la cual reciben una reducción del costo de tratamiento y pagan $4,900 en lugar de los $6,500.

“Si lo importáramos de Estados Unidos nos saldría alrededor de los 15,000 pesos, pero al estar en la fundación tenemos este beneficio”, precisó Peña Herrera.

Aseguró que con la legalización, los costos se reducirían alrededor de un 15% del precio actual, que es básicamente el tema de la importación.

Ya en una segunda etapa, dijo, habría un mayor ahorro, un mejor costo, porque ya la materia prima se tendría que importar o producir en México y el aceite se elaboraría en el país.

Demora

El matrimonio opinó que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se tardó un poco en la autorización de este producto medicinal, pues desde hace más de un año se autorizó el uso medicinal en México, y se habían demorado en la reglamentación.

“Sin embargo ya se dio, ya se autorizaron 38 productos de 43 que se habían propuesto porque realmente tienen abajo del 1% de Tetrahidrocannabinol, que hace que el producto en sí sea casi puro y no sea un psicotrópico”, comentaron al Diario.

Si bien el tema de la legalización representa una ayuda muy importante en cuanto al costo, destacaron que queda todavía pendiente la parte del autocultivo.

“Esto es realmente lo que nosotros queremos porque al legalizar nosotros el autocultivo, se reduce en forma importante el costo del tratamiento”, de acuerdo con el señor Peña Herrera.

Luego recordaron que está por presentarse una iniciativa del nuevo gobierno y que Olga Sánchez Cordero, quien será la próxima secretaria de Gobernación, ya dijo que a mediano y largo plazo se espera que haya autocultivo legal en México.

El papá de María Alondra explicó que el padecimiento de la joven es una epilepsia de difícil control, en el sentido de que los medicamentos no le hacen efecto.

Actualmente la joven toma cinco medicamentos para control de la epilepsia y ninguno ha logrado disminuir las crisis; sin embargo, a través del cannabis medicinal han notado una reducción de éstas, entre un 80 y 90 por ciento.

“La reducción y el beneficio lo hemos visto en el número de crisis, se ha reducido la intensidad de las mismas y la frecuencia con la que se dan; anteriormente ella tenía muchas crisis diarias, como 100, entre muy intensas y leves; crisis de caída, espasmos, sacudidas, ausencias. Son crisis generalizadas y con el tratamiento del cannabis se han reducido a unas 10 ó 15 al día”, abundó.

“Hemos visto mucho cambio, (su hija) se muestra más alerta ahora, incluso ya maneja la tablet, está mucho más despierta, ya no saliva tanto. Anteriormente lo hacía mucho. Ahora lo vemos en sus facciones incluso, aparte de estar alerta, ya levanta un poco más la cabeza”, añadió la mamá.

También explicó que además de la epilepsia, la joven padece un retraso psicomotriz desde que era pequeña: la epilepsia se le presentó a los trece años de edad y empezaron las crisis.

María Alondra ya fue sometida a dos cirugías del cerebro llamadas callosotiomía, pero no han sido suficientes. Tras la primera disminuyeron las crisis, pero un año después la tuvieron que operar de nuevo porque no había una reducción importante. En la segunda cirugía disminuyeron las crisis de manera importante al grado que se redujeron al 50 por ciento.

“Pero aun así, las crisis continuaron y fue cuando empecé a investigar en las redes sociales y ahí me entero de la niña Grace, que sus padres fueron los pioneros en el tema del cannabis medicinal en México. Ellos tuvieron la autorización de un amparo a través de la Suprema Corte de Justicia, y a raíz de eso se empezó a mover mucho el tema en México del cannabis medicinal”.— Luis Iván Alpuche Escalante

“Investigué y con base a eso encontré la dirección del médico que atiende a Grace, él es el que actualmente la ve allá en México. Cada seis meses tenemos que ir a consulta con él para su seguimiento”, dijo.

Detalló que él les recetó el cannabis medicinal, valoró a su hija y vio que era candidata al uso del cannabis medicinal.

Desde hace dos años y medio la joven está con el tratamiento.

En Mérida, según, la pareja, hay 5 ó 6 personas que conoce que tienen este padecimiento y que están utilizando el cannabis medicinal y les está yendo bien

María Alondra es una niña sana en general, ya tuvo dos cirugías y ya no es candidata a otra porque prácticamente le han retirado todo el callo cerebral, el callo nervioso. Entonces el médico les dijo que ya no hay otra cirugía para ella.

En todo caso habría otra que se llama de estimulador vagal, pero es un tratamiento caro, como 30,000 dólares; es decir, equivalente a más de medio millón de pesos.

“Nuestra alternativa es continuar con el uso de cannabis, nos gustaría el auto cultivo, sembrar la planta, preparar el aceite, para que el médicamente esté bien. El canabbis es como una especie de antibiótico, neuroprotector”.

 

Grace

Los padres de la niña Grace abrieron el camino a la cannabis medicinal en México.

El mismo médico

“Investigué y con base en eso encontré la dirección del médico que atiende a Grace, él es el que actualmente la ve (a Alondra) allá en México. Cada seis meses tenemos que ir a consulta con él para su seguimiento”, comentó Lizbeth Pech Estrella.

Medicamento

Detalló que él les recetó la cannabis medicinal, valoró a su hija y vio que era candidata al uso de ese medicamento.

Tratamiento

Desde hace dos años y medio la joven está con el tratamiento.

Otros pacientes

En Mérida, según, los papás de Alondra, hay 5 ó 6 personas que ellos conocen que padecen el síndrome de Lennox-Gastaut y que están utilizando la cannabis medicinal y les está yendo bien. María Alondra es una joven sana en general, comentan.

AMLO buscará acuerdos con los EE.UU. y Canadá

Opulenta vida de “El Chapo”