in

Lento retiro de alumnos

En Yucatán ya cerró 40% de las estancias, indican

Rebeca Lugo Fleites, directora de la Estancia “Von Glumer”, calculó en un 40% el porcentaje de estos lugares que han cerrado en Yucatán a raíz del conflicto por esos centros sociales.

Ella es una de las 23 encargadas de estancias que interpusieron amparos individuales ante el Poder Judicial de la Federación contra la suspensión de recursos destinados a las estancias de la Sedesol.

Sobre el número de niños que dejaron de acudir a las estancias al no recibirse las becas, dijo que es un dato muy variado, pero sería un 60% de los 6,000 niños que se atienden y de las estancias que lograron subsistir, su ocupación bajó a la mitad.

De los 23 amparos individuales que promovieron hace unas semanas, comentó que uno fue rechazado y ocho notificados para entregar unos documentos que complementen los amparos, lo que ya atendió el abogado Esteban Camacho.

Rebeca Lugo recordó que el pasado miércoles Joaquín Díaz Mena, coordinador de Programas de Desarrollo del Gobierno Federal en Yucatán, publicó en Facebook que ese día (13 marzo) sería el último del censo, por lo que invitaba a los que no habían sido visitados en su domicilio a acudir a la delegación de Bienestar.

“Ese día decenas de madres beneficiarias se presentaron con sus niños, esos niños ‘fantasmas’ que tanto mencionan que no encontraron, estuvieron en la delegación desde las 8 a. m., y los expedientes de las mamás no aparecían”, dijo.

La entrevistada observó que los expedientes extraviados, así como la falta de coordinación y de información certera se hicieron presentes y evidentes, y “los Servidores de la Nación” tuvieron que regresar a las mamás a sus domicilios, “que porque ahí las van a visitar”.

Rebeca Lugo explicó que a otros les dijeron que hoy (por el miércoles) era último día y tenían que esperar a que apareciera su expediente, y a unos más “que todavía tenían tiempo, ya que su fecha límite es el 15 de marzo”.

“¿Quién tiene la razón, el delegado o los ‘Servidores de la Nación’?, pues en su publicación de Facebook Huacho daba como fecha límite el miércoles 13”, se preguntó la directora.

“Lo que notamos los responsables de estancias es que el padrón que esta delegación tenía de direcciones, nombres y teléfonos era el que los papás dieron en su inscripción hace dos o tres años, y en el caso de los niños con discapacidad quizá cuatro o cinco años, pero esos datos jamás se actualizaban en la secretaría, pues nunca fue requisito”.

“Las responsables de las estancias somos quienes teníamos esos datos actualizados”, aseguró.

“Una estancia cobraba de 300 a 500 pesos mensuales a los niños de la Sedesol, ahora al ser privadas subimos de $1,200 a $1,500 mensuales, presupuesto muy difícil de contar para una mamá que labora de manera informal”, dijo.

Hasta ahora, dijo, no se sabe cuándo les empezarán a depositar a los beneficiarios con el nuevo esquema.— Luis Iván Alpuche Escalante

 

De un vistazo

Casi al triple

La entrevistada explicó que una estancia de la Sedesol solo daba servicio a los niños becados, en eso consistía el convenio que se firmaba cada año, pero al no renovarse éste las estancias empezarán a ofrecer sus servicios particulares y tienen que casi triplicar el costo del servicio.

América vuelve a doblegar a Chivas