in

Llamado a incluir en obra del Tren Maya ideas de las comunidades

Uno de los tramos del Tren Maya en los que se trabaja actualmente

El Tren Maya es un proyecto que puede generar bienestar y desarrollo siempre y cuando las comunidades tengan un papel activo, de lo contrario sería un proyecto colonialista, indicó el maestro Ildefonso Palemón Hernández Silva, durante su participación en el Congreso Nacional del Tren Maya.

Integrante de la Red Educación Superior e Intercultural en la Frontera Sur Sureste de México, el maestro Hernández Silva tocó el tema en su ponencia “Entre el bienestar y el desarrollo: un dilema personal, comunitario y público”.

“Puede haber bienestar, puede haber lo que se conoce como buen vivir con una obra, pero generalmente no ha ocurrido y por eso las grandes dudas y las oposiciones que pueda haber como ha sucedido con otros proyectos y megaproyectos”, explicó.

Abordado al final de su presentación, el también colaborador del Instituto Rosario Castellanos de Ciudad de México y la universidad del Pueblo de Oaxaca dijo que en el caso del Tren Maya las comunidades deben tener un rol activo y participativo.

“Que propongan sus propias acciones, que las actividades que están haciendo las fortalezcan, pero que también puedan desarrollar nuevos proyectos y procesos, y hacer lo que no han hecho. Que su lengua, su cultura, sus saberes, su filosofía… no solo las conozcan más, sino que las den a conocer”.

El maestro Hernández Silva, quien también es asesor del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali) y la Universidad Estatal e Intercultural Maya de Quintana Roo, aseveró que las propias comunidades pueden realizar dichas acciones o, en su caso, los estudiantes y maestros de universidades locales.

Compartió que desde el Inali se está trabajando con la lengua y la cultura y se está en comunicación, pero falta el trabajo con cronistas, hablantes mayas, promotores culturales, artistas para hacer proyectos culturales, artísticos y de valoración de la lengua “y que vayan como si fueran vagones acompañando al gran tren”.

Añadió que si la comunidad toma un papel activo sí puede haber desarrollo y bienestar en un megaproyecto, pues hay condiciones favorables para hacerlo.

“Si no lo hacemos sería un tren colonialista que nos va a traer puro efecto negativo, y la idea es que lo que haya de impacto negativo se disminuya o se elimine o se sustituya por alguna acción benéfica y no nos quedemos nada más en la crítica, la invitación es tener un rol activo y hacer que nos escuchen”. — IVÁN CANUL EK

Apuntes del estancamiento

Entrevista Arsenio Rosado Franco

En Yucatán habría 15 mil pacientes de alzhéimer