in

Los desafíos del agua

Aun con su continuo crecimiento, Mérida tiene garantizado el abasto en los próximos años, afirma la Japay.— Cada persona utiliza un promedio de 200 litros cada día

En promedio, cada habitante de Mérida utiliza unos 200 litros de agua potable al día, una cantidad equivalente a 10 garrafones del líquido que envasan las empresas purificadoras, que son de veinte litros.

En un año, esa cifra se convierte en 73,000 litros por persona. Es el promedio que se obtiene al calcular el agua que se utiliza en el aseo personal, el lavado de ropa, riego de jardín, atención de mascotas y otros conceptos de la vida cotidiana.

Siguiendo las proyecciones del Consejo Estatal de Población (Coespo), en 2020 —año que marca el inicio de una nueva década— Mérida tendrá 949,936 habitantes cuyo consumo total de agua potable será de cerca de 190 millones de litros diarios.

Ante esta situación surge una pregunta inevitable: ¿hay capacidad para satisfacer la demanda futura, no solo en la próxima década, sin reducir la calidad del servicio?

“¡Por supuesto! En la actualidad no se utiliza toda la capacidad de los equipos”, explica Sergio Chan Lugo, director general de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (Japay).

La Japay cubre la demanda que generan la zona metropolitana de Mérida y su área conurbada. La única comisaría en su rango de atención es Caucel. También tiene injerencia en una parte de Kanasín y en una menor de Umán.

Foto: Megamedia

A los municipios del interior del Estado les brinda apoyo técnico y les vende a bajo costo el material de cloración que requieren sus sistemas de agua.

“Si algún municipio nos solicita apoyo por algún problema en sus equipos vamos a atenderlos y les hacemos el diagnóstico”, señala el director de la Junta. “Puede ser algo relacionado con las bombas o con mantenimiento de los equipos”.

Sergio Chan basa sus señalamientos sobre la cobertura de la demanda futura en la capacidad instalada de los equipos y los recursos materiales de la Japay.

Aquí algunos datos:

—La Junta dispone de cuatro plantas potabilizadoras: las Mérida I, II, III y IV. Las dos primeras están en terrenos del sur del municipio; la tercera se ubica en la zona oriente y la cuarta en la zona poniente.

—La más antigua es la Mérida I, inaugurada en 1970. Es la más importante, porque abarca más de cien fraccionamientos y colonias y atiende a 124,000 usuarios. Se entiende por usuarios no a personas sino al contratante del servicio (cuentas), que puede ser una empresa o un local comercial.

—La Mérida I bombea agua a cuatro cárcamos ubicados en sitios estratégicos: en la 42 Sur, en San Sebastián, en la colonia García Ginerés y en la colonia Jesús Carranza. El recorrido del agua desde la planta hasta el último cárcamo mencionado es de 20 kilómetros.

Capacidad suficiente

—La Junta tiene una infraestructura de bombeo de 5,229 litros por segundo a la red de distribución de Mérida y la zona conurbada, pero en realidad factura menos de la tercera parte: 1,700 litros por segundo, cantidad que satisface la demanda actual. En fugas se pierde una cantidad que se ha logrado reducir significativamente en el último año.

—Los 5,229 litros por segundo se distribuyen de la siguiente manera: 2,600 en las cuatro plantas potabilizadoras, 300 en siete cárcamos de rebombeo mayores, otros 300 en 13 sistemas independientes con cárcamos de rebombeo menores, 285 en doce sistemas independientes con tanque elevado, 1,194 en 57 sistemas independientes con bombeo directo a la red y 550 en siete sistemas independientes con cárcamos de rebombeo mayores.

Faltó planeación

Al hablar de la diferencia entre la capacidad de bombeo por segundo y la facturación real, el director Chan Lugo señala que esto muestra que las cuatro plantas serían más que suficientes para surtir las necesidades de Mérida, sin necesidad de los sistemas independientes. “Esto se pudo lograr antes, solo se requería planeación”, señala el entrevistado, al detallar que a su llegada a la Junta, en octubre de 2018, encontró deficiencias que paulatinamente se han corregido.

Un vistazo a las proyecciones demográficas del Coespo arroja que con los 5,229 litros por segundo se podría atender la demanda de agua en los próximos lustros, con baja incidencia de fugas.

Esa cantidad equivale a casi 19 millones de litros de agua cada hora y más de 451 millones al día.

La facturación actual es de poco más de seis millones de litros cada hora y de casi 147 millones al día.

Recorrido

Después de proporcionar estadísticas y otros datos en sus oficinas de la calle 60, Chan Lugo invitó a los reporteros de Central 9 a un recorrido en la planta Mérida I para conocer el proceso de extracción y distribución del agua, pasando por las pruebas de laboratorio y el proceso de tratamiento antes de su salida al canal de bombeo.

Esa planta se surte de 25 pozos distribuidos en 600 hectáreas, en terrenos incluidos en la Reserva de Cuxtal.

Los pozos —actualmente se usan 24 y uno está en reserva— bombean el agua hacia un acueducto que literalmente es como un río en continuo movimiento. Cada pozo bombea alrededor de 55 litros por segundo, aunque en época de sequía puede bajar su nivel.

En próxima edición abordaremos otros detalles del abasto de agua y el tema de fugas.— ÁNGEL NOH ESTRADA

La planta Mérida I es la más antigua y también la más importante: abarca más de cien colonias y fraccionamientos, con cobertura para 124,000 usuarios

Consumo per cápita

En promedio, cada habitante de Mérida utiliza 200 litros de agua potable al día. En un año, esa cantidad se convierte en 73 mil litros.

Mayor demanda

Según proyecciones del Consejo Estatal de Población (Coespo), en 2020 Mérida tendrá cerca de 950,000 habitantes. Su consumo total de agua se aproximará a los 190 millones de litros diarios.

 

Síguenos en Google Noticias

Gata viaja kilómetros atorada en un mototaxi

Luchan por la selva de Chiapas