in

Los primeros 100 días del gobierno de Mauricio Vila Dosal

El Palacio de Gobierno es la sede de la administración que desde el 1 de octubre pasado encabeza Mauricio Vila Dosal

Evalúan al gobierno

Cuatro analistas señalan cuáles son los aspectos que consideran positivos y negativos en los primeros 100 días de la administración que encabeza Mauricio Vila Dosal.— Foro en el Diario

La aplicación de medidas de austeridad en las oficinas públicas, la pronta atención a necesidades del ramo de la salud y la gestión de nuevas inversiones para Yucatán son los tres principales aciertos en los recién cumplidos 100 primeros días de la administración del gobernador Mauricio Vila Dosal, según las conclusiones de un foro realizado por el Diario.

También se habló de lo que en opinión de los analistas no se ha hecho bien en este gobierno que se inició el pasado 1 de octubre. Fueron dos los principales desaciertos señalados: la forma en que se realizan los despidos de personal en las dependencias estatales, que fue calificada de indiscriminada y hasta humillante, y no haber informado pronto a los ciudadanos cuál era la situación real en que se recibió la administración anterior.

Para poner en la balanza el trabajo que está realizando Mauricio Vila, en el marco de sus primeros 100 días en el gobierno, el Diario organizó un foro para el miércoles pasado que tuvo cuatro invitados: la profesora Blanca Estrada Mora, presidenta de la Fecuy y de la agrupación ¡Ya Basta!; el profesor Freddy Espadas Sosa, investigador universitario y analista político; el licenciado Asís Cano Cetina, presidente estatal del PAN, y el licenciado Antonio Salgado Borge, maestro en Filosofía y en Estudios Humanísticos.

Como guía para la exposición de las ideas, se plantearon cuatro preguntas:

1) Mencione tres aciertos y tres desaciertos de los primeros 100 días de gobierno de Mauricio Vila.

2) ¿Considera que el gobernador está en la ruta del cumplimiento de sus promesas de campaña?

3) ¿Cómo califica el papel del gobernador frente a las denuncias de actos de corrupción de la administración estatal anterior?

4) ¿Cuál considera que será el sello del gobierno en los próximos años?

Las conclusiones del foro las publicaremos en dos entregas. En la primera, hoy, nos referiremos a los puntos 1 y 4, y mañana lunes, a los otros dos.

Para la maestra Blanca Estrada, los aciertos fueron: la rápida entrega de ambulancias a los municipios, aunque expresó ciertas reservas sobre la licitación para la compra de esas unidades; la continuidad de las gestiones para traer más inversiones extranjeras a Yucatán y la “facilidad” del gobernador de salir sonriendo en las fotos.

El primer acierto de Vila fue la rapidez con que se entregaron ambulancias a todos los municipios, independientemente de que no se tenga claro que en solo 15 ó 16 días se haya podido hacer una licitación, con todos los trámites que eso implica, para la adquisición por un monto elevado de todas las unidades, señaló. Lo considero un acierto porque siempre son de utilidad para todos, sobre todo para las poblaciones más alejadas, dijo. Como cualquier administración pública, ésta ha tenido claroscuros.

El segundo acierto fue haberle dado continuidad a las gestiones que inició el anterior gobierno para la atracción de inversiones extranjeras. Una muestra de ello fue el anuncio de que una empresa japonesa se instalará en Yucatán y eso generará empleos para los yucatecos.

Quienes saben de esto nos comentan que cuando se trata de empresas internacionales de esa magnitud lo menos que tardan es de ocho meses a un año, apuntó la presidenta de la Fecuy.

El tercer acierto, añadió, es algo que se ha mantenido durante los 100 días y que estoy segura de que se mantendrá durante los seis años: la capacidad del titular de Poder Ejecutivo para tener una sonrisa a la hora de las fotos. Mediáticamente habla bien de él… sabe posar sonriendo.

Sobre los que considera desaciertos, dijo:

Uno de los primeros, lamentables desde mi punto de vista, fue la forma soberbia, humillante e ilegal con que se procedió a despedir a trabajadores de las diferentes dependencias. Aclaro que no es que yo esté diciendo que no debería despedir a nadie, porque un patrón sabe cómo se maneja con sus trabajadores.

Lo lamentable fue la forma… y la forma es fondo. La humillación, el negarles, el escamotearles los derechos que la ley laboral establece. Creo que ese fue un enorme desacierto, porque, desde mi muy particular punto de vista, habla de una calidad humana muy baja.

El segundo que consideró son las ausencias físicas, los viajes que hace el gobernador. He escuchado que se están haciendo gestiones, que se están consiguiendo cosas para el estado, pero como quiera que sea, las ausencias de un gobernante son un desacierto, sobre todo cuando son tan prolongadas y más aún cuando se está en el inicio de una administración. En este inicio de gobierno hay una serie de opacidades en los manejos administrativos, como lo que acabo de mencionar de la adquisición de las ambulancias y así podríamos irnos con otras cosas.

El tercero, dijo, tiene que ver con la presentación de las iniciativas del paquete fiscal, con errores que fueron desde sumas mal hechas, programas que se les pasó poner, poco cabildeo con quienes tenían reducciones en sus asignaciones, etcétera, con la única argumentación de que las disminuciones eran porque el presupuesto federal ya traía una merma para Yucatán. Aquí creo que también vale la pena comentar que al parecer no hay reducción de recursos federales a Yucatán. Que no van a pasar por la hacienda del Poder Ejecutivo del Estado es otra cosa.

Solo el programa federal de jóvenes para el futuro, de becarios para las empresas, tiene destinadas 35,000 becas de 3,600 pesos al mes para Yucatán. Nomás hagamos cuentas.

Para la aprobación del paquete fiscal fue una discusión larga, árida y en la que lamentablemente los ciudadanos solo nos enteramos de lo que nos quieren contar. No tenemos acceso, la ciudadanía no se entera de qué es lo que pasa. Solo los muy enterados pueden saber cómo hacían los cochupos, las negociaciones, los acuerdos y demás.

Espero sinceramente que a lo que se haya aprobado se le dé un muy buen uso, que haya un excelente manejo, porque si falla eso, no le falla a los gobernantes nada más, nos falla a todos, porque las consecuencias las padecemos todos.

Para el profesor Freddy Espadas, el primer acierto de Vila son las adecuaciones a la estructura del Poder Ejecutivo mediante las reformas aprobadas al código de la administración estatal del Estado. Creo que las estructuras gubernamentales no son algo inamovible, todas pueden tener adecuaciones que las propias necesidades cambiantes de la sociedad van demandando, de tal manera que estimo que la redistribución de las principales funciones públicas habla de contribuir a una mejor atención a los diversos sectores sociales.

El segundo son las medidas de austeridad que con un ahorro estimado de más de mil millones de pesos se han estado aplicando, aunque —apuntó— desde luego son insuficientes. Es necesario aumentar la dosis de austeridad, si cabe la expresión, en aspectos como la propaganda oficial, que consume millones de pesos, así como transparentar los salarios de los altos funcionarios.

El tercero mencionado es la captación de inversión extranjera (asiática) por 1,326 millones de pesos para la generación de más de mil empleos, que se estima bien pagados. Asimismo, el mejoramiento de la conectividad aérea de Yucatán con el resto del país y del mundo, mediante la creación de nuevas rutas nacionales e internacionales.

Sin embargo, los desaciertos del gobernador que señaló Espadas Sosa son:

No informar a la sociedad pronto sobre el estado en que se recibió el gobierno, en lo administrativo y en lo financiero, aunque en estos días el Ejecutivo anunció denuncias por el espantoso y escandaloso desfalco de arriba de 500 millones de pesos, para empezar, de la administración anterior. Solo se ha hablado públicamente del boquete de 1,800 millones de pesos que había dejado el gobierno anterior, pero hasta el momento la sociedad desconoce en qué condiciones se ha recibido cada dependencia, cada ente que depende directamente del Ejecutivo.

El segundo son los despidos que calificó de indiscriminados y humillantes de servidores públicos de los niveles operativos. Muchas veces ocurre que los despedidos son expertos en el funcionamiento de las diversas dependencias estatales, gente de carrera, que sabe perfectamente cómo se deben hacer las cosas. Y se desplaza de manera lamentable a muchos de éstos solo para acomodar a personas de la filiación partidista del gobernador, por pago de favores en la campaña electoral. Es lamentable que se siga incurriendo en estas prácticas desaseadas, aunque hay alternancia de distinto tipo.

El tercero es que el gobierno no ha dado pasos contundentes en aspectos claves como la crisis de los servicios de salud. Reciente comunicado del gobernador es un balance muy triunfalista, prematuramente. La crisis del campo tampoco se ha atendido. Aquí le gana al gobernador el presidente López Obrador, quien ha tomado medidas contundentes, aunque podamos discrepar de algunas, ante ciertos problemas de la agenda nacional.

En opinión de Asís Cano, el primer acierto de Mauricio Vila es la aplicación de una política de austeridad, que ya era muy necesaria. Creo que esta reestructuración de la administración pública, el eliminar prebendas y privilegios para funcionarios, el deshacerse de vehículos de lujo, fue una muy buena señal. Además, hacerlo en los primeros días de la administración, me parece que también es consecuente con lo que se hizo en el Ayuntamiento de Mérida que encabezó el hoy gobernador. Siendo una de sus primeras acciones, permitió en el largo plazo generar muchísimos más bienes públicos con ese ahorro.

Esta política de austeridad, en la que se adelantó al gobierno federal, también nos mostró que tener un gobierno austero y responsable va más allá de cualquier ideología.

El segundo fue cumplir una petición de la sociedad en el sentido de instalar un Consejo Ciudadano para el seguimiento del presupuesto, algo nunca visto en Yucatán: el involucramiento de los diversos actores de la sociedad en la elaboración del presupuesto. Esto también nos permite saber que tenemos un gobernador honesto y transparente, que además apuesta por ser un gobierno vigilado por la sociedad civil organizada, señaló.

También destacó la agenda a la que se le ha puesto mayor énfasis, que es la salud, seguridad y apoyo a la mujer. La salud fue una de las banderas de campaña y el hecho de arrancar con acciones concretas y contundentes, como el programa “Médico a Domicilio”, que al día de hoy lleva más de 16,000 personas atendidas, siendo además un programa sin ningún punto de comparación con alguna otra administración estatal previa. La entrega de ambulancias a todos los municipios, sin ningún tipo de distingo de colores, también es un acierto, igual que reforzar los altos estándares de seguridad como un sello de Yucatán.

En el tema de la mujer, desde el principio se presenta la creación de la secretaría de las mujeres con un perfil perfectamente adecuado para esta tarea, reconocido por propios y extraños.

Vemos también que en el presupuesto federal disminuyen los apoyos a los programas de combate a la violencia contra la mujer y subsidiariamente el gobierno del Estado apoya mucho más dotando de mucho mayor presupuesto para ese segmento poblacional, que por supuesto requiere de una atención privilegiada.

Para el líder estatal del PAN, los desaciertos son:

Faltó tino para comunicar en los primeros días del nuevo gobierno la situación real en la que se estaba recibiendo el gobierno. En la entrega-recepción hubo un ambiente de mucha civilidad en las mesas que se formaron entre quienes entregaban o recibían. Se generó un espacio de tiempo en el que me parece que permeó la idea de que se estaba entregando un gobierno ordenado, con finanzas transparentes y equilibradas, un gobierno sin aviadores, donde todos los servidores públicas tuvieran responsabilidades asignadas.

Pero con el paso del tiempo lo que vimos es que había un boquete de más de 1,800 millones de pesos que la anterior administración gastó fuera del plazo programado y obviamente eso se convirtió en una carga financiera para el nuevo gobierno. Vimos que había una multiplicidad de operadores políticos que tenían cargos en dependencias, donde no solo no tenían asignadas responsabilidades, sino que a veces no tenían ni computadora ni escritorio para en teoría hacer su trabajo.

Ahí si faltó un poco de tino para comunicar la situación real. Tan no fue una buena situación en que se recibió el gobierno que la consecuencia fue el anuncio que se hizo el lunes de las primeras acciones para perseguir actos de corrupción que se han encontrado en las revisiones de las entregas y recepciones.

El segundo es hacer poco eco sobre el caso de los superdelegados. A pesar de las nuevas relaciones entre el presidente López Obrador y el gobernador, se ha hecho poco eco a las críticas sobre esta figura del superdelegado, que vulnera leyes y este entendimiento del federalismo entre el gobierno federal y los gobiernos de los estados. El tercero es netamente comunicacional: es quizá no haber salido a atajar las críticas por la agenda internacional del gobernador (los viajes). El hecho de regresar de una gira por Asia con resultados concretos como la instalación de una planta automotriz de una firma asiática en el estado es sin duda un enorme logro, que además no es un asunto menor.

La agenda internacional lo que busca es posicionar a Yucatán como un polo de desarrollo con todas sus ventajas competitivas.

También Antonio Salgado señaló la austeridad como un punto a favor, porque reducir gastos superfluos siempre es importante. Solamente matizaría apuntando que una golondrina no hace verano; es decir, que unas decisiones iniciales no representa necesariamente lo que será la tónica de todo un gobierno y, número dos, que el tema de la austeridad es delicado porque siempre se ha utilizado como bandera para recortar gastos de programas sociales que contribuyen a mejorar las condiciones de vida de las personas más oprimidas.

En ocasiones la austeridad puede ser aplicada exclusivamente a ciertos segmentos dentro de una estructura gubernamental, dejando a las partes altas fuera de este esquema.

Si todo esto no está considerado dentro de la política de austeridad de Mauricio Vila, si va en serio, va bien dirigida y apuntando exclusivamente a lo superfluo a todos los niveles, entonces será una buena noticia. Pero de entrada que se hable del tema es positivo.

El segundo acierto de Vila es la poca voluntad de confrontación con el gobierno federal, precisó. La posición de los gobernadores en este momento en el país es delicada y ellos tienen que considerar cómo van a asumir su papel como negociadores de los intereses de la gente que representan ante el gobierno de la República.

En ese sentido, el gobernador Mauricio Vila ha sido cuidadoso y probablemente está considerando el peso de la superdelegación o los beneficios que las políticas del gobierno federal pueden traer a Yucatán, pero se ha mostrado cauteloso y es importante que así sea. Aunque también es importante que se muestre firme ante las decisiones del gobierno de la República que puedan contravenir los intereses de los habitantes del estado.

Un tercero, que se inició desde antes de que asumiera el gobernador, es el gabinete paritario. La idea de integrar un gabinete con al menos el 50% de mujeres es un parteaguas en el estado, una decisión de la mayor trascendencia, que contribuye a mandar un mensaje y a erradicar a través de la estructura del Estado elementos opresivos o asimetrías de fondo. Obviamente esto es insuficiente por sí mismo, pero me parece que es un paso importante y un buen mensaje el que se envía.

Un pilón a los aciertos es el que surgió estos días con el, por fin, reconocimiento de los documentados casos presentados en Diario de Yucatán mediante Central 9, de la red de empresas fantasmas y de corrupción que estuvieron presentes en el gobierno de Rolando Zapata y que probablemente siguen presentes en algunos gobiernos municipales. La decisión de reconocerlo públicamente y de anunciar que se presentarán las denuncias es positiva.

En cuanto a los desaciertos, expresó lo siguiente.

Falta una política social en el gobierno. Se ha renunciado a un proyecto serio para corregir asimetrías sociales y para desarrollar socialmente al estado. Esto se ve en primer lugar en la decisión de nombrar como titular de la Secretaría de Desarrollo Social a una persona que es un operador electoral, Roger Torres.

También se ve en la falta de proyectos en esa Secretaría. Uno de los temas más apremiantes para nuestro estado es la desigualdad, la pobreza y las condiciones en que viven cientos de miles de personas.

La idea de que la Secretaría pueda ser utilizada como un mecanismo de operación electoral o un ente accesorio con políticas improvisadas o que simplemente replique esta idea de desarrollo social medida en términos entregables es sin duda un desacierto. No se ve cómo por el momento, al menos durante estos primeros 100 días, esto vaya a ser distinto.

También es un desacierto la exclusión de la sociedad civil organizada de buena parte de los proyectos y decisiones del nuevo gobierno.— Víctor M. Dzul Zum

Existe el Consejo Consultivo del Presupuesto y la llamada Alianza por Yucatán, que fue anunciada como un acuerdo histórico entre cámaras empresariales y legisladores con el gobernador. Sin embargo, estos esfuerzos excluyen por completo a todo lo que no sea sector empresarial o colegios de profesionales. La sociedad yucateca es mucho más que eso, está representada por diversas organizaciones y proyectos que no han sido considerados por el gobernador hasta el momento.

Si esta será la visión durante los próximos años, si esta será la manera de gobernar de Mauricio Vila, podemos anticipar que este será un gobierno de élites y para las élites.

 

Lionel Messi, por su festejo 400

Multas en Ticul por prevención