in

Los principios zapatistas siguen más que vigentes

El historiador Raúl Vela Sosa en el marco de una conferencia sobre la trayectoria del caudillo agrarista Emiliano Zapata Salazar

Historiador: el ejido está en una situación difícil

Integrantes de la Academia Liberal de Yucatán escucharon ayer de voz del historiador Raúl Vela Sosa la interesante trayectoria del caudillo agrarista Emiliano Zapata Salazar, considerado uno de los héroes de la Revolución Mexicana. Y Vela Sosa concluyó que a 100 años de su asesinato están vivos sus ideales.

“Para mí, los principios y anhelos zapatistas cobran vigencia en la medida de que hoy el dueño originario de las tierras lo ha perdido”, señaló el destacado académico.

Para el doctor Vela Sosa, en estos tiempos está presente el latifundismo, pero de otra forma. Ahora es un latifundismo urbano porque las tierras ejidales están siendo urbanizadas para otros proyectos.

En su opinión, es muy difícil que los campesinos recuperen sus tierras de nuevo porque las vendieron y tienen usos ajenos al cultivo agrícola.

“Las tierras ejidales están en una situación difícil porque está perfectamente previsto que ese patrimonio era para los hijos del campesino o para los nietos, y a quien lo abandonara le retirarían el usufructo y se le daría a otros campesinos”, recalcó. “Pero en vez de eso, vendieron las tierras”.

Poquitos ejidatarios y campesinos de Yucatán mantienen la tenencia de sus tierras y les recomienda que no firmen cualquier papel que esté relacionado con ellas, insistan ante los gobiernos estatal y federal en busca de financiamiento para que las mantengan productivas.

Saboreando el menú del desayuno que pagaron y en un salón climatizado del Hotel Mirador, los asistentes a la charla sobre la vida y lucha de Emiliano Zapata también se enteraron que un yucateco, en específico un motuleño, Felipe Carrillo Puerto, participó en el ejército zapatista como combatiente en 1914 y el Caudillo del Sur le otorgó el grado de Teniente Coronel.

Carrillo Puerto, gobernador socialista que también fue asesinado el 3 de enero de 1924, fue cercano colaborador de Zapata porque en 1915, narró el doctor Vela, lo nombró representante de la Comisión de Cuautla y le entregó un salvoconducto con su firma para que transitara sin problemas por todo el territorio nacional para el deslinde y reparto de tierras.— Joaquín Chan Caamal

“Marte R. Gómez, uno de los 40 jóvenes estudiantes de la Escuela de Agricultura de Chapingo, redactó sus experiencias y recrea los momentos que vivían los miembros de la comisión”, recordó el historiador.

“Narra cómo en las noches se hacían lecturas en voz alta de obras de pensadores europeos para instruir a los demás compañeros de las comisiones. Con toda seguridad Carrillo Puerto abrevó de esas lecturas, que se refiere a las aportaciones anarquistas de la época”.

El ponente dijo que la presencia de Carrillo Puerto en las tertulias zapatistas es recreada en testimonios publicados y las pláticas del político motuleño en las sesiones con las ligas de resistencia en los municipios yucatecos tienen sus orígenes en las reuniones zapatistas con su militancia.

“Años después, Carrillo Puerto adopta para el Partido Socialista del Sureste el lema Tierra y Libertad, tomado del zapatismo y de orígenes anarquistas”, recalcó Vela Sosa. “Existen versiones de que al momento de que Carrillo Puerto se despide del ejército del sur, exclamó: ‘me voy a Yucatán a repartir tierras’.

El doctor Vela Sosa llamó su conferencia magistral “A cien años: vigencia del agrarismo de Emiliano Zapata” y realizó una remembranza desde la movilización campesina mexicana de principios del siglo XX, la visión agraria, las cuatro guerras de Zapata contra los presidentes Porfirio Díaz, León de la Barra-Francisco I. Madero, Victoriano Huerta y Venustiano Carranza.

También la alianza entre Pancho Villa y Emiliano Zapata, la legislación zapatista, la influencia del agrarismo zapatista en el villista, la traición y asesinato de Emiliano Zapata en una emboscada que acabó con la vida del caudillo, pero con ello le dio inmortalidad y lo reivindicó con las causas de los campesinos de México e Hispanoamérica.

Su retrato aparece en varias partes del mundo donde hay movilizaciones masivas relacionadas con demandas agrarias.

“Un importante periódico capitalino publicó en su edición del 11 de abril de 1919, en sus ocho columnas: ‘El zapatismo ha muerto’. Nada más equivocado”, recalcó el doctor Vela Sosa. “A 100 años del artero crimen del general Emiliano Zapata, la sociedad mexicana toda lo reconoce como el más legítimo líder y representante de los más profundos ideales de la Revolución”.

“Por eso decimos que Emiliano Zapata está vivo en sus ideales, aunque para los campesinos morelenses, el jefe Zapata vive como leyenda permanente en los campos, ya que ellos cuentan que en las noches lo ven cabalgar enarbolando una bandera de Tierra y Libertad”, dijo.

“Algunos, los más ancianos, dicen estar esperando que ‘no más nos llame Emiliano, para irnos con él en la bola”.

“A 100 años, hoy hacemos un homenaje a esa caudillo inmortal”, remató el conferenciante ante los aplausos de la asistencia, que cerró la amena retrospectiva con un “¡Viva Zapata, Zapata Vive”.

Conferencia

El doctor Raúl Vela Sosa llamó su conferencia magistral “A cien años: vigencia del agrarismo de Emiliano Zapata”.

Remembranza

En ella repasó la movilización campesina mexicana a principios del siglo XX, la visión agraria, las cuatro guerras de Zapata contra los presidentes Porfirio Díaz, León de la Barra-Francisco I. Madero, Victoriano Huerta y Venustiano Carranza.

Monterrey golea a Santos

Cartón de Tony: Juego de tonos