in

Lucha contra una carencia

José Trinidad Molina Casares

Entregan cada mes alimentos a 27,000 personas

En lo que va del año, el Banco de Alimentos de Mérida A. C. ya apoyó a 27,000 personas de manera mensual y constante, informó José Trinidad Molina Casares, presidente del consejo directivo.

Al rendir su informe en el marco del Día Mundial de la Alimentación que se conmemoró anteayer viernes, Molina Casares dijo que 27,000 personas no son muchas si se toma en cuenta que en Yucatán, según un estudio del Coneval de 2018, 428,000 no tienen acceso a alimentos.

Acompañado de Jorge Cámara Leal, Manuel Ibarra Patrón y Levy Abraham Macari, tesorero, secretario y vocal de la mesa directiva, respectivamente, Molina Casares agregó que la cifra de personas sin acceso a alimentación aumentaría pues aún no se cuantifica a los afectados por el Covid-19.

La comida se reparte en 128 comunidades de 26 municipios, incluyendo Mérida, precisó. De las comunidades 65 son rurales y 63 urbanas.

Luego aseguró que cada mes se reparten 9,660 paquetes de alimentos que equivalen a 162 toneladas, los cuales de no haber llegado al banco de alimentos se hubieran desperdiciado.

Molina Casares recordó que el Día Mundial de la Alimentación se celebra desde 1979 a fin de recordarle a la humanidad que el hambre aún es un problema que afrontamos los humanos.

“Y que nosotros, en el Banco de Alimentos, creemos que es un problema que tiene solución”, dijo.

“Hoy estamos para celebrar el día y poder recordar este problema que tanto nos afecta a los yucatecos y renovar esperanzas y energías para combatir el hambre en Yucatán, más aún sabiendo que el lunes pasado el Premio Nobel fue entregado al programa de alimentos de la ONU como testigo de que el hambre tiene solución y como un testigo de que no se debe usar para la guerra y conflictos”.

Molina Casares compartió que el Banco de Alimentos de Mérida, que en la ciudad ya lleva 24 años, cuenta con más de 90 donadores o aliados, entre los cuales hay supermercados, bancos y productores locales y nacionales.

También recordó que se ha apoyado a Cottolengo, a las Madres Bautistas y a un grupo llamado los Cazafantasmas que reparten despensas. Y, tras el paso del huracán “Delta”, se ha apoyado al arzobispado de Yucatán y al comedor Santa María.

Compartió que a raíz de la contingencia tuvieron que reinventarse pues la gente ya no podía acudir a la sede por sus alimentos. “Tuvimos que reorganizar nuestra operación. Eso ha sido un reto que todo tipo de organización ha experimentado con el Covid-19”, señaló para luego resaltar que su meta para cerrar el 2020 es llegar a 30,000 beneficiados de manera constante, así como recaudar y procurar más alimentos.

Covid Reinvención

José Trinidad Molina Casares dijo que a por la contingencia tuvieron que reinventarse.

Reorganización

La gente ya no podía acudir a la sede por sus alimentos. “Tuvimos que reorganizar nuestra operación. Eso ha sido un reto que todo tipo de organización ha experimentado con el Covid-19”.

Meta

Su meta para cerrar 2020 es 30,000 beneficiarios de manera constante.

Recuperan equipos de hemodiálisis robados, durante cateo a una casa