in ,

Luz y sombra de penales yucatecos

Revisión policiaca en el penal de Mérida años atrás (Foto de Megamedia)

Una evaluación de las condiciones de los Centros de Reinserción Social de Yucatán da cuenta que dos de ellos tienen una calificación arriba del promedio nacional y los otros dos por debajo de ese indicador.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) elaboró el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria correspondiente a 2018, en el que los penales de Yucatán aparecen en el doceavo lugar de las 32 entidades del país, con una calificación global de 6.83. El promedio nacional es de 6.45.

Los penales mejores evaluados fueron los de Guanajuato y Querétaro, con 8.21; Coahuila, con 8.01, y  Aguascalientes, con 7.54. Los peores son los de Tamaulipas, con 4.92; Baja California Sur, con 4.95; Nayarit, 4.99, y Guerrero, con 5.17.

En cuanto a los Ceresos de Campeche y Quintana Roo, alcanzan una calificación de 6.38 y 6.10, respectivamente.

En 2011 los penales yucatecos tuvieron una calificación de 6.13 en la evaluación de Derechos Humanos; en 2012 de 6.31; 2013, 5.80; 2014, 6; en 2015, 6.37; en 2016, 6.94, y en 2017, 6.81.

Reinserción social

La CNDH explica que al considerar que el artículo 18 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos regula el Sistema Penitenciario y que éste establece de manera preponderante que su organización deberá efectuarse sobre la base del respeto a los derechos humanos, y como fin de la pena de prisión establece la reinserción social de las personas privadas de su libertad, es claro que estos son los ejes bajo los cuales los centros de reclusión del país deben funcionar.

En este sentido, indica la Comisión, para una adecuada organización del Sistema Penitenciario es igualmente importante atender lo previsto en el artículo 1º de la Carta Magna, respecto a que todas las personas gozan de los derechos humanos reconocidos en ella y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, lo cual incluye a las personas procesadas o sentenciadas que se encuentran en prisión.

Por ello, para supervisar el cumplimiento de los preceptos constitucionales mencionados y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 6º, fracción XII de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, este Organismo Nacional realizó la evaluación del Sistema Penitenciario Nacional durante 2018, con el objetivo de presentar de manera puntual las condiciones de internamiento de las personas recluidas en el país y que éstas sean acordes con el respeto a los derechos humanos.

Lo anterior, señala, también de conformidad con la Misión de la CNDH de ser el ente público nacional dedicado a promover, divulgar, proteger y vigilar la plena vigencia de los derechos humanos de todas las personas en el país, en este caso de las personas privadas de la libertad en centros penitenciarios.

Bajo estas premisas se llevó a cabo la inspección y evaluación de las instituciones de reclusión en el país, a partir de lo cual la Comisión Nacional de los Derechos Humanos elaboró el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria, mismo que se emite anualmente y se elabora con base en criterios nacionales e internacionales en la materia, que atienden además a los estándares emitidos por la Organización de las Naciones Unidas, indica la CNDH.

En Yucatán se analizaron las condiciones de los penales de Mérida, Valladolid, Tekax y el femenil, ubicado en la capital del Estado, en ninguno de los cuales hay problemas de sobrepoblación.

Areas del penal de Mérida (Megamedia)
Cereso de Ebtun en Valladolid (Megamedia)
Entrada al Cereso de Ebtun en Valladolid (Megamedia)
Revisión policiaca en el penal de Mérida años atrás (Megamedia)
Policías en el penal de Mérida en pasada revisión (Megamedia).
Olimpiadas organizadas en el penal de Mérida (Megamedia)
Un partido de fútbol de reclusos del penal de Valladolid (Megamedia)
Policías en el penal de Tekax años atrás (Megamedia)
Celebración del Día de la Madre en el Cereso Femenil (Megamedia)
Revisión preventiva en el Cereso de Mérida en años anteriores (Megamedia).

Penal de Mérida

El Cereso de Mérida obtuvo una calificación de 6.65, arriba de la media nacional de 6.45.

Durante la supervisión en el penal meridano se detectó que es importante prestar atención a los siguientes temas:

— Hay una insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes violentos.

— Hay deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a  las personas privadas de la libertad.

— Inexistencia o deficientes condiciones materiales e higiene del área médica.

— Inexistencia o deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones para la comunicación con el exterior.

— Deficiencias en la alimentación.

El reporte también indica que en el penal meridano hay insuficiente personal de seguridad y custodia; ejercicio de funciones de autoridad por personas privadas de la libertad, con condiciones de autogobierno/cogobierno, y hay presencia de actividades ilícitas.

Asimismo, hay deficiente separación entre procesados y sentenciados, e insuficiencia o inexistencia de actividades laborales y de capacitación.

La CNDH observó una apropiada atención en los siguientes temas: supervisión del funcionamiento del centro de reclusión por parte del director, prevención de violaciones a derechos humanos y de atención en caso de detección, condiciones materiales e higiene de cocina y/o comedores, normatividad que rige al centro y capacitación del personal penitenciario, hay actividades deportivas, funciona el Comité Técnico, y se da atención a personas indígenas, las que tienen VIH/Sida y a LGBTTTI.

Cereso de Valladolid

En relación con el penal de Valladolid, alcanza una calificación de 6.27, por debajo de la media nacional de 6.45.

En este reclusorio, se indica:

— Hay deficiente separación entre hombres y mujeres.

— Hay deficiencias en los servicios de salud.

— Insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes  violentos.

— Hay insuficiencia o inexistencia de las instalaciones necesarias para el funcionamiento del Cereso.

— Inexistencia o deficientes condiciones materiales e higiene del área médica.

También se indica que hay insuficiencia del personal de seguridad y custodia; deficiencias en el procedimiento para la imposición de las sanciones disciplinarias; deficiente integración del expediente técnico-jurídico; inadecuada clasificación de las personas privadas de la libertad; deficiente separación entre procesados y sentenciados; insuficiencia o inexistencia de actividades laborales y de capacitación, e insuficiencia o inexistencia de actividades educativas.

En el reporte de la CNDH se observó una apropiada atención en el penal vallisoletano en los siguientes temas: supervisión del funcionamiento del Cereso por parte del director; condiciones materiales e higiene de instalaciones para la comunicación  con el exterior, y condiciones materiales e higiene de los talleres y/o áreas deportivas.

Reclusorio de Tekax

En relación con el Cereso de Tekax, obtiene una calificación de 6.35, también por debajo de la media nacional de 6.45.

Se detectó deficiente:

— Separación entre hombres y mujeres

— Deficiencias en los servicios de salud

— Insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes violentos

— Insuficiente personal de seguridad y custodia.

— Deficiencias en el procedimiento para la imposición de las sanciones disciplinarias.

Además, hay una inadecuada clasificación de las personas privadas de la libertad; deficiente separación entre procesados y sentenciados; insuficiencia o inexistencia de actividades deportivas; deficiencia en la atención a personas adultas mayores, insuficiencia en los programas para la prevención de adicciones y desintoxicación voluntaria.

Entre los aspectos positivos de ese penal se destaca la prevención de violaciones a derechos humanos y de atención en caso de detección; condiciones materiales e higiene de cocina y/o comedores; condiciones materiales e higiene de los talleres y/o áreas deportivas; adecuada alimentación; ausencia de funciones de autoridad por parte  de personas privadas de la libertad en el penal, e inexistencia de cobros (extorsión o sobornos).

Penal femenil

En cuanto al Centro Femenil de Reinserción Social del Estado, ubicado en Mérida, lo califican con 8.03, arriba de la media nacional de 6.45.

Durante la supervisión se detectó que:

— Hay que prestar atención a la inexistencia o deficientes condiciones materiales e higiene del área médica

— Insuficiencia de personal de seguridad y custodia.

— Insuficiencia o inexistencia de actividades laborales y de capacitación;

— Insuficiencia o inexistencia de actividades deportivas.

Se observó una apropiada atención en la distribución de las personas privadas de su libertad; atención de las personas internas en condiciones de aislamiento; existencia y capacidad de instalaciones necesarias para el funcionamiento del Centro; higiene de cocina y comedores; buena alimentación; capacitación del personal penitenciario; normatividad, y separación entre procesadas y sentenciadas.- Alejandro Acevedo Vales

La próxima semana, las autoridades darían a conocer los avances en las investigaciones que se siguen respecto a la caída de un helicóptero en Puebla, ocurrida el 24 de diciembre pasado (Notimex)

Presentarán avances de la investigación por la caída de helicóptero en Puebla

Itzel Nohemí: encuentran muerto en su celda al feminicida de la niña