in

Piden investigación por el “pastelazo” en secundaria

MÉRIDA.—Un grupo de 20 madres de familia pidieron una investigación y castigo por el incidente que ya se conoce como “el caso del pastel”

Aunque había una amenaza de cierre de las dos rejas de acceso para impedir que entrara la directora Haina Vázquez Buenfil, ésto no ocurrió porque la principal involucrada en el incidente,  identificada como Rubí, no llegó a la hora pactada.

Sin contacto con inconformes

Sin embargo, cuando arribó se reunió con un grupo de madres de familia y acordaron exigir justicia a la supervisora, maestra Teresa Mezo Peniche, quien estuvo al frente de la reja principal desde la llegada de profesores y alumnos.

La directora Hania Vázquez se presentó a laborar, pese a la recomendación de la autoridad educativa de que no lo hiciera. Sin embargo, no tuvo ningún contacto con las inconformes.

La supervisora accedió a escuchar las quejas de las madres inconformes y las pasó a la biblioteca donde oyó las distintas versiones.

La exigencia es que “quitaran” a la directora Vázquez Buenfil.

Según las quejosas, Vázquez Buenfil no tiene control de la escuela, permite que algunos alumnos ingresen con “piercing”, que los adolescentes se escapen del plantel y que los alumnos realicen travesuras en la escuela vecina.

Por no respetar a la autoridad

La supervisora Mezo Peniche aclaró que ella no podía destituir a la directora.

Dijo que atendió a los quejosos para recabar información sobre los hechos del pastel y lo expondrá a la Dirección de Secundarias de la Secretaría de Educación del Estado. También dijo que este incidente no hubiese ocurrido si las adolescentes respetaran la disposición de la directora, que es la máxima autoridad de la escuela.

Los hechos

Las niñas tuvieron la autorización del sudirector para que, en el descanso de las 10 de la mañana,  partieran un pastel con motivo del cumpleaños del profesor de español.

Ese día, como la directora Vázquez Buenfil vio transgredida su orden acudió al salón de tercero A y decomisó el pastel. Lo llevó para devolver a la madre de la estudiante que organizó el festejo, quien es hija de la ex presidenta de la sociedad de alumnos (señora Rubí).

En la reja de la escuela la madre de familia y la directora forcejearon por el pastel y, en determinado momento, la directora tiró el pastel con su brazo.

“Lo que refleja el vídeo (que circula en las redes sociales y grabó la hija de Rubí) es que una madre de familia agrede a la directora”, sostuvo la supervisora.

Acusa “revanchismos”

Rubí replicó: “ella le dio el manotazo y lo botó por eso está manchado su brazo. Agarré el pastel para llevarlo a una casa para que al terminar las clases lo partieran, pero lo tiró”.

Las madres de familia expusieron que la directora le negó el permiso al tercero A por “revanchismo” a Rubí, porque antes la directora había autorizado a otro grupo que festejaran a otro profesor.

Las quejas, réplicas y contra réplicas se repitieron y al final, Rubí informó que denunciará el mal trato y las represalias contra su hija..— Joaquín Chan

 

Una familia disfuncional tras el presunto asesino de un carnicero

Breves de economía