in

''Malas señales'' en el proyecto del Tren Maya en Yucatán

Imagen de julio pasado, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo para las obras del tramo 3 del Tren Maya, en presencia de la alcaldesa Reyna Marlene de los Ángeles Catzín Cih, quien días después murió de Covid-19
Imagen de julio pasado, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo para las obras del tramo 3 del Tren Maya, en presencia de la alcaldesa Reyna Marlene de los Ángeles Catzín Cih, quien días después murió de Covid-19

Dos hechos que algunos podrían considerar "malas señales" se registraron en Maxcanú en relación con el Tren Maya, cuyos trabajos apenas el 2 de julio se pusieron en marcha:

La alcaldesa Marlene Catzín Cih, una de las autoridades que presidió la ceremonia, falleció hace unas semanas y la estación donde se dio el “banderazo” se derrumbó.

Te puede interesar: El Covid-19 pone fin a 36 años de carrera política de la alcaldesa de Maxcanú

De alguna manera la tragedia rodea la ceremonia donde el presidente Andrés Manuel López Obrador dio por iniciados los trabajos en Yucatán.

A punto de la tragedia

La tarde del 6 de agosto, unos minutos antes de que la antigua estación se desplomara, había en los techos varios trabajadores.

Su labor era reforzar el edificio para ser utilizado como estación, en caso de que el proyecto final considerara el sitio como “parada” del nuevo ferrocarril.

“Vámonos, vámonos, ya es tarde…”, señaló veterano albañil a sus compañeros, varios de ellos jóvenes, que laboraban en el lugar.

Los obreros bajaron, hicieron unos minutos para retirarse, cuando de pronto, a las 6:10 escucharon un fuerte ruido que hizo que sus miradas se dirigieran al lugar donde estaban minutos antes.

Antigüedad y lluvias

Los techos se desplomaron, unos días antes cayeron lluvias que al parecer reblandecieron la estructura. En el interior había andamios que quedaron inservibles.

Por fortuna ningún daño personal, pero sí el susto de lo que pudo ocurrir y el nuevo luto en el que habría sumido a esa población pues apenas semanas murió Marlene Catzín.

Unos días antes del “banderazo”, que se dio con vieja locomotora como parte del escenario, numerosos trabajadores limpiaron el terreno, pintaron e hicieron algunas reparaciones a la estación que, de acuerdo con veteranos habitantes, tiene más de 60 años.

Lee también: Maxcanú tendrá estación del Tren Maya 

Para unos ferrocarrileros el sitio fue considerado “nido de culebras” por cierta cantidad de reptiles que se encontraron.

La estación fue casa de los encargados de la terminal durante muchos años, tanto en los Ferrocarriles Unidos de Yucatán como de los Ferrocarriles Unidos del Sureste que luego se denominaron Ferrocarriles Nacionales de México.

Otras antiguas estaciones

Se cerró cuando se privatizó el servicio ferroviario y no se volvió a utilizar hasta que se hizo la ceremonia del inicio de actividades del Tren Maya en Yucatán.

Era de esperarse que el viejo edificio cayera por su antigüedad y falta de mantenimiento, como ocurrió a principio de este mes.

Además de estaciones viejas, como la de Maxcanú, el nuevo tren utilizará también antiguas rutas que atraviesan varios pueblos donde las casas están prácticamente sobre las vías.

Sin embargo, se prevén muchos cambios, pues en apariencia aún no hay un proyecto final, pues con regularidad se hacen modificaciones o, al menos, de esa manera se anuncian.

IMSS Digital permite a los patrones realizar diversos trámites en línea