in

Más calor, poca lluvia

En 15 de los 21 días de enero hubo más frío

Durante los primeros ocho meses de 2019, según un análisis de cada uno de los períodos de una meteoróloga local, hubo más días de altas temperaturas y escasas precipitaciones

Un descenso en las condiciones de lluvias, a partir de febrero pasado, déficit que se prolongó durante marzo, abril y mayo, es lo que caracteriza los primeros siete meses de 2019.

A partir de junio pasado se reflejó una recuperación importante en la frecuencia e intensidad de las precipitaciones, aunque de nuevo para julio se registró una carencia de aguaceros, con lo que no se cumplieron las expectativas, ya que históricamente en el séptimo mes de cada año llueve más en la Península de Yucatán. En esta ocasión las lluvias fueron menos que las consideradas.

Con información y estadísticas del Centro Hidrometeorológico Regional de Mérida de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Sareti Cardós Pacheco, meteoróloga de la Conagua Yucatán, ofrece un análisis de los hechos y eventos climáticos más significativos de los primeros ocho meses del año, desgranando cada período con las temperaturas extremas y mínimas, y la magnitud de las lluvias en la capital yucateca y el resto del estado.

Además, la ingeniera física, egresada de la Facultad del ramo de la Uady, con estudios en Meteorología tropical por el Centro de Predicción del Tiempo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica en Maryland, Washington, anticipa pronósticos para septiembre, en el que, según los modelos meteorológicos, las temperaturas serían de habituales a ligeramente por encima de lo normal: septiembre sería caluroso.

El promedio acostumbrado de valores máximos en el estado, recuerda Sareti Cardós, es de 33.7 grados, y se prevé una media de temperatura máxima aproximada a los 34.7 grados.

“El noveno mes se distingue por ser el más lluvioso de cada año; sin embargo, la perspectiva que emite el SMN es que las precipitaciones estarían cerca del valor medio de lluvias; es decir, 15% menos de lo que normalmente se registra en la península de Yucatán”, indica la ingeniera Cardós Pacheco.

Y recuerda que la fase más intensa de formación de ciclones tropicales en las cuencas del Mar Caribe y el Golfo de México, donde está la Península, comienza en la segunda semana de agosto y termina en septiembre próximo, aunque la temporada de huracanes finaliza de manera formal el sábado 30 de noviembre.— Carlos Fernando Cámara Gutiérrez

Enero

En 15 de los 21 días de enero hubo más frío

El primer mes de 2019 se significó por el ingreso de cinco frentes fríos. Se considera a enero de este año menos cálido del acostumbrado históricamente, con bajas temperaturas.

De modo histórico, en este mes es en el que regularmente hay días más fríos en la región. El promedio de registros mínimos durante los 31 días fue de 16.1 grados, y el termómetro alcanzó una anotación máxima de 28.8 grados.

El día más relevante, desde el punto de vista meteorológico, durante enero es el martes 8, cuando llovió intensamente en Cantamayec, cabecera del municipio homónimo ubicada aproximadamente a 80 kilómetros al sureste de la capital yucateca. Hubo un acumulado en 24 horas de 77.5 milímetros. El lunes 28, en Mérida, se registró la temperatura más baja del mes: 10.2 grados.

Al día siguiente, el martes 29, se asentó en Yucatán el valor mínimo, cinco grados, en Oxkutzcab, uno de los principales municipios del sur de la entidad.

En la temporada invernal, a partir del 1 de diciembre del año pasado, en 15 de los 31 días de enero los valores fueron menores a los 16 grados. Casi la mitad del mes hubo temperaturas de más frescas a frías.

Febrero

El frente frío 36 generó lluvias torrenciales

En este mes solo ingresó un frente frío, el número 36. Por esta circunstancia el promedio de temperaturas fue más caluroso de lo normal. El estimado del valor máximo fue de 33 grados, lo que convirtió a febrero de 2019 en el más caluroso desde que se tienen registros históricos. El promedio de temperatura mínima fue de 18.8 grados.

Las fechas climáticas más relevantes del segundo mes del actual año fueron el 12 y el 22. El martes 12, el frente frío número 36 dejó un acumulado de lluvia torrencial de 181.6 milímetros que reportó la estación de Chocholá, municipio al oeste del estado, aproximadamente a 21 kilómetros de Mérida. Esa precipitación también es el mayor acumulado en 24 horas de lo que va en el año 2019. El viernes 22, en el municipio de Calotmul, a unos 150 kilómetros al este de la capital yucateca, se registraron 39.5 grados, la temperatura más alta del mes.

Aunque diciembre y enero son meses catalogados como los más fríos del año, históricamente febrero es el período en el que se agudiza el invierno en la Península, particularmente en Yucatán. Los valores tienden a ser más bajos en el segundo mes de cada año; sin embargo, ocurrió lo contrario en esta ocasión.

Marzo

A finales de marzo prevaleció intenso calor

Marzo se caracterizó por ser un mes más seco, ya que se acumuló el 38% de lo que normalmente llueve. ¿La razón? Debido a que los sistemas frontales que llegaron a la Península fueron de características de aire seco y frío.

En relación con las temperaturas hubo un comportamiento “normal”. El promedio de valores máximos fue de 33.6 grados y mínimos de 19 grados.

Entre los hechos más notables del tercer mes del año destacan el que ocurrió el lunes 18: llovió muy fuerte en Río Lagartos y Mocochá, en ambos municipios se registraron 55.6 y 52.3 milímetros, respectivamente. El jueves 28 amanecieron varios municipios del sur del estado con temperaturas cercanas a los 10 grados después del paso del frente frío número 46. Los termómetros descendieron ostensiblemente a 8 grados en Oxkutzcab; 8.5 en Abalá; 10 en Tekax y Conkal, y 11 grados en Mocochá.

En contraste, a finales de este mes hubo condiciones muy calurosas en la mayor parte de la Península por el establecimiento de un sistema de alta presión, con temperaturas máximas de 31 a 35 grados para Yucatán; de 32 a 36, en Campeche y de 30 a 34, en Quintana Roo.

Abril

En Progreso hubo 41.2 grados

El cuarto mes del año se distinguió por contradicciones climáticas, por el reporte de temperaturas extremadamente calurosas durante el día y por la afectación del paso de frentes fríos, que ocasionaron en la Península de Yucatán amaneceres con temperaturas de 10 grados. El promedio de temperatura máxima fue de 35.8 grados.

Abril de 2019 es considerado por los especialistas ligeramente más cálido de lo acostumbrado, con un promedio de valores mínimos de 20.7 grados.

El lunes 1, en el observatorio de Progreso se anotó la temperatura más alta del mes, 41.2 grados. También este valor es la segunda temperatura más calurosa en esa estación desde que se tiene registro. El lunes 8, una tormenta intensa deja 106 milímetros de lluvia acumulada en 24 horas en Becanchén, Tekax. El domingo 21, después del paso del frente frío número 52, gran parte de la entidad se despierta con temperaturas de frías a templadas, siendo la más baja de 9 grados en los municipios de Abalá y Mocochá. En Mérida se reportaron 14.7 grados. La masa de aire frío asociada con el frente frío 52 mantuvo un evento de norte con rachas superiores a 50 kilómetros por hora en la Península.

Mayo

la más elevada

Mayo se diferenció por temperaturas muy calurosas a extremadamente calurosas, lo que lo convirtió en el mes más sofocante del año, con un promedio de 37.4 grados.

El dominio de un sistema anticiclónico aunado a un déficit de precipitaciones en gran parte del estado es la causa principal del bochorno que dominó este mes.

El valor histórico más elevado de temperatura en Yucatán fue de 47 grados el 16 de mayo de 2005, en la comisaría de San Diego Buenavista, a unos 70 kilómetros de la cabecera municipal de Tekax. La segunda temperatura más cálida, según archivos de Diario de Yucatán, fue en mayo de 1998 en el municipio de Abalá, cuando el termómetro llegó a 46 grados.

Sin embargo, en las regiones noroeste y centro las precipitaciones acumularon 30% por encima de lo que normalmente llueve en esas zonas de la entidad.

Ejemplos significativos en este mes se dieron el domingo 5: llovió 93 milímetros sobre la capital yucateca, con un acumulado máximo en 24 horas durante 2019. El lunes 13 se registran 42.5 grados, la temperatura máxima del quinto mes del año en el municipio de Chocholá.

Junio

Extremo calor castigó a Yucatán en mayo

En el sexto mes de 2019 dominaron las temperaturas más altas del año, con un máximo promedio estatal bastante caluroso. El valor promedio fue de 36.6 grados, el tercer promedio mensual más cálido desde que se tiene registro.

En cuanto a precipitaciones, se registró un acumulado previsto ya que llovió el 96.6% de lo que normalmente llueve, siendo el área con mayor precipitación el noroeste del estado.

Entre los acontecimientos más sobresalientes de junio se cuentan: el sábado 1 comienza la temporada de huracanes en el océano Atlántico. El sábado 8, en Mérida, se reportó la temperatura más alta del año, 40.3 grados. El domingo 9, se registra el día más caluroso del año en Yucatán con valores mayores a 40 grados, según datos de más de 10 estaciones meteorológicas de la Conagua. La temperatura más elevada fue de 43.5 grados en el municipio de Ticul. El sábado 29, una vaguada profunda; es decir, una baja de la presión atmosférica que se registra entre dos sectores que tienen alta presión, ocasiona que se generen lluvias de muy fuertes a intensas sobre la entidad, acumulándose en solo 24 horas 129 milímetros en Tizimín.

Julio

El 1 de junio comenzó el ciclo de huracanes

En este mes se observó un comportamiento por debajo de lo habitual en cuanto a las precipitaciones, ya que se acumuló el 70% de lo que normalmente llueve en Yucatán.

También se reportaron temperaturas muy calurosas, lo que ocasionó un incremento en el promedio de valores máximos en el estado, que se estableció en 35.7 grados, el más alto desde que se tienen registros de la Conagua Yucatán.

En el séptimo mes de 2019, los eventos más importantes se registraron el martes 9 cuando una fuerte lluvia cayó sobre Mérida. Se contabilizaron 58.8 milímetros en 24 horas en el poniente de la ciudad. El sábado 20 también hubo una precipitación intensa en el municipio de Abalá, en el surponiente del estado y a unos 37 kilómetros de la capital yucateca. El acumulado en 24 horas fue de 70 milímetros. Este mismo día, de manera discordante, Peto, a unos 180 kilómetros al sur de Mérida, al sur de la entidad, el mercurio se elevó a 41 grados.

De acuerdo con datos de Diario de Yucatán, en julio se registró récord de temperaturas extremas en el estado. El 16 de julio de 1992, en Maxcanú hubo 48 grados y ese mismo año en Mérida, 40.4.

Agosto

Este mes en Peto se registraron 41 grados

De acuerdo con la ingeniera Sareti Cardós Pacheco, meteoróloga de la Conagua Yucatán, para la primera mitad del actual mes de agosto se prevén que las precipitaciones sean muy dispersas, lo que ocasionaría que las temperaturas máximas sean ligeramente por encima de lo acostumbrado en el centro y sur de la entidad.

Al finalizar agosto, según los modelos climáticos, se predice que las lluvias en el centro, norte y noroeste de la entidad sean ligeramente por encima de lo “normal”, ya que la actividad de las ondas tropicales incrementaría la actividad sobre el Mar Caribe y el sureste del país.

La temperatura media habitual en el estado durante el octavo mes del año es de 34.3 grados, por lo que se podría vaticinar un promedio mensual de 34.8 a 35.3 grados en lo que resta de los 31 días.

El viernes 9 pasado, por la tarde hubo precipitaciones y zonas de tormenta con actividad eléctrica y rachas de viento fuerte en el centro, sur y noroeste de Yucatán, por el paso de la onda tropical número 27, aunque también prevalecieron temperaturas calurosas en la mayor parte del estado. Seguirá en los siguientes días el efecto de bochorno por los altos valores y el alto contenido de humedad.

Inculcan cuidado al planeta

No cuadran las facturas