in

Masiva salida para la captura de pepino de mar

 

PROGRESO.— A tres días que se inició la temporada de captura de pepino de mar y cuando los volúmenes de captura son bajos en esta parte de la costa, podría haber conflicto entre pepineros debido a que pescadores de Celestún están llegando con sus lanchas para la captura del equinodermo.

La “pepineada” que será de 15 días en toda la costa y cuya cuota es de 1,200 toneladas arrancó el sábado pasado con algunas embarcaciones, pero fue hasta ayer lunes cuando se sumaron decenas de embarcaciones y se espera que hoy martes cientos de lanchas invadan el mar para el buceo de esa codiciada especie marina.

Las lanchas ribereñas que llevan tres pescadores, de acuerdo con el permisionario Alberto Hernández Chi, traen diversos volúmenes de captura, unas arriban con 40, 80, 130 y algunas con 150 kilos del equinodermo, con lo que apenas alcanza para costear los gastos del viaje para pagar gasolina y hielo.

Hasta ayer a los pepineros se les pagaba a $50 el kilo del pepino fresco, el año pasado se llegó a pagar a $100. El kilo salcochado se paga a $520, en la temporada pasada se pagó a $700. Los dueños de lanchas y comerciantes comentaron que no pueden subir el precio porque los compradores no quieren pagar más.

Los pescadores señalaron que la captura del pepino de mar se realiza desde Uaymitún hasta Dzilam Bravo de entre 6 y 10 millas de la costa, a profundidades de 10 a 12 metros, así que el buceo se realiza con compresores.

En Chicxulub Puerto donde numerosos pescadores están dedicados a la pesca del pepino, los permisionarios comentaron que en esta temporada no trajeron a buzos de Puerto Morelos, Quintana Roo, pues cobran muy caro para trabajar, así que la pesca de realiza con buzos locales.—GABINO TZEC VALLE

Pero también señalaron que debido a que en el poniente del litoral hay poco pepino de mar, ya comenzaron a llegar a esta parte de la costa (Progreso-Chicxulub) pescadores de Celestún que trajeron sus lanchas para trasladarse a la zona de captura que se ubica en la franja de Uaymitún a Dzilam Bravo, lo que podría derivar en conflictos.

Alberto Hernández señaló que entre los pescadores de Chicxulub hay malestar por la llegada de pescadores foráneos y que la mayoría ha externado que no van a permitir que instalen sus campamentos en esta parte de la costa.

 

La portada del día

¿Cómo saber a quien sí amas?