in

Mayor prevención

En el centro de monitoreo de la Secretaría de Seguridad Pública se ejerce control sobre las cámaras de vigilancia instaladas en puntos estratégicos de la ciudad

No tiene precio vivir en paz, dicen durante un foro sobre “Yucatán Seguro”.— Detalles de las cámaras de vigilancia y los arcos carreteros

Participantes en el foro “Yucatán Seguro” recalcaron la conveniencia de reforzar la prevención para obtener mejores resultados en materia de seguridad pública.

En respuesta, representantes del gobierno del Estado subrayaron que sí se ha considerado ese aspecto e, incluso, en la presente administración se está trabajando en un mecanismo transversal para conjuntar esfuerzos de todas las dependencias y aprovechar programas que se aplicaban de manera individual.

Te interesa: Seguridad… y otras necesidades

El foro, como publicamos ayer, fue convocado por Grupo Megamedia y participaron los investigadores Leticia Paredes Guerrero y Freddy Espadas Sosa, David Sosa Solís —integrante de la asociación Poder Ciudadano Colectivo 4 de Julio—, María Fritz Sierra, secretaria general de Gobierno, y Luis Felipe Saidén Ojeda, secretario de Seguridad Pública del Estado.

La tercera pregunta que se les planteó —ayer informamos de las dos primeras— fue: ¿Se justifica una inversión de $2,500 millones para el programa?

A continuación, un resumen de las respuestas, en el orden en que fueron formuladas:

María Fritz.— Yo creo que la cantidad que se destine a la seguridad nunca es suficiente. La inversión que se realice en la seguridad tiene una repercusión en el empleo, por ejemplo.

La seguridad vale lo que haya que invertirle. No tiene precio vivir en paz, no tiene precio vivir en un Estado que es, según el Índice de Paz México, el más pacífico.

En esta administración estamos trabajando de una manera transversal en la prevención. A veces encontrábamos acciones de prevención aisladas en diferentes secretarías. Ahora nos estamos concentrando en la prevención del delito. Por ejemplo, la Fiscalía tiene un programa de prevención y de pronto entra a una escuela y ofrece pláticas a los papás. Y otra vez de pronto, a los cuatro o cinco días llega otra secretaría que tiene el mismo programa.

¿Qué estamos haciendo? Estamos concentrando los esfuerzos para llegar a más personas, con más eficiencia y eficacia.

Luis Felipe Saidén.— Definitivamente, la tecnología es costosa. Las indicaciones del gobernador, el licenciado Mauricio Vila Dosal, fueron muy precisas: no es nada más mantener la seguridad, sino que hay fortalecerla, mejorarla sustancialmente, y eso es lo que se está haciendo.

Muchas cámaras de vigilancia (consideradas en “Yucatán Seguro”) serán para municipios que no tenían. Y pueden ser municipios como Muna, Kanasín, Valladolid, Progreso, Tizimín, Umán, Tekax, Motul, Ticul, Oxkutzcab, Izamal, Peto, Halachó, Conkal, Sotuta, Teabo, Kantunil, Huhí, Ucú, Dzemul, Mayapán y Cantamayec.

Tekax va a tener 135 cámaras; Valladolid, 175; Progreso, 150.

Y no son nada más estas inversiones. El gobernador entregó (a la policía) 353 nuevas unidades y se abrieron 300 plazas más, se conformó la Policía Metropolitana…

Ustedes eran testigos de lo que pasaba en Kanasín, que era nota todos los días. Cuando recibimos instrucciones del gobernador de entrar a trabajar en ese municipio se metieron 26 unidades de la Secretaría de Seguridad Pública y bajó la incidencia delictiva.

En el sur de Mérida se pondrán 594 cámaras, un aumento de 222.83% en esa zona. En el Oriente se van a colocar 577, para un aumento de 91.06%. En el Poniente aumentarán un 38.18%.

En el centro de monitoreo (de la SSP) ubicamos los “mapas de calor” y buscamos de manera tajante bajar los índices delictivos.

Sin seguridad no hay bienestar ni prosperidad, señores. Nosotros tenemos que trabajar todos los días para mantener la seguridad del Estado. No hay seguridad más cara que la que no se tiene. Por eso se está haciendo lo correcto, se está trabajando para muchos años más.

De fibra óptica se tendrán 150 kilómetros. Es carísima, pero necesaria.

Hoy tenemos 100 arcos carreteros y se va a crecer en 119 más. Vamos a tener 219 arcos carreteros lectores de placas. Una cámara de ese tipo vale más de 200 mil pesos por carril.

Y quiero decirles que será muy difícil que transite un vehículo en una carretera estatal sin pasar por un arco carretero.

Las cuatro lanchas que se piensa adquirir no son embarcaciones de recreo. Hoy contamos con cinco, y estas cuatro nuevas van a reforzar la vigilancia de la costa. Son embarcaciones especiales para patrullaje y, lógicamente, son costosas.

Yucatán es de los estados con más bajos índices delictivos. Y no nada más quisiera que fuera de los más bajos. Ojalá que no tuviéramos ningún delito.

Leticia Paredes.— Por supuesto, cuando se trata de seguridad no dudamos en apostar. Las respuestas, buenas o malas, vendrán a partir de los resultados. Y creo que eso se verá a largo plazo.

Tal vez haría falta mayor difusión de lo que se está haciendo en torno a la seguridad. Se difundió la solicitud de recursos (para “Yucatán Seguro”), pero no se difunde qué se está haciendo, como el esquema de unión de varios programas en torno a la prevención. Son cosas que la ciudadanía no conoce; y si no las conoce, la evaluación final es que no hay un buen resultado.

Yo insisto en la prevención. Efectivamente, la seguridad y la vigilancia son muy importantes, pero si no prevenimos, por mucha infraestructura que tengamos no vamos a lograr buenos resultados a largo o a mediano plazo.

Esta prevención tiene que verse más allá de la capacitación. Tenemos que hablar de todo lo que abarca la parte estructural, económica, política y cultural (Continuará).— ÁNGEL NOH ESTRADA

Pidieron apagar cámaras

El recuerdo de lo ocurrido el 4 de julio, en el foro

Las cámaras de vigilancia ubicadas en la glorieta del paso deprimido no funcionaron el 4 de julio de 2011 porque se pidió que fueran desconectadas con motivo de las obras, según reveló Luis Felipe Saidén Ojeda, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

El tema salió a flote durante el foro “Yucatán Seguro” que se realizó en el edificio central de Diario de Yucatán.

Antes de responder a la tercera pregunta de Grupo Megamedia, el arquitecto David Sosa Solís, integrante de Poder Ciudadano Colectivo 4 de Julio, indicó:

“Particularmente en el tema de las cámaras, hay un aspecto que no puedo dejar de mencionar: el 4 de julio de 2011, en el suceso de la glorieta, había cámaras que no funcionaron…”

“Pero no funcionaban porque había obra, y nos habían pedido que se desconecten, pues se estaba trabajando… Yo era secretario en ese momento…”, intervino Luis Felipe Saidén, sin precisar quién planteó la petición.

De nuevo habló David Sosa: “Correcto. En ese entonces no hubo una explicación pública tan precisa. Nos quedamos con una mala impresión”.

En efecto, es la primera vez que se ofrece esa respuesta.— ÁNGEL NOH ESTRADA

Liberan más de dos mil crías de tortuga

Tendencia al caos