in

Menos aglomeraciones: siguen las dudas y quejas por los nuevos paraderos

La mayoría de los usuarios respeta los puntos marcados en la acera para guardar la sana distancia

Transporte

El Plan de Mejora de la Movilidad Urbana para el Centro Histórico tuvo ayer su segundo día de aplicación y las nuevas zonas de paraderos en los cuatro puntos cardinales no registraron las aglomeraciones de semanas anteriores.

Con el inicio de la semana laboral aumentó la movilidad peatonal y ello también ocasionó el incremento del número de usuarios en los paraderos del Norte, Oriente, Poniente y Sur, pero la dispersión de las zonas de ascenso a lo largo de las calles evitó que las aceras se atiborraran de personas como ocurría en los paraderos de la calle 56, de la 59 a la 55, que parecían un río humano compacto todos los días.

Ayer fue más larga la fila de personas para entrar en la sucursal de Banamex que está en la esquina de las calles 59 y 56, que en los nuevos paraderos del Norte.

En estos dos primeros días de la puesta en marcha del Plan de Mejora de la Movilidad, las autoridades lograron disminuir las aglomeraciones en los paraderos y la dispersión de las rutas permite que las personas guarden la sana distancia.

Además, todos viajan con cubrebocas, lo que ayudaría a reducir los contagios del Covid-19, que es el fin de este plan vial en el Centro de Mérida.

Las filas en los paraderos no rebasaron las 100 personas que esperaron el autobús urbano a lo largo de la zona de ascenso de la calle 52, desde la 55 hasta la 51, por la rapidez con que llegaron los autobuses, subieron los pasajeros y partieron a sus recorridos habituales.

Sana distancia

Lo mismo se observó en la zona de ascenso de las rutas del Poniente, de la calle 61, desde la 66 hasta la 72, cuyos usuarios se resguardaron del sol en la acera de enfrente que proyectaba sombra, pero guardando la sana distancia, aunque no estaba marcada en el piso porque estaban fuera del paradero oficial.

Sin embargo, la falta de conocimiento de las rutas sigue creando confusión y molestia porque los usuarios no las ubican con facilidad, ya que el plan de movilidad está diseñado por rutas y no por colonias, fraccionamientos y dependencias como se acostumbraba.

¿Dónde para el camión de San Marcos-Roble? ¿Y el que va a la Fiscalía?, preguntaron cuatro señoras que ya habían ido a una primera zona de ascenso donde las enviaron en un principio, pero allí no hacen parada los autobuses que las llevarían de retorno a sus casas.

La confusión, según expresaron a una persona que las orientó en el paradero de Circuito Enlace del DIF Municipal, es que las bajan en una calle, pero de regreso es en otro lugar donde deben abordar el autobús.

Además, las “combis” tienen un sitio de ascenso y descenso diferente al de los autobuses y confunde a esas usuarias porque son muchos paraderos que hay a lo largo de la calle de ascenso y deben leer cada letrero de las rutas donde generalmente no están todos los nombres por donde pasa el camión urbano en su recorrido a los barrios.— Joaquín Chan Caamal

 

Sería un martes lluvioso

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador