in

Menos visitas a Chichén Itzá

Foto: Megamedia

La caída es de casi 10% con respecto a marzo de 2018

La afluencia de visitantes a la zona arqueológica de Chichén Itzá en marzo, mes en que ocurre el Equinoccio de Primavera, disminuyó casi un 10% con respecto al mismo mes del año pasado.

Las estadísticas del Instituto Nacional de Antropología e Historia sobre afluencia de visitantes a los museos y zonas arqueológicas que administra consignan que en marzo de este año Chichén Itzá recibió a 224,668 visitantes, cuando en el tercer mes del año anterior la afluencia fue de 248,282 turistas, lo que representa una reducción de 9.6%.

En general, los sitios arqueológicos yucatecos resintieron una disminución de visitantes al pasar de 338,887 en marzo de 2018 a 318,843 en el mes pasado; es decir, se tuvo 20,044 menos visitas. Sin embargo, en el caso de Chichén Itzá, Patrimonio de la Humanidad desde 1988, la caída es de 23,614 turistas en general, pero si solo se revisan las cifras de visitantes extranjeros hay un desplome considerable, pues en 2018 llegaron a esta zona arqueológica 175,738 y este año fueron 147,338: 28,400 menos.

El año pasado las vacaciones de Semana Santa fueron en marzo, y en los recesos escolares las zonas arqueológicas registran un incremento de visitas, sobre todo de mexicanos. Sin embargo, no fue en 2018 sino en este calendario cuando la considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno tuvo un repunte en el número de turistas nacionales: de 72,544 en 2018 a 77,330 este año (incremento del 6.5% en este rubro).

Pese al declive de turistas extranjeros en Chichén Itzá, la recaudación del gobierno estatal por entradas de esos visitantes a la zona arqueológica se incrementó, pues pasó de 33.21 millones de pesos en marzo de 2018 a 59.81 millones de pesos el mes pasado, aplicando las nuevas tarifas del Patronato Cultur para los no mexicanos.

Este año se generó una polémica en torno a la legendaria ciudad de los itzaes y otros sitios arqueológicos por el aumento a los precios de acceso, lo cual motivó que agencias quintanarroenses amenazaran con boicotear el destino, lo cual ocurrió parcialmente. En la Ley de Ingresos del Estado de Yucatán para el Ejercicio Fiscal 2019 se estableció que el precio de la entrada para mexicanos a Chichén Itzá aumentaría de $110 a $127 y, para extranjeros, de $189 a $406; por un acuerdo del gobierno estatal con los empresarios del ramo se concedió como período de gracia el mes de enero. Las tarifas se actualizarán cada año, pues se fijaron en UMA’s.

Chichén Itzá concentra poco más de dos tercios de la afluencia de visitantes —nacionales y extranjeros— a las zonas arqueológicas de la entidad: de cada 10 turistas que visitan zonas arqueológicas, siete acuden a Chichén.

Le siguen Uxmal, Dzibilchaltún y Ekbalam, y más atrás aún –con 1.3% o menos de participación— Xcambó, Kabah, Mayapán, Loltún, Labná, Izamal, Sayil, Ruinas de Aké, Xlapak Oxkintok, Acanceh, Balamcanché y Chacmultún.

Museos

El Palacio Cantón y la Pinacoteca “Juan Gamboa Guzmán” (cerrada desde el año pasado) captan menos del 3 por ciento de la afluencia a los recintos administrados por el INAH en Yucatán, y en el comparativo de marzo contra marzo el Museo Regional de Antropología de Yucatán registró este año 7,150 visitas contra 9,548 del calendario previo, que tuvo a su favor las vacaciones de Semana Santa.

No obstante, en el acumulado trimestral el Palacio Cantón, cuya dirección estuvo acéfala tras la salida de Giovana Jaspersen García para asumir la titularidad de la Secretaría de Cultura de Jalisco, va muy rezagado en cuanto a visitas: al cabo de tres meses, en 2018 había sumado 49,636 registros y este año acumula 23,264. El 5 de febrero fue presentado el arquitecto Bernardo Sarvide Primo como nuevo director del Museo de Antropología.— Juan Carlos Góngora

Las enfermedades respiratorias, un mal que prevalece

Inflación y desempleo, al alza