in ,

Mérida vive una discreta Alborada con homenaje a Armando Manzanero

Foto de: Ramón Celis

MÉRIDA.- Discreta, callada, tenuemente iluminada, pero erguida, vigorosa y resistente se vislumbra Mérida en la víspera de su 479 aniversario. Un cumpleaños más, que como el de sus ciudadanos, será celebrado con la “familia nuclear”, pero compartido con todos a través de los medios digitales. 

La ciudad festeja un aniversario más de su fundación, y lo hace en este 2021, como no imaginó hace un año, pues la pandemia cambió los planes de los grandes festejos que cada año le acompañan. 

Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis
Foto de: Ramón Celis

En la tradicional alborada no estuvieron todos los hijos que suelen acompañarle, sólo algunos cuantos que hicieron acto de presencia, para cantarle y recordarle que no importan las adversidades, siempre hay motivo para celebrar, para desearle muchos años más y salud a una ciudad que vibra por sus tradiciones y cultura, y por los ciudadanos que la respetan, le prodigan, la cuidan y velan por su desarrollo. 

Lee: Instalan tarimas en la Plaza Grande para la inauguración del Mérida Fest

El rumor de cientos de personas que aguardan para cantar a Mérida cada año, no se escuchó este 2021, apenas un murmullo dio cuenta de la sorpresa artística para festejar la fundación de la ciudad. 

Pero no por ello fue menos emotivo. 

No hubo caminata desde Santa Lucía, pero alrededor de las calles de la Plaza Grande se instalaron cuatro tarimas, en las que músicos, cantantes y trovadores ofrendaron su talento en homenaje a la ciudad y a uno de sus hijos pródigos recién fallecido, Armando Manzanero. 

A diferencia de otros años en el que las canciones dedicadas a Mérida son las que predominan, esta vez fueron las letras y la música de Manzanero las que replicaron en los escenarios. 

La alborada fue encabezada por el alcalde, Renán Barrera Concha y su esposa Diana Castillo Laviada de Barrera, así como por el secretario Municipal, Alejandro Ruz Castro y esposa, Verónica Cetina Arjona de Ruz, y el Director de Cultura, Irving Berlín Villafaña. 

Presentaciones

El evento dio comienzo con la presentación, en una tarima instalada a las puertas de la Casa de Montejo, de la Orquesta Jaranera del Ayuntamiento que interpretó “Flor de Azahar” y “Renán y Aldair”, teniendo como marco la presencia de los integrantes del Ballet Folclórico Titular de la comuna. 

De ahí la comitiva se dirigió a las puertas de la S.I. Catedral, donde en otro escenario se presentó el Quinteto de Cuerdas de la Orquesta de Cámara de Mérida, bajo la dirección de Russell Montañez Coronado. 

La Orquesta tuvo invitados a los intérpretes Maricarmen Pérez, quien cantó “No sé tú”, y a Juan Antonio Dogre con “Te extraño”, para rematar la presentación a dueto con "Yo sé que volverás”. 

Lee: Herencia de 2020 en Yucatán

Sobre la calle 61 se instaló una tercera tarima, en la que se presentaron ocho integrantes del Coro de la Ciudad de Mérida, quienes acompañados del pianista Ricardo Moo interpretaron “Somos Novios” y “Vale la pena vivir”. 

Las autoridades y la comitiva que los acompañó se dirigieron hacia los bajos del Palacio Municipal, donde como es costumbre, los trovadores de las cuatro asociaciones que hay en Mérida le cantan a la ciudad. 

En ese escenario la asociación “Pepe Domínguez” cantó “Voy a apagar la luz” y “Contigo aprendí”;  la “Pastor Cervera” interpretó “Señor amor” y “Adoro”;  la

“Guty Cárdenas” participó con los temas “Amanecer” y “Parece que fue ayer”; y la agrupación “Armando Manzanero” interpretó “El ciego” y “Mía”. 

Después todos juntos cantaron las mañanitas a la ciudad, mientras fuegos artificiales iluminaban el cielo y se escuchaba el repicar de campanas de las iglesias cercanas, que dieron cuenta de una Mérida viva, que pese a todo no se detiene y ve con optimismo el futuro.- IRIS CEBALLOS ALVARADO 

Sufre crisis nerviosa tras ver su auto incendiándose

Fallece un apreciado porteño