in

Compras por temor

Empleados de gaseras dicen que muchos meridanos están comprando producto por temor ante la crisis

Meridanos temen quedarse sin gas en plena crisis

“Hay quienes nos ven con miedo y hay hasta quienes han tirado el dinero con tal de que no me le acerque”, contó Fernando, repartidor de gas LP para tanques estacionarios al ser entrevistado sobre cómo marcha su actividad en estos días de contingencia a causa del Covid 19.

El repartidor de la empresa Abimerhi Premier informó que las ventas domiciliarias han caído en un 50% y ahora en un día solo vende 1,200 litros, y algunos de sus compañeros 1,000 e incluso a veces solo 900 litros.

Consideró que esta baja se debe a que desde el inicio de “este relajo del virus toda la gente se paniqueó, se previno, comenzaron a llenar sus tanques... tuvimos como dos semanas de chamba abasteciendo a todo el Estado, porque toda la gente se asustó y empezó a llenar sus tanques, pero ahorita ya bajó la chamba”.

Indicó que en el caso de los comercios la baja ha sido mayor, pues la mayoría de los restaurantes ya cerró, así como las pizzerías, cocinas económicas y demás.

Fernando atiende varios restaurantes, pero asegura que la mayoría ya están cerrados, y los que quedan solo dan servicio a domicilio.

En el caso de las ventas domiciliarias —él maneja puro tanque estacionario—, aseguró que las ventas ya bajaron un 50%. “La cosa está difícil y se va a poner más difícil, con una situación económica mala para todos”.

¿Ahora con la contingencia, se protegen de alguna manera?, se le preguntó.

“Tenemos gel antibacterial, jabón para lavarnos las manos a cada rato, pero hay quienes nos ven con miedo e incluso hay hasta quienes han tirado el dinero con tal de que no me acerque a ellos”, asegura.

Para Luis, repartidor de Gas Zeta en cilindros, mucha gente está comprando para abastecerse porque piensan que podría empeorar la contingencia actual.

“En estos días se me está terminando rápido mi producto, la gente está llenando sus tanques extra si los tienen, están pensando que el gobierno podría ya decirles que no salgan para nada y por eso compran más, pero seguro luego de que pase esto va a haber una baja porque mucha gente ya se abasteció bien”, dijo el entrevistado.

Indicó que la gente se queja de que llaman a la línea y está saturada, les digo que insistan porque ahora se está vendiendo un poco más.

“Los que más vendo son de 20 (litros) principalmente, ahorita todos se están acabando, la gente me para en la calle y les tengo que decir que llamen a la planta porque ya se me gastaron”, dijo Luis.

Señala que de cilindros de 30 kilos casi ya nadie compra, ya no es como antes, ahora son familias pequeñas, que casi no cocinan. “Pero ahora sí, como están todos encerrados en la casa, compran gas extra porque tienen miedo de quedarse sin el producto, temen que el gobierno pueda paralizar todo y que ya no puedan comprar o tengan que ir a la planta”, dijo.

El gasero recuerda que antes al día le sobraban dos o tres cilindros, pero ahora ninguno, por la venta extra, aunque, dijo, ya no es como antes. “Ya no salimos con camiones grandes, ahora es una camioneta”.— Luis Iván Alpuche Escalante

Gasero Recuerdos

Luis, repartidor de cilindros de gas Zeta, recuerda que antes salían con camiones grandes.

Cambios en el tiempo

“Yo tengo casi 20 años de gasero y ahora el camioncito en el que salimos es más chico, antes teníamos hasta ‘secre’, ahora salimos solos, y cuando la gente llama a la planta, ubican al que esté más cerca y ese atiende al cliente”, señaló Luis.

Varía constantemente

Respecto al precio, dijo que el gas varía de manera constante, pero no mucho, no es como la gasolina. “Yo tengo mi lona con los precios y ahí dice cuánto cuesta: Litro a $10.21, tanque de 20, a $378.40, y de 30, a $567.60. En Mérida ofrecen servicio al menos seis empresas gaseras.

“Ley seca” en 2 municipios

Laboran normal