in

México se volverá un receptor de las migraciones, anticipa la ONU

Contingente de más de dos mil migrantes centroamericanos que salió esta semana de Tapachula

“No es tema menor”

Hasta ahora México ha sido un país expulsor o de tránsito de migrantes, pero en el futuro va a tener que pensar en ser receptor de migraciones centroamericanas, de gente que viene a buscar un mejor futuro y ese no es un tema menor, advierte Antonio Molpeceres, coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en México.

Yo sé que aquí en Yucatán como que ustedes no están en el camino de los migrantes, apartados, pensando que no les afecta, pero si hay una cosa que sé es que no les afecta por ahora, pero cuando ellos empiecen a conocer lo bonito que es Mérida, el trabajo y las oportunides que hay, entonces van a venir, “porque así es el ser humano”, señala en entrevista con el Diario, en el marco de una visita a Yucatán en días pasados para promover los objetivos de la Agenda 2030.

Si hay una cosa que tengo clara en la vida, añade, es que una persona no emigra porque quiere una aventura sino porque quiere un futuro mejor. “Yo soy hijo de migrantes. Nací en España y cuando tenía año y medio mis padres emigraron a Canadá porque querían un futuro mejor para sus hijos, querían que tuviéramos las oportunidades que a lo mejor en España no las hubiera”.

Antes de México, yo trabajé cuatro años en Chile, en Santiago, relata. Cuando llegué ahí era muy raro ver a un haitiano, pero cuando me fui a los cuatro años la gran mayoría de los que trabajaban en las gasolineras despachando eran haitianos.

La gente siempre busca lo mejor y esto es así en toda la historia de la humanidad.

En la charla, efectuada en la Redacción del Diario, el señor Molpeceres habló del fenómeno migratorio, de los atractivos de Mérida —de Yucatán en general—, de la economía mexicana y de su gusto por la comida picante. Algunos de los conceptos manifestados fueron los siguientes:

Las migraciones

En la Agenda 2030 hay un objetivo que tiene que ver con desigualdades. Si hay migraciones en el mundo, gran parte de la causa es porque hay desigualdades…, porque hay países con mayor o menor dificultad.

En el caso de México se observan grandes diferencias en el nivel de desarrollo. La gran mayoría de los migrantes aquí vienen de países como Honduras, El Salvador y Guatemala. Los de Guatemala van a Chiapas, donde trabajan de manera temporal en el café y luego se regresan. Son alrededor de 200,000 guatemaltecos que cada año viajan a Chiapas. Los hondureños y salvadoreños son otra cosa, salen por muchas razones, sobre todo económicas y de seguridad.

Yo estuve hace un año en el Centro de Migración de Tapachula, que es el más grande de todas las Américas. Hablando con una señora salvadoreña, me dijo que ella salía de su país porque no quería que los maras se llevaran a su hija de 14 años de edad. También me dijo que no quería irse a Estados Unidos sino a Nuevo León, porque ahí tenía amigos que ya había ido a trabajar. Ese es un tema con el que México va a tener que lidiar, el ser receptor de las migraciones.

Yo creo que el reto es hacer las cosas lo más humano posible. Este gobierno mexicano ha hecho grandes esfuerzos y lo he visto en el puente del río Suchiate, donde vi la diferencia en el tratamiento del Estado mexicano al migrante en comparación con el que se les da en otros países… Yo no sé cuánto tiempo va a durar eso, porque es un gasto importante.

Yucatán y Mérida

Cuando yo les pregunto a mis colegas si tuvieran que salir de Ciudad de México a dónde irían a vivir, la gran mayoría me dice Mérida. Hay otros lugares que también mencionan, como Guadalajara, pero la que mencionan más es Mérida. O sea que algo estarán haciendo bien aquí…

El tema que más resaltan es el de la seguridad. Los índices de inseguridad son mucho menores aquí que en otras partes del país; la gente de aquí siempre lo dice con orgullo. Esa es una gran diferencia.

Hay también un dinamismo de la gente para invertir y quedarse aquí. Ese es uno de los temas en América Latina que son causa del subdesarrollo, porque hay gente que tiene recursos para invertir pero prefiere dejarlos en una cuenta en Bermuda que invertir en su propio país. Y les habla alguien que ha vivido en varios países. Aquí uno siente que la gente quiere progresar, mejorar, invertir en su propia ciudad, y eso es bueno.

La economía mexicana

Según las cifras de la Cepal, se prevé para la economía mexicana este año un crecimiento de 1.8%, un poco menos de lo previsto en el presupuesto nacional. Eso se aplica a varios países de América Latina donde el crecimiento será menor de lo que se esperaba.

México necesita crecer entre 2.5 y 3% para mantener el nivel de prosperidad que se espera y necesita el país, si quiere cumplir con una serie de objetivos, por ejemplo reducir la desigualdad. Mucho de esto tiene que ver con la inversión extranjera.

Como todo, cuando hay cambios siempre hay elementos de incertidumbre que entran en juego, aquí y en cualquier país, pero con el tiempo yo creo que esto se va a aclarar.

México tiene una mano de obra cada vez más capacitada. Las universidades están trabajando y eso se refleja en que en México hay más doctorados que en la mayor parte de los países europeos. Esas son cosas que a largo plazo contribuyen a mayor innovación, mayor industria y mayor crecimiento.

La comida picante

Hay un mito sobre la comida picante. Fuera de México, la gente piensa que aquí todo es picante y eso es mentira. En México el picante uno lo pone o no lo pone, pero hay otras culturas donde te obligan a comer picante, como la tailandesa, la china, la hindú y la etiope, donde la comida es muy rica.— Víctor Manuel Dzul Zum

Expertos: El suelo de la Península tiene oquedades

Cruzada para reducir las tarifas eléctricas en Yucatán