in , ,

Morena, el nuevo PRI

Las prácticas morenistas que se ven en este proceso electoral son las mismas usadaspor los priistas del pasado: autoritarismo, agandalle y clientelismo, señalan en un foro

Definitivamente, Morena es el nuevo PRI, con una nueva cara pretendiendo una recuperación de los principios elementales del priismo del pasado, el del autoritarismo, el agandalle, el clientelismo y el reparto de dinero para comprar votos, afirma el doctor Luis Ramírez Carrillo.

Solo con ver la oferta de candidatos que tiene Morena se puede afirmar que es la nueva versión de aquel priismo, añade. Lo demuestra ampliamente, es decir: la apertura de Morena es la puerta de entrada para los viejos y nuevos priistas, que tienen las mismas ambiciones y estilos de hacer política que han aprendido en el PRI.

Las situaciones que actualmente prevalecen en Morena les acomodan mucho a este tipo de políticos y candidatos —continúa—, digamos que se sienten como pez en el agua en estos ámbitos totalmente verticales, autoritarios, llenos de amigos, compadres y reparto de dinero. Digamos que son más de lo mismo en muchos sentidos.

El doctor Ramírez participó junto con el doctor Othón Baños Ramírez en un nuevo Foro Megamedia para analizar diversos aspectos del proceso electoral rumbo al 6 de junio.

El doctor Baños considera que el hecho de que Morena y los partidos pequeños tengan a priistas como candidatos es un símbolo del sistema político mexicano, que cada vez se desconecta más de la realidad y se divorcia de la sociedad, del entorno social. Son muy escasos los cuadros políticos con verdadero arraigo, apunta.

Los temas y conceptos expresados por los analistas políticos en el foro fueron, en síntesis, los siguientes:

Diez candidatos a la alcaldía de Mérida

Luis Ramírez:

En principio, tanto la ciencia política como el sentido común dirían que la democracia se basa en la libre competencia. En un ambiente políticamente puro, es bueno; pero en la práctica, en las condiciones en que se está dando el proceso electoral, es totalmente antidemocrático, un grave error. ¿Por qué? Porque la participación democrática no puede darse por partes, tiene que ser de manera integral.

La única manera que pudiera ser de una manera democrática es que hubiera una segunda vuelta en la que se votara por los dos que tuvieron mayor cantidad de votos, de tal manera que la ciudad no fuera gobernana por una minoría.

Othón Baños:

Teóricamente para una democracia es saludable tener varios partidos en competencia, así se ha demostrado en otras partes del mundo, pero varios no significa una cantidad tan grande, deben ser 5 o 6..., no 10.

El problema sería menor si esos diez partidos tuvieran la misma calidad y estuvieran contendiendo más o menos en igualdad de condiciones, pero esto no se está dando. Hay partidos que tienen más recursos que otros, los pequeños están compitiendo hasta donde dan, son prácticamente de ocasión, no tienen una plataforma definida. Por tanto, no hay novedad..., hay número, pero no hay variedad. La cantidad no agrega a la calidad. Me parece que ahora no es necesaria una segunda vuelta. El voto todavía está muy polarizado.

¿Qué ganan los partidos chicos?

Luis Ramírez:

Yo creo que gana por lo menos cuatro cosas:

1) Dinero. Negocio.

2) Porcentaje de votos. Si ocupan un puesto público, se sacan la lotería. Porque pueden mantener abierto el changarro político por lo menos tres años y luego tal vez hasta se conviertan en una franquicia.

3) Los partidos grandes los utilizan para el reacomodo de las candidaturas.

4) Flexibilidad ante acontecimientos imprevistos.

Othón Baños:

En la arena política, los partidos chicos se encuentran ante grandes problemas y pocas oportunidades. Ante esos problemas, la redes sociales se presentan como la oportunidad para hacer campaña.

Hay descontento social, sobre todo de los jóvenes, contra el sistema. Eso también abre una oportunidad a los partidos chicos, que pueden arañar así algún puesto.

El caso de Morena

Luis Ramírez:

La gente no va a votar por Verónica (Camino, candidata de Morena a la alcaldía de Mérida) u otro candidato morenista, sino por Morena y por AMLO.

Ya son casi seis años y Morena no tiene una estructura partidista local que controle los procesos aquí en Yucatán. La tónica de Morena es bastante similar en todo el país y esto es un ejemplo de que pese a lo que está señalando AMLO de que hay un cambio político, la práctica lo que se está demostrando es la permanencia de una serie de pésimas prácticas políticas y sobre todo inclusive la vuelta a otras viejas prácticas políticas.

En la selección de candidatos los otros partidos tuvieron que hacer al menos el trabajo basados en procedimientos, en reglas un poco más claras, asambleas, votaciones internas, inscripciones, pero Morena no fue capaz de hacerlo. Estamos en un esquema verdaderamente retrógrado de vida partidista y de organización en el caso de Morena.

El que va a votar por Morena está emocionado. Lo va a hacer con el hígado, con el estómago o con el corazón en algunos casos, pero ciertamente no con el cerebro.

No existe ni partido ni estructura de Morena en Yucatán. A la gente de izquierda antigua, a los convencidos que siempre han actuado por ideales, a los viejos sobrevivientes del Partido Comunista, que estuvieron luego en el PRD, que sostuvieron la lucha, gente honesta, que la hay, que cree en una narrativa de izquierda, a esa gente que apoyó a Morena de pronto les dieron la estocada y les demostraron que Morena es el nuevo PRI..., lo mismo de siempre.

La influencia de AMLO.

Othón Baños:

En el caso de la alcaldía de Mérida AMLO va a influir una parte. Creo que la votación en Mérida la va a explicar la tradición histórica. Hay un voto duro que viene de tiempo atrás, que no se mueve, se fortalece bastante. En la votación federal la gente sí va a pensar más en AMLO. Pero la gente de Mérida está más preocupada por la acumulación de poder del Presidente. Su figura es muy importante, pero no va a ganar en Mérida.

Luis Ramírez:

El Presidente influirá mucho. Primero porque en realidad AMLO parece una persona, pero no lo es. AMLO es una narrativa, creada, construida, un poco como el evangelio: tu puedes dudar de la existencia de Dios, pero la certeza de la palabra del evangelio te parece correcta y sigues creyendo en ella. Entonces el atractivo que tiene, que ha creado en la gente, es el mismo que tiene un creyente con la palabra de Dios.

En esta ocasión los que van a votar por Morena por supuesto que lo van a hacer por AMLO. Ojo: parece que votan por una persona, pero no hay que olvidar que votan por una narrativa, que está conformada por una gran cantidad de elementos.

El odio es uno de los elementos fundamentales, la venganza y la revancha social también lo son. Todo esto la gente lo abraza por distintas razones, sobre todo emociones.

El agradecimiento es otro elemento central de la narrativa, porque te está dando dinero, 2,400 pesos cada dos meses, porque tienes más de 65 o no encuentras empleo y le puedes echar la culpa a los malditos empresarios.

Entonces, ese discurso de odio, que apela a las emociones, creo yo que tiene un impacto fuerte y esa narrativa es la que va a seguir influyendo en todas las elecciones.

De todas maneras yo creo que la votación que va a tener Morena en Mérida va a ser menor que la que tuvo AMLO en 2018, lo que estaría mostrando una decepción del electorado, al menos el meridano, con respeto a AMLO, independientemente de que Verónica pueda quedar como segunda fuerza política.

Los migrantes

Ramírez Carrillo también considera importante el factor de los migrantes. En solo diez años, dice, Mérida duplicó el número gente que viene de fuera. Ahora el 80% de los que viven en Mérida son nacidos en Yucatán y el 20% son de fuera.

Mucha gente que ha venido a vivir a Yucatán es de Ciudad de México, donde AMLO gobernó; esa gente es más proclive a votar por Morena o figuras que son más conocidas en el ámbito nacional. Rechazan en principio al PAN porque lo consideran un partido retrógrada, reaccionario y de derecha. Así que un porcentaje grande votos de Morena será de gente de fuera.

El que va a votar por Morena lo va a hacer con el hígado, con el estómago o con el corazón en algunos casos, pero ciertamente no con el cerebro

Homilía: Domingo de Pentecostés 2021

José Luis Cuevas

Imágenes para la historia, capturadas por la lente del Diario