in ,

Mucha gente en el Centro, pero las ventas no mejoran

Peatones abarrotaron algunas aceras del Centro en la jornada de ayer.

Después de varias semanas de no abrir los sábados, según las indicaciones del gobierno para reducir el riesgo de contagio de Covid-19, las tiendas de ropa, bisuterías, mercerías y artesanía, entre otras que comercializan productos no esenciales, reabrieron ayer sus puertas.

Sin embargo, a pesar de que se observó mucha gente en los alrededores del pasaje Emilio Seijo, el parque Eulogio Rosado, los mercados Lucas de Gálvez y San Benito, y las calles 54, 56, 58, 60, 61, 63, 65 y 67, las ventas no fueron como las de los sábados anteriores a la pandemia, señalaron comerciantes del Centro.

Algunos comercios se valieron de música y bocinas para atraer clientes, unos más pegaron cartelones de ofertas en la entrada y en otros casos los empleados seleccionaban mercancías y se paraban en la puerta para hacer promoción.

“Hay gente (en el Centro), pero no compra”, dijo Rosario Arceo Sánchez, empleada de una tienda de ropa en la Segunda Calle Nueva, quien supone que las bajas ventas se deben a que mucha gente aún no sabe que los comercios ya abren los sábados.

“Ya tiene rato que no abríamos en sábado, como 12 semanas. Una vez se abrió, pero volvió a cerrar, luego otra vez y luego se cambió el horario, y ahorita otra vez que vamos abrir de martes a sábado. Como quien dice, vamos a tomar domingo como sábado y lunes como domingo, y cuando nos acostumbremos nos vuelven a cambiar”.

La empleada señala que le parece bien que se abran las tiendas. “Poco a poco las cosas volverán a estar bien y el que se abran (las tiendas) va a ser un beneficio para los que trabajamos”, indicó Rosario, tras expresar que espera que con esta nueva medida haya un aumento en las ventas.

A Noemí Hernández Mex, cajera de artesanías Portales Maya, también le pareció acertado abrir los sábados. “Qué bueno porque tenemos que trabajar y tiene que subir la economía para que no haya desempleos, por eso me parece muy bueno que abran los comercios”.

Sin embargo, lamentó que las ventas sigan bajas. “Solo es esperar que la gente se vuelva a acostumbrar a hacer su vida normal para que salga (a comprar), además, hay gente que todavía no sabe que abrimos los sábados”.

Noemí señala que a causa de la pandemia las ventas bajaron más del 50%. “Bajó mucho porque nosotros solo vendemos guayaberas, filipinas… Lo que vendemos es para el turismo y tampoco hay turismo. Y antes, si alguien tenía un bautizo, venía por su guayabera, o si tenía una boda, también, pero tampoco hay nada de eso”.

José Antonio Rodríguez, de una tienda donde se venden hamacas y sombreros, entre otros productos, indicó que la situación es tan difícil que no sale para los gastos.

“¿Quién te ayuda? Pregúntale al gobierno, y lo más chistoso y bonito que te dice: no salgas de tu casa, pero dile si te da de comer. ¿Quién nos ayuda con todos los gastos que tenemos? Nadie”, se preguntó el empleado.— Iván Canul Ek

“Ahorita no sale para los gastos”