in

Muchos peatones y pocos vehículos se ven en Mérida 

Paseantes recorren el corazón de la capital yucateca

 Una lenta recuperación

El cierre de las playas de Progreso al público por la contingencia sanitaria sembró desánimo en las familias, y eso se reflejó en la desolación que hay en las terminales de autobuses con destino al vecino puerto.

Tradicionalmente, en esos sitios se formaban largas filas durante el verano porque cientos de familias aprovechan el descanso laboral y escolar para disfrutar unas horas de distracción y convivencia en la costa.

Otra estampa que se vio ayer en la ciudad, en este primer domingo de vacaciones de verano fallido por el coronavirus, es el retén que instala la SSP en el último semáforo de Prolongación Paseo de Montejo rumbo a la carretera federal de Progreso. La fila de vehículos en ese punto de vigilancia policíaca no pasó de 10 en sus cuatro carriles, cuando en temporadas anteriores llegaba a 100 o más.

El mismo panorama se vio en la Terminal de Autobuses ADO que tiene corridas a los destinos de Quintana Roo, Campeche y otras ciudades del centro del país. El movimiento fue bajísimo en comparación con otros períodos vacacionales.

El aeropuerto internacional de Mérida recupera lentamente su ocupación y registra ocupaciones de 15% en sus seis o nueve vuelos diarios que mantiene en esta llamada nueva normalidad.

Se informó que Mérida tiene conexión aérea comercial con Ciudad de México, Veracruz, Tuxtla Gutiérrez, Monterrey, Guadalajara, Cancún y Miami.

Con claridad se marcan las zonas con mayor movilidad peatonal y vehicular en domingos: el primer cuadro del Centro es el más intenso, incluso se abrieron las calles cerradas al tránsito, el ir y venir de la gente se ve en casi todas las calles.

Ya se permite que los peatones descansen o sombreen en los pretiles de la Plaza Grande, aunque está cerrada; y ya hay mayor número de comercios abiertos de todos los giros.

El panorama cambia totalmente del remate de Paseo de Montejo hasta su prolongación que topa con el Periférico Norte, que conduce al puerto de Progreso. En Paseo de Montejo solo se ve mayor movilidad vehicular, pero escasa gente a pie o en bicicleta.

Ayer se observó en un recorrido a cinco personas que salieron de paseo con sus perritos, una familia de tres integrantes que circuló en bicicleta, algunos comensales en restaurantes que tienen terraza.

Otra fuente de mayor movilidad de personas son las plazas comerciales que tienen supermercados como tienda ancla, como Gran Plaza, City Center, Altabrisa y El Patio, entre otras, donde por el número de vehículos se aprecia que asiste gran cantidad de compradores.— Joaquín Chan C.

Incluso, los supermercados ya levantaron algunas restricciones rígidas como la entrada de determinado número de clientes, ahora quien llega tiene la garantía de que podrá ingresar al lugar.

Los clientes ya no entran y salen por una sola puerta de acceso, ahora hay una puerta de entrada donde aplican el protocolo sanitario de medición de temperatura, aplicación de gel antibacterial y desinfección de zapatos por medio de tapetes en el piso con sustancias bactericidas.

De un vistazo

Desgastados

Según se observó en un recorrido por distintos puntos de la ciudad, la mayoría de la gente continúa respetando el uso del cubrebocas, varios ya usan caretas de protección, pero en muchos casos los cubrebocas ya perdieron su efectividad porque se ve que están opacos por tanto lavado, tienen apariencia de desgaste, están sucios o son de cualquier material textil no médico.

Mal uso

Aparentemente los cubrebocas solo sirven para cubrir la obligatoriedad que exige el gobierno, aunque también hay personas que los usan correctamente.

“No es en automático”