in

''Necesita que la violen'': el terror de las pasantías en Yucatán

Rosa -nombre para ocultar su verdadera identidad- aún recuerda con miedo el momento en que una de sus promotoras de salud le contó lo que su esposo le dijo sobre sus campañas de salud sexual y papanicolau.

“Necesita que la viole para que se calme”, citó Rosa, entonces pasante de medicina en Catzín, comisaría de Chemax, donde los varones no veían con buenos ojos sus campañas de prevención y solían ser muy agresivos con ella.

Al enterarse de esto, Rosa sintió miedo, ya que la clínica del IMSS en la que realizaba su pasantía estaba en la orilla de una carretera y ni siquiera contaba con una reja.

Si bien el comentario no le llegó directamente del agresor, sí había recibido otras agresiones por parte de varones, quienes se negaban a que atendiera o hablara con sus esposas respecto a temas de salud sexual, ya sea de anticonceptivos o las pruebas para detectar cáncer de mama y cervicouterino.

Solicitó apoyo a la Uady, no hubo respuesta

Sin pensarlo mucho, Rosa redactó las amenazas y escribió la falta de condiciones de seguridad del recinto, para presentar el escrito ante la Facultad de Medicina de la Uady, a la que pertenecía.

Aunque le recibieron el documento, nunca nadie se presentó para verificar lo escrito, así que la joven tuvo que terminar su pasantía a pesar del miedo. Renunciar implicaba tirar a la basura seis años de costosa preparación y su sueño de convertirse en doctora para ayudar a otros.

Aunque la Uady nunca se presentó, la coordinadora del IMSS que monitoreaba su labor, sólo intervino cuando se enteró que Rosa había optado porque su hermana la acompañara en sus turnos, para sentirse segura.

El caso de Mariana, una pasante de medicina y presunta víctima de feminicidio, ha hecho eco entre los estudiantes del sector salud en México. Foto de Internet

Le dijeron que eso no estaba permitido, por lo que tuvo que implementar otros protocolos de atención. Entre estos, destaca que optó por no abrir la puerta del consultorio a nadie, a menos que se tratara de una urgencia.

Si una madre llevaba a su pequeño de noche, ella le tomaba la temperatura y si el niño no tenía fiebre le solicitaba llevarlo al día siguiente de nuevo. Los habitantes se dieron cuenta de que ella no abriría la puerta de noche, así que disminuyeron las consultas, pero no la hostilidad hacia ella.

Agresiones, insultos y depresión, una constante

Señala que la principal molestia es precisamente por esas campañas que buscan crear consciencia sobre la educación sexual, pues los varones aún tienen la creencia de que el cuerpo de sus esposas les pertenece y pueden elegir por ellas.

A lo largo de la carrera de medicina, sobre todo cuando ya están por terminar, cuenta que se comienzan a enterar de cosas que otros pasantes han sufrido durante el servicio social.

Estudiantes de medicina y enfermería acusan la falta de garantías a su seguridad durante las pasantías. Foto de El Universal

Amenazas de gente de los pueblos por diversas situaciones, intentos de violación e incluso supo de un estudiante al que le intentaron dar un machetazo.

Sobre el caso de Karla, la joven que presuntamente se quitó la vida cuando realizaba su servicio social en Tahdziú, Rosa considera que se debió investigar más.

Decir que fue suicidio es lo más fácil, pero no hubo una investigación a fondo, y se le dio carpetazo”.

De la pasantía al internado, sin mejoras

Asegura que no sólo en el servicio social pasan cosas terribles, también viven situaciones penosas, incómodas y devastadoras en el internado.

Este último se refiere a las estadías en los hospitales, donde tiene guardias cada tres días y pasan 36 horas despiertos. El trato que reciben por parte de los médicos es muy duro, pues “de brutos no nos bajan, por decir lo menos” y también hay agresiones.

Este período se vuelve tan pesado que muchos caen en depresión, “yo tuve depresión ese año, pero una de sus compañeras tuvo una depresión mayor, estaba medicada e iba dopada al hospital".

Murió durante el año del internado.

Finalmente, la joven considera que la Universidad debería implementar mayores protocolos para garantizar la seguridad y respeto durante el ejercicio de las pasantías e internados.

El ''calorcito'' llega para el domingo de Super Bowl en Yucatán

Samuel García, candidato oficial a la gubernatura de Nuevo León