in

Ni Miami ni Cancún

Progreso tiene todo lo que se requiere para, sin perder su personalidad, convertirse en una potencia turística de primer nivel, aseguran expertos en el Foro del Diario

Progreso, un destino todavía joven y emergente, aspira a consolidarse en un atractivo turístico de primer nivel para los visitantes. Y tiene todo para conseguirlo, asegura Michelle Fridman Hirsch, quien sin, embargo, advierte que antes que nada habría que precisar qué se quiere dar a entender con el término “primer nivel”.

“Yo empezaría por eso, porque no queremos convertir a Progreso en otro Miami o en otro Cancún. Lo que aspiramos es que sea el mejor Progreso que puede llegar a ser”, señala la titular de la Secretaría de Fomento Turístico de Yucatán durante el foro del Diario dedicado a analizar la problemática del puerto más importante del Estado, en el que la acompañan el empresario hotelero Jorge Torre Loría; el alcalde, Julián Zacarías Curi, y el presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad, Roberto Sánchez González.

Personalidad propia

Lo que se busca, prosigue la funcionaria, es llevar a Progreso a su máximo potencial turístico en un marco de sostenibilidad, lo que significa sustentabilidad ambiental e inclusión.

“Queremos que sea un desarrollo responsable, que tengamos Progreso para muchos años, que no nos lo acabemos, que el turismo sea cuidadoso y sostenible y principalmente que beneficie a todos los progreseños, no solamente a restauranteros y hoteleros. El Plan Maestro nos va a servir de guía para saber por dónde empezamos”.

Este mismo año se comenzarán a ver los cambios, asegura la secretaria, “en cuanto se den los primeros pasos que nos acercarán poco a poco hacia ese destino de gran nivel que Progreso puede llegar a ser. Desde luego que estamos conscientes de que no es algo que se construya de la noche a la mañana, pero estamos trabajando no para maquillar los problemas, sino para resolverlos de raíz”.

Michelle se dice convencida de que a final de cuentas se cuenta con lo necesario para que Progreso llegue a ser un destino de primer nivel: un Plan Maestro, coordinación y voluntad…

Sólo una cosa haría falta, prosigue, y es el deseo de que Progreso sea ese sitio turístico de categoría internacional.

No es fácil la transformación de lo que ha sido Progreso desde sus orígenes, desde su fundación —un puerto de cabotaje y pesquero— a un destino turístico. Ese cambio de vocación requiere que todos los yucatecos, en todos los niveles, “entendamos que el turismo no trae más que beneficios si se ejecuta bien”, señala.

“Y necesitamos querer al turismo, necesitamos saber que es una industria que nos va a traer empleo, beneficios económicos y sociales, infraestructura, inversiones, que nos va a ayudar a la preservación cultural, patrimonial y ambiental”.

En este sentido, señala, no se puede dejar de ver lo que están haciendo otros destinos de cruceros. “Y en eso sí pongo de ejemplo a Miami, que recibe 18,000 millones de dólares anuales por ese concepto, cuando en Progreso estamos recaudando apenas 32 millones de dólares”.

Coordinación

El alcalde coincide en la visión de la secretaria de Turismo y hace énfasis en el tema de la coordinación: “Gracias a que en los últimos meses hemos trabajado en forma estrecha con el gobierno estatal logramos entender por dónde hay que empezar, porque hay muchas necesidades, pero no alcanza el presupuesto para atenderlas todas”.

Como ejemplo de proyecto que podría considerarse necesario, Zacarías Curi habla de un puente que salga de la API (Administración Portuaria Integral) —ubicada en el kilómetro 2 del viaducto al muelle fiscal— hasta la carretera a Mérida, “porque es muy difícil la convivencia del transporte de carga con el turista que pasea en las calles. Lo ideal es que el día de mañana el puerto pueda tener esa salida hacia la carretera donde la actividad de carga sea por arriba y el tema turístico se desarrolle abajo”.

Tras señalar la urgencia de contar con un plan de reordenamiento urbano y un plan de desarrollo del municipio, el alcalde también señala la necesidad de atraer inversión privada.

“Es un tema fundamental. Junto con el gobernador estamos invitando a las empresas que han mostrado interés en el puerto a invertir”, apunta.

“Estoy seguro de que si hacemos las cosas con orden y aprovechamos este trabajo coordinado, vamos a salir adelante”, concluye el presidente municipal.

Acciones concretas

En el mismo tenor de sus otras intervenciones en el foro, el empresario Torre Loría señala que, más que un proyecto, Progreso necesita que se tomen varias acciones concretas para posicionarse como atractivo turístico.

El exsecretario estatal de Turismo habla de la contaminación visual de los letreros comerciales en las fachadas del centro y del malecón, que pese a que fue remozado en años recientes, tiene muchos problemas, como luminarias apagadas y la invasión de los restauranteros, que han llenado la playa de palapas y la usan de bodega por las noches.

“La imagen del puerto debe ser primordial en cualquier proyecto, porque es con lo que se queda el turista, sobre todo el que baja de los cruceros”, comenta.

Torre Loría también sugiere cristalizar el viejo proyecto de poner en servicio un ferry que una a Progreso con Galveston (Texas) o Tampa (Florida).

También propone lotificar el playón poniente para vender los terrenos exclusivamente a inversionistas que quieran construir hoteles y convertir Progreso en un destino de deportes acuáticos, como velerismo, regatas, canotaje… “que ya se dan de manera esporádica, pero la intención es que se realicen todo el año”.

Proyecto madre

Por último, el presidente de la Cámara de Comercio del puerto opina que “lo que hace falta es incluir todo lo que requiere Progreso en un solo proyecto”.

“Y hoy, abanderado por la Secretaría de Turismo, este proyecto de proyectos, que encierra todo lo que queremos tanto los progreseños como las autoridades estatales y federales e incluso los turistas, está a punto de hacerse realidad. Es importante que podamos aprovechar el interés de las autoridades del Estado para crear una sinergia a favor del puerto”, concluye Sánchez González.— Mario S. Durán Yabur

Coordinación, clave para avanzar

Recomiendan darle a Progreso identidad propia

La falta de coordinación entre los distintos niveles de gobierno se convirtió en un freno para el desarrollo de Progreso, pero eso ha quedado atrás, coincidieron participantes en el foro “Progreso y sus problemas”, que organizó Grupo Megamedia.

También reconocieron que el vecino puerto adolece de varios problemas, pero a cambio tiene atractivos naturales y una ubicación geográfica inmejorable que lo ponen en condiciones de desarrollar su potencial turístico.

Uno más consideró que es necesario formar conciencia en los progreseños sobre la importancia del turismo, porque al parecer “no les ha caído el veinte”, y trabajar fuerte en una imagen que dé identidad a Progreso.

En el foro, como informamos ayer, participaron Michelle Fridman Hirsch, secretaria de Turismo del Estado; Julián Zacarías Curi, alcalde de Progreso; Jorge Torre Loría, empresario hotelero y exsecretario de Turismo, y Roberto Sánchez González, presidente de la Canaco en el municipio costero. Una de las preguntas planteadas fue: ¿qué factores han impedido que el puerto tenga el desarrollo de acuerdo con su potencial?

Michelle Fridman citó los resultados de una evaluación a 36 puertos, que ubica a Progreso en los últimos lugares de las calificaciones que otorgan navieras y cruceristas, y subrayó que es más importante lo que se puede hacer hoy que lo que no se hizo en el pasado.

“¿Qué tenemos hoy? Un trabajo coordinado entre los niveles de gobierno, tenemos mucha comunicación”, enfatizó. “Todos los planes y proyectos que estamos llevando al cabo los rebotamos de manera muy frecuente con el alcalde y su equipo, con la iniciativa privada, con los inversionistas, con la industria turística local, para que sumemos esfuerzos y apuntemos hacia el mismo lugar”.

También dijo que hay una visión de destino sostenible a largo plazo que se refleja en un plan maestro de desarrollo urbano, “que por lo menos no teníamos cuando llegamos”.

“No se trata de arreglar la problemática ahorita”, agregó. “Se trata de construir un destino sostenible, incluyente, duradero, responsable, de largo plazo”.

La secretaria indicó que se está buscando más inversión, ante el panorama de austeridad que se presenta en el ámbito de la Federación, y se ha logrado atraer nuevos capitales, además de que la dependencia a su cargo hace su parte.

“Históricamente, la Secretaría de Turismo no había invertido el 80% de sus recursos de infraestructura en un destino”, apuntó.

“Nosotros estamos poniendo el 80% de nuestro recurso de infraestructura turística en Progreso porque creemos en el gran potencial que tiene y creemos que llevando a Progreso a un buen puerto, metafóricamente hablando, vamos a darle beneficios a Yucatán, porque vamos a generar empleos, vamos a generar bienestar, vamos a generar economía… Todo lo que hace bien el turismo”.

Más adelante señaló que Progreso tiene el principal insumo: playas bonitas y otros atractivos naturales, además de su ubicación inmejorable —“quizás una de las mejores ubicaciones de todos los puertos en nuestro país”— y sus habitantes, que son “gente muy trabajadora, comprometida y, sobre todo, gente muy orgullosa de su puerto”.

Jorge Torre recalcó que a los progreseños “como que nos les ha caído el veinte” y no han tomado plena conciencia de la importancia del turismo para el puerto. Propuso trabajar en este punto para que entiendan que “el peso turístico es el más repartido y les va a llegar de una u otra manera a sus bolsillos”.

El empresario hotelero dijo que se han hecho inversiones significativas en el puerto en los últimos 18 años —citó como ejemplos la carretera Mérida-Progreso de ocho carriles, el nuevo mercado y el malecón—, pero se necesita más.

“Ahorita, como dice la secretaria, será difícil que se supere la austeridad republicana, pero hay que ver cómo se logran estos recursos y se hace que los inversionistas también participen”, puntualizó.

Otro aspecto que mencionó es que la imagen del puerto no tiene identidad. Se manifestó a favor de ocultar postes y cablería de la zona del malecón, aunque esto se debió hacer antes de colocar el concreto estampado, y ordenar las fachadas de negocios contaminadas “con tantos anuncios”.

“Esa identidad es importantísima para que la gente vea un puerto agradable, bonito”, prosiguió. “No digo que se pinte de un color como está Izamal, porque Izamal se prestaba a esto, pero sí de colores alegres para que la gente se vaya con la impresión de que es un puerto acogedor”.

Roberto Sánchez coincidió en que ahora hay una coordinación de autoridades que no existía, lo cual afectaba el desarrollo de Progreso, y mencionó al turismo como factor de esperanza ante problemas en otras actividades, como la pesca, que hace frente a sobreexplotación.

“Todo eso que se está haciendo en estos primeros meses de administración va a revertir ese problema”, manifestó. “Los empresarios estamos muy motivados, muy esperanzados, por así decirlo”.

El alcalde Julián Zacarías se refirió también al trabajo coordinado y se declaró convencido de que “viene lo mejor para los progreseños”.— ÁNGEL NOH ESTRADA

“Mafia” comercia hamacas caras y de mala calidad

“¡Ya no queremos simulación!”, le gritan a AMLO