in

Futuros científicos

Franco Emir Tamayo Martínez

Niños desarrollan su talento en una estancia del CICY

Hasta hace un par de semanas Luis Fernando Ruz Acevedo y Sarah Angélica Casanova Sánchez no sabían que las plantas se enferman, pero hoy no solo saben que es posible, sino también cuáles son las causas.

Ambos, alumnos de primaria, lo aprendieron durante su participación en la octava edición de la estancia de verano Talento CICY, que el Centro de Investigaciones Científicas de Yucatán realiza con a fin de despertar el interés en la ciencia entre niños y jóvenes.

Esta edición se clausuró ayer con una Feria de Ciencias en el centro de atención del jardín botánico del CICY donde se exhibieron 15 proyectos y participaron 45 niños, según informó Norma Marmolejo Quintero, coordinadora de Talento CICY.

Entrevistada durante la apertura de la feria, ayer a las 10 de la mañana, Norma Marmolejo informó que los proyectos se dividieron en ingeniería y ciencias biológicas. “Todos tienen que ver con el quehacer del centro y son temas de bioquímica, biotecnología, energía renovable…”, indicó. Allí se elegirán los proyectos para la feria estatal.

Entre los proyectos exhibidos hubo sobre satélites y drones, rescatando la pata de elefante a través de clonación, búsqueda de virus en las plantas, robótica e inteligencia artificial y, por supuesto, el de las plantas también se enferman que realizaron Luis Fernando y Sara Angélica junto con Sofía Lilián Garrido Rejón y Franco Emir Tamayo Martínez.

Junto a su módulo, los cuatro niños explicaron a los asistentes cómo realizaron el proyecto: “Hicimos varias prácticas y la primera fue traer de nuestras casas muestras vegetales enfermas y hacer una cámara húmeda para que le dé humedad y el hongo pueda crecer”, dijo Luis Fernando.

Sarah Angélica informó que para curar a una planta existen tres maneras: cultural, que es lo que hace el humano como podar, quemar y nutrir bien a la planta; química, que consiste en aplicar químicos a las plantas, y control biológico, que estriba en utilizar productos a base de microorganismos como hongos y bacterias.

“Nosotros utilizamos el de control biológico porque es el más amigable con el medio ambiente”, dijo Sarah, tras admitir que antes de entrar a la estancia desconocía que las plantas también se enferman.— Iván Canul Ek

Y para dejar más clara la información, Sarah destacó que existen dos motivos para que hacen que se enfermen las plantas: abióticos y bióticos.

Luis Fernando explicó que las enfermedades abióticas son las que no tienen vida como quemaduras por el sol o por el frío, exceso de agua, vientos fuertes, citotoxicidad o intoxicación y mala alimentación. Las bióticas son las que tienen vida, por ejemplo, hongos, bacterias, virus e insectos.

Otro proyecto fue el de construcción de un robot araña alimentado con fuente de energía renovable que realizaron Marisol Mendieta Castillo Jiménez, Keren Alejandra Tavares Mijangos y Andrei Hiram Vermont Viana.

“El objetivo es que el robot transporte objetos por zonas de difícil acceso, por eso se nos ocurrió el diseño de una araña. El robot tiene sensores y se le pueden agregar más funciones y realizar otras cosas”, informó Marisol.

Proyectos Presentación

El equipo del proyecto “Las plantas también se enferman” señaló las maneras de curarlas

Tipos de enfermedades

Y para dejar más clara la información, Sarah Angélica Casanova Sánchez destacó que existen dos motivos que hacen que se enfermen las plantas: abióticos y bióticos.

Diferencias

Luis Fernando explicó que las enfermedades abióticas son las que no tienen vida, como quemaduras por el sol o el frío, exceso de agua, vientos fuertes, citotoxicidad o intoxicación y mala alimentación. Las bióticas son las que tienen vida; por ejemplo, hongos, bacterias, virus e insectos.

Robot araña

Otro proyecto fue el de construcción de un robot araña alimentado con fuente de energía renovable que realizaron Marisol Mendieta Castillo Jiménez, Keren Alejandra Tavares Mijangos y Andrei Hiram Vermont Viana.

Objetivo

“El objetivo es que el robot transporte objetos por zonas de difícil acceso, por eso se nos ocurrió el diseño de una araña. El robot tiene sensores y se le pueden agregar más funciones y realizar otras cosas”, dijo Marisol.

Comodidad ante todo